3 recomendaciones al realizar entrevistas con adolescentes

En las entrevistas con adolescentes existen tres procesos que, si bien se dan separados, van de forma paralela y se interrelacíonan al preparar una entrevista o sesión con adolescentes: a) el lugar de la entrevista, b) los arreglos físicos para promover el rapporty, c) cuidar las interrupciones durante la entrevista.

Se debe reconocer siempre que ia conducta es moldeada y mantenida por sus consecuencias. Cuando entrevistador y adolescente se sientan a conversar, muchos elementos ambientales influyen en su conducta. Es decir, que hay estímulos ambientales físicos -además de la persona del entrevistador-que van a afectar e influir sobre el devenir de la entrevista con el adolescente y sobre su resultado.

entrevistas con adolescentes

El lugar de la entrevista
Cuando un futuro psicoterapeuta se entrena y comienza a trabajar en un medio escolar, a veces se carece de consultorios específicamente asignados y adaptados a las necesidades de una entrevista. No obstante, hay ciertos elementos que siempre se deben atender aí preparar un lugar para llevar a cabo ahí una entrevista.

Para empezar se requiere un cuarto no muy grande para realizar la entrevista, el cual tenga un ambiente que pueda dar privacidad y en el que haya poca probabilidad de interrupciones y distractores. La privacidad y la intimidad dan libertad de expresión. El lugar de la entrevista debe proporcionar dicho sentido de intimidad tanto en el sentido de
que se aminoren los sonidos externos.

Pocos adolescentes suelen contarle sus intimidades y sus dolores a un adulto de manera espontánea. Por esta razón, al entrevistar a un adolescente, el entrevistador no debe interponer en el lugar o consultorio un escritorio grande, por ejemplo. En la decoración del lugar se debe lograr un equilibrio entre formalidad profesional y comodidad casual.

El consultorio es una extensión del sí mismo profesional. En la entrevista el propósito principal es favorecer la confianza del adolescente y que sienta esperanza de que se le podrá ayudar a través de esa entrevista y las sucesivas.

Los arreglos físicos que ayudan al rapport
También se busca construir eí rapport, el cual implica el logro de la distancia emocional óptima entre entrevistador y entrevistado, lo cual permite al adolescente ligarse a la persona del entrevistador para ser ayudado, además de que implica lograr un clima emocional óptimo para la entrevista y ayudar así a que el entrevistado hable con libertad, aunque nada más sea para diagnóstico.

Las interrupciones durante la entrevista
Las interrupciones no deben tolerarse en la entrevista pues pueden destruir ese rapport que ha llevado mucho tiempo y esfuerzo construir. Se recomienda evitar tomar llamadas y, si se tiene una grabadora, se debe bajar el volumen por si alguien decide dejar un mensaje de voz. Con respecto a cerrar la puerta con llave, si bien es cierto que hacerlo previene de una interrupción abrupta y le hace sentir al adolescente que sus padres no podrán entrar de manera alguna, para algunos entrevistados puede generar angustia o desconfianza innecesaria como si algo malo fuera a suceder dentro del consultorio, por lo que es preferible tener chapas que puedan abrirse por dentro con facilidad, pero no por fuera.

Respecto a las interrupciones, hay unas que son breves e inadvertidas y hay otras que son necesarias y que se pueden resolver en pocos minutos. En estos casos es necesario avisar que se va a interrumpir y luego se retoma y continúa la entrevista. Solamente en casos en que se trate de una emergencia personal o profesional que requiera una interrupción de la entrevista, se le avisa al adolescente que se tiene que salir de improviso, se termina y se programa una nueva cita la cual no se cobrará (si la actual ya se pagó). “Tengo una urgencia, un asunto, que atender y que no puede esperar. Vamos a reprogramar esta cita. Disculpa la molestia que esto te pueda generar”.

Ante las interrupciones el entrevistador debe, ante todo: 1) mantenerse tranquilo, en calma y mostrar su habilidad para resolver problemas; 2) disculparse por la interrupción, y 3) compensar el tiempo perdido al adolescente a causa de la interrupción. Sin embargo, es esencial que cuide de guardar sus notas (si es que las toma) si sale, para que
el adolescente no las pueda leer mientras el entrevistador regresa.

Compártelo con tus amigos