5 etapas de la muerte según Elisabeth Kübler-Ross

muerte

La muerte es algo inevitable para el ser humano. Por ser un fenomeno natural, la muerte tiene una serie de procesos previos a su culminaciòn. En el año 1969 la psiquiatra Elisabeth Kübler-Ross entrevistó a más de 200 personas agonizantes de todas las edades para tratar de entender los aspectos psicológicos de la muerte. A partir de esas entrevistas, describió una secuencia de cinco etapas por las que suponía que pasan las personas al reaccionar a su muerte inminente. A continuaciòn se presentan estas 5 etapas según Elisabeth Kübler-Ross.

 5 etapas de la muerte

  1. Negación:

La persona niega el diagnóstico, se niega a creer que la muerte se aproxima, insiste en que se ha cometido un error y busca otras opiniones o alternativas más aceptables.

  1. Ira:

La persona acepta ahora la realidad de la situación, pero expresa envidia y resentimiento hacia los que vivirán para cumplir un plan o un sueño. La pregunta se convierte en “¿Por qué yo?” La ira puede dirigirse hacia el médico o al azar en todas direcciones. En esta etapa son particularmente importantes la paciencia y la comprensión de las otras personas.

  1. Negociación:

La persona trata desesperadamente de comprar tiempo, de negociar con los doctores, los familiares, con los ministros de culto y con Dios en un intento saludable de afrontar la realidad de la muerte.

  1. Depresión:

Al fracasar la negociación y agotarse el tiempo, la persona sucumbe a la depresión, lamentando los fracasos y los errores que ya no podrá corregir.

  1. Aceptación:

Cansada y débil, la persona entra al fin a un estado de “espera serena” sometiéndose al destino.

De acuerdo con Kübler-Ross, los estadounidenses tienen un mayor problema para afrontar la muerte que la gente de algunas otras culturas. Observa que mientras algunas culturas afirman la muerte, la cultura estadounidense la niega: “Somos renuentes a revelar nuestra edad; gastamos una fortuna para ocultar nuestras arrugas; preferimos enviar a los ancianos a los asilos”. También ocultamos a los niños el conocimiento de la muerte y la agonía. Sin embargo, al tratar de protegerlos contra esas realidades desagradables, los volvemos más temerosos a este fenómeno.

Algunos observadores han encontrado fallas en el modelo de la muerte de Kübler- Ross. La mayoría de las críticas se han concentrado en su metodología. Estudió una muestra relativamente pequeña de personas y proporcionó poca información acerca de cómo  fueron seleccionadas y la frecuencia con que se les entrevistó. Además, todos sus pacientes sufrían de cáncer. ¿Se aplicaría su modelo también a personas que mueren de otras causas? Por último, algunos críticos cuestionan la universalidad de su modelo. La muerte en sí es universal, pero las reacciones hacia ella pueden diferir considerablemente de una cultura a otra.

A pesar de esas críticas legítimas, existe un acuerdo casi universal de que Kübler- Ross merece crédito por iniciar el estudio de las transiciones por las que pasa la gente durante el proceso de la muerte. Fue la primera en investigar un área que durante mucho tiempo se había considerado tabú y su investigación ha hecho que la muerte sea una experiencia más “comprensible”, con la que quizá sea más fácil tratar.

Referencia: Morris, G. Charles. “Psicología” Decimotercera edición. Editorial Pearson. México. 2009. Pág. 428

Compártelo y mira lo que sucede!