5 tipos de pacientes recurrentes en terapia

pacientes

1. Pacientes que no acuden a terapia

Uno de los problemas recurrentes en terapia, es que el paciente no acude a las citas. Por lo mismo, si el paciente no acude a las citas concertadas y las cambia continuamente, debemos hablar con él para analizar los motivos del cambio continuado de citas.

En algunos casos está justificado (situación económica), pero en otro tipo de pacientes no es así, lo toman por costumbre, sin pararse a pensar en las consecuencias que pueden devenir. Por lo que para algún paciente puede ser un buen remedio aclararle que si la sesión no es cambiada con cierta antelación, estará obligado a pagarla. En otros casos, hemos de comentarle al paciente que si con cierta frecuencia no acude a las citas, vamos a suspender el tratamiento (o vamos a dejar de atenderle).

Si un paciente abandona prematuramente la terapia, es conveniente intentar ponerse en contacto con él para conocer las razones que le han llevado a tomar esa decisión. También se puede sugerir que acuda a una sesión para discutir el tema o poder derivarlo a otro terapeuta.

2. Resistencia del paciente al cambio

Una circunstancia que puede darse en el proceso terapéutico, es la resistencia del paciente al cambio. Ésta puede ser debida a varias razones: temor a descubrir su intimidad, a lo que el terapeuta pueda llegar a pensar de él; temor a asumir la responsabilidad de su propia vida.

Lo cierto es que no siempre el origen de las resistencias al cambio se encuentra en el paciente, a veces pueden estar en el terapeuta, por no haber establecido un adecuado rapport, por no haber sabido encontrar el problema más importante del paciente, por no querer dejar ir al paciente, entre otras.

Mi recomendación es que si nos encontramos con algún paciente que no cumple las tareas encomendadas, que cambia con frecuencia las sesiones o que no llega, que no quiere cambiar, como terapeuta se debe alertar esa situación y plantear al paciente lo que vemos y probablemente tendrá que trabajar las creencias irracionales que puedan estar asociadas al cambio. Pero si aún así el paciente no quiere cambiar, es mejor ser sinceros y preguntarle ¿Cuál es el motivo que lo trae a consulta?

3. Pacientes que lloran durante la sesión

Seguramente llorar es uno de los gestos más frecuentes en terapia. En mi experiencia más del 70% de mujeres (adolescentes, adultas) que asisten a terapia tienden a llorar durante el proceso terapéutico. Sin embargo, las razones por las que llora el paciente no son las mismas, por lo que el terapeuta ha de  comportarse de distinta manera. Así, si el paciente llora porque está intentando contar algo que le resulta muy doloroso, el terapeuta ha de adoptar una buena empatía, debería permanecer callado y en cuanto el paciente se calme, ayudarle a que se exprese verbalmente. Otros pacientes, llegado un momento de la sesión permanecen en silencio para evitar llorar; en este caso puede ser adecuado que el terapeuta indique lo bueno que puede resultar desahogarse. Algunos pacientes pueden utilizar el llanto de modo habitual, en casos así el terapeuta debe intentar extinguir este comportamiento.

4. Pacientes que reservan información relevante para los últimos minutos de la sesión

En este caso puede ser aconsejable que el terapeuta le comente que en la próxima sesión tratarán esos temas. Una excepción a esta regla es si la información que proporciona es de vital importancia, tratándose en ese momento, por ejemplo: ideas de suicidio.

5. Cuando el paciente habla demasiado

En este caso el terapeuta ha de cortar al cliente con la máxima cordialidad posible y redirigir la sesión hacia la información que resulta relevante para el tratamiento o hacia aquellos temas que permitan llevar a cabo los objetivos terapéuticos, dejándole claro la importancia de esto para su progreso.

Referencia: Luis A. Oblitas. “¿Cómo hacer psicoterapia exitosa?” Los 22 enfoques más importantes en la práctica psicoterapéutica contemporánea y de vanguardia. PSICOM Editores. Bogotá D.C. Colombia 2004. Pág. 23

Compártelo y mira lo que sucede!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.