Saltar al contenido

9 rasgos del narcisista con ejemplos en la dinámica madre-hija

20 noviembre, 2018
rasgos del narcisista

Los rasgos del narcisista se describen en el Manual de diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM, en sus siglas en inglés) como un trastorno de la personalidad que se caracteriza por los nueve rasgos descritos más abajo. El narcisismo es un trastorno espectral, lo cual significa que existe en un continuo que va de unos cuantos rasgos narcisistas al desorden narcisista de la personalidad en toda la extensión de la palabra. La American Psychiatric Association calcula que hay aproximadamente 1,5 millones de mujeres estadounidenses con un trastorno narcisista de la personalidad. Aun así, el narcisismo no clínico es un problema más generalizado. La verdad es que todos tenemos algunos de esos rasgos y que los que están en el extremo inferior del espectro son perfectamente normales. No obstante, conforme avanzamos por el espectro del narcisismo, nos tropezamos con más problemas.

9 rasgos del narcisista

Éstos son los nueve rasgos del narcisismo, entre los que se incluyen ejemplos de cómo se presentan en la dinámica madre-hija. Los narcisistas:
1. Tienen una idea grandiosa de su propia importancia; es decir, exageran sus logros y talento; esperan que los reconozcan como superiores sin unos logros acordes. (Ejemplo: la madre que sólo sabe hablar de sí misma y de lo que está haciendo, y nunca le pregunta a su hija sobre ella misma.) Sally detesta presentarle a alguien a su madre, porque nunca deja de hablar de su trabajo como voluntaria en el Hospital para Niños, dando descripciones médicas como si ella misma fuera el doctor. Al oírla hablar, uno pensaría que ha salvado muchas vidas.

2. Están obsesionados con fantasías de éxito, poder, brillo, belleza o amor ideal ilimitados. (Ejemplo: la madre que cree que su trabajo limpiando casas le aportará un reconocimiento generalizado a través del trabajo de sus clientes famosos.) La madre de Mary habla sin cesar de sus clientes «importantes», de lo mucho que la necesitan y la aprecian y de que cree que no tardarán en contratarla para una película con uno de ellos.

3. Cree que son «especiales» y únicos y que sólo los pueden entender o deberían asociarse con otras personas (o instituciones) especiales, con un alto estatus. (Ejemplo: la madre que lleva a su familia a cenar fuera y trata a los camareros como si fueran siervos de su reino privado.) Carry dice que resulta muy violento salir a cenar en familia cuando su madre también va, porque actúa realmente como si fuera «la reina del baile».

4. Requieren una admiración excesiva. (Ejemplo: la madre que exige alabanzas, gratitud y halagos por todo lo que ha hecho alguna vez por ti.) La madre de Jane acude a los partidos de fútbol de su nieto de vez en cuando, pero cuando lo hace, supone que Jane y su familia apreciarán el hecho de que ha sacrificado su tiempo para estar allí. No para de sacar a colación «todo lo que hago por tus hijos».

5. Creen que están en su derecho; es decir, tienen unas expectativas nada razonables de que se les debe un trato especialmente favorable o un cumplimiento automático de lo que esperan. (Ejemplo: la madre que se cree demasiado importante para hacer cola.) A la madre de Marcy le gustaba apostar, pero cuando iba a los casinos, se hacía de inmediato con una silla de ruedas, aunque era evidente que no estaba discapacitada, para que la llevaran hasta el principio de la cola. En las tiendas de alimentación, se ponía en mitad del pasillo y preguntaba a cualquiera: «¿Podría buscarme esto?»

6. Son explotadores interpersonales; es decir, se aprovechan de los demás para alcanzar sus propios fines. (Ejemplo: La madre que sólo busca «amigos» que puedan ayudarla a conseguir sus propias metas en la vida.) La madre de Sarah habla de sus amigos según lo que pueden hacer por ella y no por sus buenas cualidades. Recientemente, rechazó a una vieja amiga cuando le diagnosticaron lupus. Temía que su amiga necesitara algo de ella.

7. Carecen de empatía; no están dispuestos a reconocer los sentimientos y necesidades de los demás ni a identificarse con ellos. (Ejemplo: la madre que repite de inmediato cualquier anécdota que su hija haya contado, señalando la manera correcta de contarla.) Candace no puede hablar en absoluto en presencia de su madre sin que ésta la corrija, la critique o la rebaje de un modo u otro.

8. Con frecuencia envidian a otros o creen que otros los envidian a ellos. (Ejemplo: la madre que dice que no tiene amigas porque «la mayoría de mujeres tienen celos de mí».) La madre de Sue cree que es guapísima y, por lo tanto, una amenaza para otras mujeres. Con frecuencia, repite el viejo anuncio de L’Oréal en el cual la bella modelo proclama: «No me odiéis porque soy bella».

9. Muestran arrogancia, actitudes o modales altaneros. (Ejemplo: la madre que cree que sus hijos son demasiado buenos para jugar con otros niños que tienen menos lujos materiales.) La madre de Jackie sólo le permitía relacionarse con niños de familias acomodadas, porque la mayoría de personas no eran lo
«bastante buenas» para sus adinerados hijos.

Compártelo con tus amigos