9 síntomas para reconocer la depresión

depresión

Seguramente en algún momento de nuestra vida todos hemos experimentado un sentimiento de depresión. Puede que sea en el momento en el que reprobamos un examen importante, una ruptura amorosa o bien el despido de un trabajo. Sin embargo, los eventos más significativos son los que hacen que estemos más propensos a la depresión, por ejemplo: la perdida de un hijo, un divorcio, la muerte de un ser querido.

Pero…¿cómo determinan los clínicos que una persona tiene depresión? ¿en que momento un evento puede convertirse en depresión?

La respuesta a estas preguntas se encuentra en el DSM-V en donde se proporciona un marco de referencia para hacer esta distinción. Primero que nada la depresión clínica se caracteriza por un estado de ánimo depresivo, por la pérdida de interés y placer en las actividades habituales o ambos. Los clínicos también buscan algún deterioro o malestar en el funcionamiento social, ocupacional o en otras áreas importantes. La gente que sufre depresión no solo se siente triste o vacía sino que también tiene problemas importantes para llevar un estilo de vida normal. Otras explicaciones a los síntomas también pueden ser por el abuso de sustancias toxicas o a los efectos colaterales de un fármaco.

Síntomas para reconocer la depresión

Pero si los síntomas no encuentran explicación en las causas precedentes, ¿cómo hacen los clínicos un diagnóstico de depresión?. En estos casos los clínicos utilizan el DSM-IV-RT ò bien el DSM-V en ambos se advierte que deben estar presentes al menos cinco de los siguientes síntomas, incluyendo al menos uno de los dos primeros:

  1. Estado de ánimo depresivo:

La persona se siente la persona triste o vacía la mayor parte del día, casi todos los días o los otros observan esos síntomas.

  1. Pérdida de interés en el placer:

La persona ha perdido la persona el interés en realizar actividades normales como trabajar o asistir a eventos sociales. La persona parece “pasar por la rutina” de la vida diaria sin experimentar ningún placer por ello.

  1. Pérdida o aumento significativo de peso:

¿Ha aumentado o perdido más del 5 por ciento de su peso corporal en un mes? ¿Ha perdido interés en la comida o se queja de que la comida ha perdido su sabor?

  1. Perturbaciones del sueño:

La persona tiene problemas para dormir O, por el contrario está durmiendo demasiado.

  1. Perturbaciones en las actividades motoras:

Los demás advierten un cambio en el nivel de actividad de la persona. Se queda como “inactiva” o su conducta refleja agitación o inquietud inusual.

  1. Fatiga:

Se queja la persona de estar constantemente cansada y de no tener energía

  1. Sentimientos de minusvalía o de culpa excesiva:

La persona expresa sentimientos como “Estarías mejor sin mí” o “Soy malvado y lo arruino todo para la gente que amo”

  1. Incapacidad para concentrarse:

La persona tiene problemas de memoria o de incapacidad para concentrar la atención en tareas simples, como leer un periódico.

  1. Pensamientos recurrentes de muerte:

Habla la persona acerca de cometer suicidio o expresa el deseo de estar muerta.

Cuando se presentan estos síntomas y no se deben a otras condiciones médicas, el resultado suele ser un diagnóstico de depresión mayor, y es conveniente prescribir un tratamiento apropiado.

Referencia: Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders, Fourth Edition, Text Revision. Washington, DC, American Psychiatric Association, 2000. Reproducido con autorización de Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders, Fourth Edition. Copyright 1994 American Psychiatric Association.

Compártelo y mira lo que sucede!