Antecedentes de la depresión

depresíon

La depresión es un sentimiento profundo de tristeza. Este sentimiento puede interferir extraordinariamente con la capacidad adaptativa de la persona que los sufre y hasta puede llegar a ser, en definitiva, patológica.

La depresión en el Antiguo testamento

Para poder explicar la cronología de la depresión es necesario que recurra a la biblia, aclaro que no tiene nada que ver con lo espiritual. Más bien, hago referencia a las sagradas escrituras por motivo de historia.

La descripción de la tristeza (depresión) está reflejada en el Antiguo Testamento (por ejemplo, Libro de Job, hacia el siglo XV a. C.). En otros textos bíblicos (hacia el siglo VIII a. C.) también queda constancia de estos sentimientos cuando se narran los graves episodios de tristeza y melancolía de Saúl quien, aunque inicialmente respondía a la terapia musical de David, finalmente llega a un estado de enajenación e intenta dar muerte a su David. Esta incapacitación y locura es algo que desde siempre se asociaba a estados que posiblemente hoy podríamos llamar depresión.

Aunque en las sagradas escrituras se hace referencia el espíritu maligno de parte de Dios se apoderó de Saúl, quien cayó en trance, científicamente podríamos describir que Saúl sufría una depresión profunda. (1 Samuel cap. 18)

Entonces, a partir del año XV a. C. la psicopatología de la depresión se pronunciaba, la diferencia es que en aquel entonces no se sabía que era depresión.

Filosofía griega

Los intentos por descifrar la depresión de manera científica se deben a Hipócrates (siglo IV a. C.).

Hipócrates emplea el término genérico de “melancolía” para dar cuenta de estos estados de inhibición y tristeza que, por cierto, Aristóteles (siglo IV a. C.) aporta en algunos escritos para relacionarlos con personas especialmente sensibles e inteligentes.

Para Hipócrates, la melancolía se debe a desequilibrios en la secreción de bilis negra, o bien a una mala combustión de esta sustancia dentro del organismo que daría lugar a restos tóxicos; de hecho, el termino proviene del griego melaina chole (bilis negra).

Esta concepción humoral de los trastornos mentales se conservara prácticamente intacta en la medicina occidental hasta el siglo XIX.

Aunque el termino melancolía era la etiqueta diagnostica más usada, la palabra  “depresión” se comienza a utilizar con frecuencia durante el siglo XIX, y ya a principios del siglo XX se emplea como termino diagnostico con bastante asiduidad.

La depresión en el siglo XIX

El cambio conceptual fundamental lo proporciona el psiquiatra alemán Kraepelin a finales del siglo XIX. En la 6.a edición de su influyente manual de psiquiatría publicada en1896 diferenciando la demencia precoz (llamada esquizofrenia poco después por Bleuler) de la enfermedad maniacodepresiva.

Kraepelin reservo el término de “melancolía” para referirse a las depresiones de la familia, su curso y su gravedad: los maniacodepresivos tendrían una mayor historia de antecedentes de enfermedad, menor gravedad y un curso menos crónico que el de las personas con esquizofrenia. Sin embargo, el término “maniacodepresivo” de Kraepelin incluía cuadros que hoy denominaríamos depresión mayor, distimia, trastorno bipolar o ciclotimia.

Kraepelin afirmaba que “todos los casos de excesos en la afectividad”. Era, por lo tanto, un concepto enormemente amplio y poco después de su publicación recibió críticas por parte de Adolf Meyer (uno de los pioneros de la psiquiatría americana) e incluso por compatriotas del propio Kraepelin como Karl Jaspers.

Para Kraepelin las causas de la enfermedad maniaco-depresiva eran innatas e independientes de causas sociales o psicológicas. Una posición que muchos otros autores de aquella época, como el propio Meyer e incluso Freud (véase su obra Duelo y Melancolía, 1917) no compartían.

Inventario de depresión Beck

La versión original se introdujo en el año 1961 creado por el psiquiatra, investigador y fundador de la Terapia Cognitiva, Aarón T. Beck, y es uno de los instrumentos más comúnmente utilizados para medir la severidad de una depresión.

Depresión en el DSM

En las diferentes versiones del Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM) se hace referencia a los criterios diagnósticos, signos y síntomas de la depresión partiendo de una muestra de diversas investigaciones en hospitales de los Estados Unidos.

Luego de 60 años de investigación y sucesivas actualizaciones en las ediciones, hoy en día se tiene el DSM-V en el que se cataloga a ña depresión como un trastorno del ánimo.

Actualmente se siguen realizando decenas de investigaciones acerca de la evolución que tiene constantemente la depresión y sus posibles orígenes psicopatológicos. Sin embargo, a pesar de las exhaustivas investigaciones, cada día la depresión evoluciona porque el ser humano es un ser dinámico y en constante cambio, esto obliga a todos los profesionales de la salud mental a mantenerse actualizados no solo en esta psicopatología sino en todas las existentes y las que han de existir.

Referencia: Amparo Belloch, Bonifacio Sandín, Francisco Ramos “Manual de psicopatología, Volumen II” Editorial McGraw-Hill S. A. U. España. Pág.  234

Compártelo y mira lo que sucede!

2 opiniones en “Antecedentes de la depresión”

  1. Men encanto tu blog y lo voy a seguir consultando ojala muchas personas tuvieran tu virtuosidad y amorpor esta carrera que es tan hermosa y que su fin es de poder brindar alternativas a muchas personas que se encuentran presas de un problema bien sea biologico o psicologico te felicito

Comentarios cerrados.