Antecedentes de la Psicología Educativa

Psicología Educativa

Sinopsis:

El campo de la psicología de la educación fue fundado por varios pioneros de la psicología a finales del siglo xix, justo antes del comienzo del siglo xx. Los tres autores destacados son William James, John Dewey y E. L. Thorndike quienes propiciaron la psicología de la educación.  

William JamesWilliam James Poco después de la publicación del primer libro de texto de psicología, Principios de psicología (1890), William James (1842-1910) ofreció una serie de conferencias tituladas “Charlas para profesores” en las que analizaba las aplicaciones de la psicología en la educación infantil.

James argumentaba que los experimentos de laboratorio sobre psicología no indicaban, a menudo, la manera eficaz de enseñar a los niños. Este investigador destacó la importancia de observar la enseñanza y el aprendizaje en el aula para mejorar la educación. Una de sus recomendaciones era comenzar cada lección en un nivel ligeramente superior al del conocimiento y la comprensión del alumnado, para ampliar la mente infantil.  

John DeweyJohn Dewey Un segundo personaje importante en el desarrollo de la psicología educativa fue John Dewey (1859-1952), impulsor de la aplicación práctica de la psicología. Dewey fundó el primer laboratorio importante de psicología educativa en los Estados Unidos (EE.UU.), en la Universidad de Chicago, en 1894. Posterior mente, continuó su trabajo innovador en la Universidad de Columbia. A John Dewey le debemos muchas ideas importantes (Berliner, 2006; Glassman, 2001).

En primer lugar, la opinión de que los niños son aprendices activos. Antes de Dewey se creía que los niños debían permanecer quietos en sus asientos, y aprender pasivamente de memoria. Por el contrario, Dewey argumentó que los niños la aprenden mejor mediante la acción.

En segundo lugar, debemos a Dewey la idea de que la educación debe ser integral y destacar la adaptación de los niños a su ambiente. Dewey propuso que los niños no debían recibir una educación únicamente académica, sino más bien aprender a pensar y a adaptarse a un mundo externo al colegio. Más concretamente, opinaba que los niños deben aprender a resolver los problemas reflexivamente (Dewey, 1933).

En tercer lugar, le debemos el pensamiento de que todos los niños merecen una educación adecuada. Este ideal democrático no existía en los comienzos de la carrera de Dewey, a finales del siglo XIX, cuando la educación de calidad se reservaba a una pequeña parte de la población infantil, en concreto a los varones de las familias ricas. Dewey defendió una educación competente para todos los niños y niñas, independientemente de su etnia o grupo socioeconómico.  
E. L Thorndike 
E. L Thorndike Un tercer pionero fue E. L. Thorndike (1874-1949), quien se centró en la valoración y la cuantificación, y la promoción de los fundamentos científicos del aprendizaje. Thorndike sostenía que una de las tareas educativas más importantes era desarrollar las aptitudes infantiles para razonar, y destacó en el diseño de estudios científicos rigurosos de la enseñanza y del aprendizaje (Beatty, 1998). Este autor impulsó sobre todo la idea de que la psicología de la educación debe tener un fundamento científico y basarse firmemente en la cuantificación (O’Donnell y Levin, 2001).

Desarrollo:
El enfoque conductista
El enfoque de Thorndike para el estudio del aprendizaje orientó la psicología de la educación durante la primera mitad del siglo xx. En la psicología estadounidense, el pensamiento de B. F. Skinner (1938), conformado a partir de las ideas de Thorndike, influyó notablemente en la psicología de la educación, a mitad de ese siglo.

El enfoque conductista de Skinner suponía definir con precisión las mejores condiciones para el aprendizaje. Skinner defendió que los procesos mentales propuestos por psicólogos como James y Dewey no eran observables y, por ello, no resultaban adecuados para un estudio científico de la psicología, que definió como la ciencia que estudia la conducta observable y las situaciones que la controlan.

En la década de 1950, Skinner (1954) elaboró el concepto de aprendizaje programado, que implicaba reforzar al alumno tras cada uno de una serie de pasos, hasta que aquel alcanzaba el objetivo del aprendizaje. En un esfuerzo tecnológico precoz diseñó sistemas docentes que actuaran orientando y reforzando al alumno por sus respuestas correctas (Skinner, 1958).

La revolución cognitiva 
Sin embargo, los objetivos detallados por el enfoque conductista para el aprendizaje no abordaban muchos de los objetivos ni de las necesidades reales de los profesores.
Como respuesta, a comienzos de la década de 1950, Benjamín Bloom elaboró una taxonomía de habilidades cognitivas que incluía términos como recordar, comprender, sintetizar y evaluar, y proponía a los profesores que ayudasen a los estudiantes a usar y desarrollar estas habilidades (Bloom y Krathwohl, 1956).

La revolución cognitiva en psicología comenzó a afianzarse en la década de 1980 y generó un gran entusiasmo por la aplicación de los conceptos de la psicología cognitiva, memoria, pensamiento, razonamiento, entre otros. Para ayudar a los estudiantes a aprender.

Por ello, a finales del siglo xx, muchos psicólogos de la educación volvieron a enfatizar los aspectos cognitivos del aprendizaje que postularon James y Dewey a comienzos del siglo.
Actualmente, tanto el método cognitivo como el conductista siguen formando parte de la psicología de la educación (Mayer, 2008; Schunk, 2008).

Los psicólogos educativos se han centrado cada vez más en los aspectos socioemocionales de la vida de los estudiantes. Por ejemplo, se analiza la escuela como contexto social y se examina la función de la cultura en la educación para optimizar los procesos de enseñanza-aprendizaje.

El objetivo de la psicología de la educación es proporcionar a los profesionales de la enseñanza conocimientos científicos que puedan aplicar eficazmente en las situaciones educativas (Mayer, 2008; Schunk, 2008). Pero aún nos falta mucho para poder conocer aquel fenómeno llamado “Aprendizaje”, por lo tanto la enseñanza seguirá siendo un arte compleja.

Referencia:
Santrock, John (2010)”Psicología de la educación” 4ta Edición, McGrawHill, Texas University, Págs. 2-5

Compártelo y mira lo que sucede!

2 opiniones en “Antecedentes de la Psicología Educativa”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.