Aprendiendo a decir bien las cosas


Desarrollo:

La forma de decir las cosas puede cambiar el ánimo y disposición de quienes te escuchan.

Soñar que había perdido todos los dientes inquietó enormemente a un poderoso rey de antaño, quien al despertar de la pesadilla mando a llamar de inmediato a uno de los sabios del condado, un hombre especialista en interpretar sueños.

A su llegada, el rey le relato detalladamente cada una de las escenas vividas durante el sueño. Luego de escucharlo con atención, el hombre dijo con voz angustiada: “! Qué desgracia mi señor!, cada diente caído representa la pérdida de un pariente de vuestra majestad”.

“insolente”, grito el rey enfurecido. “! como te atreves a decirme semejante cosa? Fuera de aquí”. Inmediatamente llamó a su guardia y le ordenó que le diera cien latigazos a ese sabio irreverente.

Más tarde ordenó que le trajesen a otro sabio y le contó lo que había soñado. Este, después de escuchar al Rey con atención le dijo: “! Excelso señor! Gran felicidad os ha sido reservada. El sueño significa que sobrevivirás a todos vuestros parientes”.

Al escuchar aquel mensaje, el rostro del rey se ilumino con una gran sonrisa y, con voz agradecida, ordenó a sus súbditos que le dieran cien monedas de oro, al sabio honesto que le había pronosticado augurios.

Posteriormente, cuando el sabio salía del Palacio con los bolsillos llenos de oro, uno de los cortesanos le dijo admirado: “! No es posible!, la interpretación que habéis hecho del sueño es la misma que el primer sabio hizo. No entiendo por qué al primero le pago con cien latigazos y a ti con cien monedas de oro”.

El sabio respondió: “Recuerda bien amigo mío, que todo depende de la forma en el decir….uno de los grandes desafíos de la humanidad es aprender a comunicarse”.

De la comunicación depende, muchas veces, la felicidad o la desgracia, la paz o la guerra. Lo importante es saber decir la verdad en cualquier situación o circunstancia, claro no cabe duda que lo más importante de decir la verdad es la forma en que la digamos ya que si se dice de manera inadecuada provocara grandes problemas.

A veces pienso que la verdad puede ser como una joya preciosa, que si la lanzamos contra el rostro de alguien, puede herir, pero si la envolvemos en un delicado embalaje y la ofrecemos con ternura, ciertamente será aceptada con agrado.

En psicologia clinica es de vital importancia saber comunicarse y saber decir la verdad, como lo detalle en la historia anterior, existen miles de casos en los que decir la verdad puede costar la vida de una persona o la angustia de una familia completa.

Un claro ejemplo en psicologia clinica es cuando llega un paciente con enfermedad terminal, ¿Cómo le dices, que dentro de poco tiempo se morirá? ¿Cómo le dices, que dejara de existir? ¿Cómo le dices, que no hay cura para su enfermedad?, es claro que deberás de decir la verdad, pero recuerda que debes de ser lo más cauteloso posible para no afectar de manera negativa en el paciente, bueno este es mi criterio, pero ¿Qué dices tú, o como le dirías a tu paciente que tiene una enfermedad terminal ? ¿Qué para este tipo de enfermedad no existe cura?

Compártelo y mira lo que sucede!