Aprendizaje dinámico con PNL

El proceso de Aprendizaje Dinámico se basa, en buena medida, en los principios y técnicas de la Programación Neurolingüística (PNL). La PNL trata sobre la interrelación dinámica  entre los tres procesos básicos mediante los cuales construimos nuestros modelos del mundo. Neuro se refiere al sistema nervioso. No sólo al cerebro, sino al conjunto del sistema nervioso.

 Aprendizaje dinámico con PNL

Descartes intentó establecer una separación entre la mente y el cuerpo. Sin embargo, cuando pensamos que la mente integra nuestro sistema nervioso, nos damos cuenta de que éste se extiende por todo el cuerpo. Para mover el cuerpo, así como para sentamos y pensar, necesitamos nuestro sistema nervioso.

El aspecto lingüístico de la PNL tiene que ver con el hecho de que, como seres humanos, hemos desarrollado sistemas de comunicación sumamente complejos, sobre todo en lo que respecta al lenguaje. De la misma manera que nuestro lenguaje, intrincado y sofisticado, nos diferencia del resto de los animales, nuestra habilidad en el uso del lenguaje refleja, en buena medida, la capacidad de nuestro sistema nervioso.

Efectivamente, el lenguaje depende del sistema nervioso y de la misma manera, nuestro sistema nervioso está moldeado por el lenguaje. El lenguaje constituye uno de los instrumentos y campos fundamentales en el aprendizaje humano en todas las formas de educación. Ya se trate del lenguaje de las matemáticas, de un idioma extranjero, de la ortografía, la gramática o la creación literaria, es decir, de la mayoría de las disciplinas escolares que giran en torno a los procesos del lenguaje y la lingüística.

Por lo tanto, la neurolingüística trata de las estrechas interconexiones entre lenguaje y sistema nervioso. La programación en la PNL se refiere al modo en que el sistema neurológico y del lenguaje forman las estructuras que construyen nuestros modelos del mundo. La PNL surgió más o menos en la misma época en que aparecieron los ordenadores personales. Desde luego, uno de los postulados de la PNL es que el ordenador personal más importante es el que tenemos entre las dos orejas y detrás de los ojos.

Según la perspectiva de la PNL, estamos ante un ordenador personal que se puede programar y con el que se puede jugar como con cualquier ordenador.

El ordenador en sí está diseñado para ser un instrumento accesible para el usuario, pero los programas no siempre tienen esta característica. Depende de quién lo haya programado. Si intentáis usar los programas de otras personas, puede que no siempre os sintáis cómodos con ellos. Pero, en cierto sentido, de esto trata la PNL, a saber, cómo proceder para que ese ordenador que llevamos en nosotros sea más accesible para el usuario.

El cerebro está estableciendo permanentemente nuevas conexiones neurológicas. Seria como si dejarais el ordenador conectado durante el fin de semana y el lunes descubrieras que ha soldado nuevas conexiones en su interior, que ha colocado nuevos cables por su cuenta y ha creado conexiones que nosotros no habíamos programado.

Los ordenadores no funcionan así, y esa es la diferencia entre los ordenadores y el cerebro humano. Ambos son programables, pero sólo los seres humanos son capaces de «metaprogramar» o «recablear» sus propios ordenadores. Esta es la diferencia, y la razón por la que no somos autómatas, aun cuando nuestro cerebro tenga la capacidad de funcionar de una forma estratégica lineal. Podemos reprogramarlo, pero el ordenador no puede reprogramarse a sí mismo. Eso es lo que nos hace diferentes de los ordenadores.

Referencia: Robert B. Dilts. 1997 “Aprendizaje Dinámico con PNL” Ediciones URANO. Madrid, España. Pág. 44

Compártelo y mira lo que sucede!