Cómo ayudar a un niño ante la pérdida de un familiar

Una de las consultas recurrentes de padres suelen ser: Cómo ayudar a un niño ante la pérdida de un familiar o de una mascota ya que es algo que no enseñan en la escuela más bien es algo que la vida te enseña.

Los infantes no saben como reaccionar ante la muerte de un familiar durante la infancia. De hecho, muchos adultos no tienen la capacidad para reaccionar de manera adecuada ante la perdida de algun ser querido.

Cómo ayudar a un niño ante la pérdida de un familiar

Este artículo tiene como objetivo orientar a los adultos para que sepan con qué pérdidas se puede enfrentar un niño o niña, cómo las sienten, cómo pueden reaccionar y, sobre todo, cómo ayudarles en su expresión emocional para que puedan elaborar el duelo de esa pérdida.

Cualquier final de relación supone una pérdida para el niño; por lo tanto, los niños se pueden enfrentar con las siguientes pérdidas:

  • Muerte de un animal de compañía. (perro, gato, otra mascota)
  • Pérdida de amigos del colegio por el cambio de colegio o ciudad.
  • Pérdida de la casa conocida tras la mudanza a otra casa o ciudad.
  • Ausencias prolongadas o abandono de los padres.
  • Muerte de un abuelo o abuela.
  • Muerte de su padre o madre.
  • Muerte de un familiar o amigo.
  • El divorcio de sus padres.

En todas las personas, tanto niños como adultos la situación de perdida genera un sentimiento común de pena. Este sentimiento se hace más grande mientras más cercana es la relación que el niño o niña tenía con quién ha perdido, por lo tanto será más intensa será está pena. Pero, en todo caso, nunca debemos obviar este profundo sentimiento de tristeza ni tampoco compararlo.

Los adultos suelen entender la pena del niño cuando la muerte es de un ser querido. Sin embargo, no acogen la pena que el niño siente luego de perder a su mascota, por mudarse y perder a sus amigos. Sí, el niño siente hasta más pena por una mascota y/o por sus amigos que a veces por un familiar. Esto porque el  niño logra crear un vinculo afectivo más fuerte con su mascota y amigos.

Por lo tanto, la muerte de un ser querido para el niño generan un profundo sentimiento de tristeza y dolor que necesita ser expresado y elaborado.

La pena es la reacción normal y natural ante la pérdida

Es necesario saber que la pena no es un estado patológico ni un trastorno del carácter.  Aunque es cierto que la pena es una reacción normal y natural ante la pérdida, el problema es que la mayor parte de la información que hemos adquirido a lo largo de nuestra vida sobre cómo hacer frente a la pena de una pérdida o de una muerte no es ni normal ni natural.

Para poder ayudar al niño a afrontar la pérdida es necesario escucharlo. Acompañarlo durante el proceso de duelo y hacerle saber lo estás apoyando.

Cada niño puede reaccionar de manera diferente por lo que es necesario ayudarlo a aceptar la pena de la pérdida que el tiene y permitir que él mismo elabore su proceso de duelo para sanar su estado emocional.

Compártelo y mira lo que sucede!