Características de las técnicas psicométricas

técnicas psicométricas

Al hablar de técnicas psicométricas, me refiero generalmente, a los tests, procedimientos sistemáticos para observar la conducta del sujeto y describirla con la ayuda de escalas numéricas o categorías previamente establecidas. Las técnicas psicométricas incluyen “aquellos tests de evaluación y diagnóstico que han sido elaborados utilizando procedimientos estadísticos, altamente sofisticados y con material rigurosamente estandarizado y tipificado en sus tres fases fundamentales: administración, corrección e interpretación”

Los tests son técnicas de investigación social que miden constructos teóricos definidos operativamente mediante los diversos ítems que los integran o componen. Como técnicas de diagnóstico, las pruebas psicométricas son instrumentos específicos que sirven para cuantificar las características diferenciales de las personas evaluadas y para contrastar los datos obtenidos a través de otros procedimientos de recogida de información. Además, permiten una descripción cuantitativa y contrastable de la conducta de un individuo ante una situación específica tomando como referencia la conducta de un grupo de sujetos. Su finalidad es múltiple:

1) El estudio de las diferencias interindividuales.
2) La clasificación de las personas o grupos en categorías.
3) El contraste de hipótesis, y
4) La predicción del rendimiento, entre otras.

Características de las técnicas psicométricas

Cualquier test ha de reunir, como mínimo, tres cualidades básicas y fundamentales: (1) ser fiable, (2) ser válido, y (3) estar tipificado.

La fiabilidad de un test indica el grado en que los ítems del test están libres de error. Por lo tanto, se la puede definir como la exactitud con la que una prueba mide una determinada característica. Un test es fiable cuando mide con la misma precisión y da los mismos datos en sucesivas aplicaciones, hechas en situaciones parecidas, sin que se hayan producido cambios en el sujeto evaluado. Dos indicadores frecuentes de la fiabilidad son la estabilidad test- retest (llamada también fiabilidad temporal) y la consistencia interna.

La fiabilidad test-retest se calcula administrando la prueba a los mismos sujetos dos veces y calculando la correlación entre las dos puntuaciones obtenidas. Una alta correlación indica que el test o la prueba es fiable.

Un segundo aspecto de la fiabilidad es la consistencia interna definida como el grado en que los ítems que componen el test miden todos lo mismo. El coeficiente de consistencia interna puede medirse de forma diversa. El indicador más común es el coeficiente alpha de Cronbach. Este estadístico proporciona un índice de la correlación media entre todos los ítems de la escala. Sus valores oscilan entre 0 y 1. Cuanto más se aproxima este índice a 1, mayor es la fiabilidad como consistencia interna del test.

La validez es la característica más importante del test. Un test es válido cuando mide aquello que pretende medir. Así, por ejemplo, si lo que se pretende medir es la inteligencia, debemos estar seguros de que el test que hemos seleccionado está midiendo precisamente la inteligencia y no cualquier otro constructo psicológico como, por ejemplo, la aptitud verbal. El orientador necesita pues no sólo un instrumento fiable, sino también un instrumento que le lleve a conclusiones correctas a partir de la información obtenida.

Los tipos principales de validez son: la validez de contenido (o aparente), la validez de criterio y la validez de constructo. La validez de contenido se refiere al grado en que los ítems del test representan al universo de dominios o contenidos del constructo. La validez de criterio se define como la relación existente entre las puntuaciones obtenidas en un instrumento y las puntuaciones obtenidas en otros instrumentos o medidas (llamadas criterio). El criterio es una segunda puntuación obtenida de otro test o prueba. Por ejemplo, un instrumento diseñado para medir la motivación académica, podrá utilizar como criterio la puntuación media en rendimiento académico (criterio). La relación es positiva cuando las altas puntuaciones en un instrumento se acompañan de altas puntuaciones en el otro y viceversa cuando las bajas puntuaciones en un test van unidas a bajas puntuaciones en el otro. Por el contrario, la relación es negativa cuando las altas puntuaciones en un instrumento se asocian a bajas puntuaciones en el otro y viceversa. En el ejemplo anterior, una alta correlación permitiría predecir las puntuaciones en matemáticas a partir de un test de motivación para la matemática.

Una última característica de los tests es estar tipificado. La tipificación consiste en la búsqueda del significado que tiene la puntuación directa obtenida por un sujeto en el test en relación con un grupo normativo. Para tipificar una puntuación directa, es necesario compararla con las puntuaciones obtenidas por una muestra representativa de la población a la que pertenece el sujeto.

Referencia: Cardona Moltò, Maria Cristina; Esther Chiner Sanz. “ Diagnóstico psicopedagógico” Editorial Club Universitario. San Vicente (Alicante), España. Pàg 74.

técnicas psicométricas

Compártelo y mira lo que sucede!