Cómo decirle a un niño que un ser querido murió

niño-duelo

Decirle a un niño que un ser querido murió es sin duda una de las situaciones mas difíciles que un padre, maestro y/o psicólogo pueda enfrentar. A pesar que se recomienda transmitir esta información lo antes posible lo más importante es saber como transmitir esta información.

Cuando la información es dirigida de educador a alumno es recomendable que uno de los padres se encuentre presente o algún familiar cercano al niño. En el caso de la clínica, es recomendable hacerlo en un sitio tranquilo sin ningún tipo de interferencias.

Es importante crear rapport y un clima de confianza entre el niño-terapeuta para ayudar al niño a recibir la noticia con todo el cuidado y el afecto posible.

Pasos a tomar en cuenta

  1. Se debe explicar al niño el concepto de muerte y que la muerte es algo natural
  2. Es recomendable limitarse a dar una explicación religiosa o espiritual acerca de la muerte
  3. Explicar que le sucede a la persona al morir (decirle que la persona ha muerto y que su cuerpo ya no piensa, ni siente, ni ve)
  4. Si un niño no ha sido iniciado en la religión, NO es recomendable decirle que “Dios quiso que su mama fuese con él ” ya que puede crear miedo y/o reproches.

Los chicos de todas las edades (niños, preadolescentes y adolescentes) pueden preguntarnos sobre el porqué de la muerte de su ser querido:“¿Por qué tuvo que enfermar mamá y morir? ¿Por qué ha tenido papá un accidente? ¿Por qué nos ha pasado a nosotros?”.

Estas preguntas son difíciles de responder. Y aunque respondamos sus preguntas debemos tener en cuenta que, aunque le ofrezcamos una explicación veraz de lo sucedido, esto no evita que en su interior el niño sienta muchas cosas que hay que aclarar con él.

Siempre que sea conveniente, hay que asegurarse de que el menor tenga claro que no es responsable de la muerte de su pariente: no debemos olvidar la culpa que suelen sentir los niños ante la muerte de un familiar cercano.

Durante el proceso de duelo se trata principalmente de ayudar a los niños y adolescentes a comprender que los pensamientos, las emociones y algunas conductas (como estar enfadado, pelearse, mostrarse rebelde) no provocan la muerte.

¿Que pasa después del duelo?

Luego de la muerte de un familiar los niños se muestran inquietos por como será su vida ahora. Algunos suelen preguntar por su cumpleaños, vacaciones, visitas a un parque o momentos significativos que el niño vivió con su ser querido.

Es importante entender que lo que les mueve a preguntar por estas cosas es el temor a que su mundo se desmorone. Es fundamental, en la medida de lo posible, hablarles y calmarles acerca de la continuidad de sus vidas: sus amigos, sus actividades, sus rutinas, sus juegos, sus cumpleaños… van a seguir estando como siempre. Se trata de ayudarles a que sientan seguro su mundo para que puedan elaborar adecuadamente su duelo, sin complicarlo con sentimientos añadidos de incertidumbre e intranquilidad por su situación futura y su estabilidad emocional.

Expresión de sentimientos

Todo niño que sufre la muerte de un ser querido necesita expresar sus sentimientos. Independientemente de cuales fueron, es necesario que el niño libere esta cargar emocional que lleva, esto ayudara a quitar el dolor por la muerte del ser querido.

Este material ha sido obtenido de Fundación Mario Losantos del Campo con colaboración de Parcesa.

Compártelo y mira lo que sucede!