¿Cómo elegir una Batería de pruebas para la evaluación?

Una estrategia efectiva de evaluación requiere de elegir una batería de pruebas para la evaluación. Esta misma debe estar adecuada a los procedimientos que ayudarán a alcanzar las metas. De manera que las pruebas seleccionadas deben relacionarse con la pregunta de canalización. Por ejemplo, en psicología educativa una prueba de fluidez de lectura con reactivos breves no responderá la pregunta de canalización acerca de la incapacidad del niño para comprender capítulos de su libro de texto; del mismo modo, una prueba de memoria a corto plazo no responderá preguntas acerca de las dificultades con el recuerdo a largo plazo.

Batería de pruebas para la evaluación

Es necesario conocer los instrumentos de evaluación y determinar si una prueba es apropiada para un niño. Se debe tener en cuenta esto con el fin de garantizar que sea apropiado tanto para el niño como para un propósito específico. Estudiar con cuidado la información contenida en cada manual de prueba, como la confiabilidad y validez y el grupo normativo. Utilizar las pruebas únicamente para los propósitos recomendados por la editorial de la prueba, a menos que exista evidencia para sustentar otros usos de la misma.

Seleccione la Batería de pruebas con base en la información que tenga del niño. Considere la pregunta de canalización y la edad, capacidades físicas, dominio del idioma, cultura y resultados de pruebas anteriores del niño. También tome en cuenta los informes de maestros, padres y médicos.

También se debe estar consciente de que no hay una sola prueba que pueda dar toda la información necesaria para llevar a cabo una evaluación exhaustiva de un niño. Por ejemplo, una medida objetiva de inteligencia proporciona poca o ninguna información acerca de las capacidades de reconocimiento de palabras o de comprensión de lectura de un niño, de su competencia en operaciones aritméticas y ortografía, de su conducta fuera de la situación de prueba, de su autoconcepto, de su actitud hacia sus compañeros, hermanos y padres, de su temperamento y personalidad, de su conducta adaptativa, o de sus habilidades interpersonales. Con el fin de llevar a cabo una evaluación detallada, se necesitará complementar la medida de capacidad intelectual con otras medidas de evaluación.

La meta primordial de la evaluación es ayudar al niño. Sin embargo, como parte de la evaluación inicial, es posible obtener pistas significativas y necesiten explorarse mediante la aplicación de pruebas adicionales.

¿Cuántas pruebas son necesarias y cuánto tiempo debería durar la evaluación?

El número de pruebas y la duración de cada evaluación se verán determinados por factores tales como la gravedad del problema del niño, edad, atención, motivación y tiempo disponible para llevar a cabo la evaluación. De nuevo, no existen pautas absolutas en cuanto a estas cuestiones. Se necesitará utilizar un juicio clínico en cada caso.

Para más información acerca de las pruebas puede consultar:

  • Mental Measurements Yearbook
  • Standards for Educational and Psychological Testing
  • American Psychological Association
  • National Council on Measurement in Education
  • Psychological Assessment
  • Journal of Psychoeducational Assessment
  • Psychology in the School
  • School Psychology Review
  • Journal of Clinical Psychology
  • Educational and Psychological Measurement
  • Applied Psychological Measurement
  • Journal of Educational Psychology
  • Journal of Educational Measurement
  • School Psychology Quarterly
  • Journal of Personality Assessment

Algunas editoriales en español:

  • Manual Moderno de Mexico
  • Ediciones TEA España
  • Editorial Paidos Argentina

También revise los sitios web de las editoriales para encontrar avisos de errores, nueva información interpretativa, boletines informativos e informes técnicos (a menudo gratuitos) y para descargar actualizaciones de los programas computarizados de calificación. En algunos casos, es posible que pueda hablar directamente a la editorial para obtener asesoría acerca de algunas pruebas.

Referencia: Sattler, Jerome M.
”Evaluación infantil : fundamentos cognitivos” 5a ed. Editorial El Manual Moderno. México. 2010.

Compártelo y mira lo que sucede!