Cómo saber que jardín infantil le favorece a mi hijo        

jardin-infantil

Muchos padres me han consultado cual es el jardín infantil que favorecería al aprendizaje de sus hijos. La respuesta siempre es la misma: y es que existe un dilema incluso entre psicólogos ya que para algunos profesionales de la psicología existen jardines infantiles que lejos de mejorar el aprendizaje del niño, lo alteran. Aunque no se descarta la idea de que exista un jardín infantil adecuado y orientado a mejorar los procesos de aprendizaje a través del juego que es una de las mejores maneras de enseñar.

Educadores de preescolar y de jardín infantil tienden a sentirse molestos, en algunos casos los educadores prefieren renunciar ante tanta presión por parte de los centros educativos que pretenden enseñar habilidades académicas a los niños para las que aún estos niños no están desarrollados.

En una ocasión fui testigo de la infelicidad de un niño al notar todas las tareas asignadas por parte de los centros educativos a donde asisten. Existe un alto porcentaje de que la formación académica temprana pueda producir daños a largo plazo, si se implementa sin conocer del tema.

No descarto la idea de que los niños puedan aprender mejor las lecciones a través del juego, la exploración y la socialización. Incluso existen estudios que revelan y fundamentan este tipo de aprendizaje. Sin embargo, todo debe tener un equilibrio y si este se rompe existirá una alteración que puede afectar el aprendizaje del niño. Además, no solo se necesita de un equilibrio sino también de un conocimiento profundo acerca del desarrollo infantil para poder implementar procesos de enseñanza acordes al desarrollo evolutivo del niño.

Un estudio de Nancy Carlsson resalta que los principios de orientación académica basada en los juegos son  muy efectivos a temprana edad, de hecho mejora el porcentaje de CI revelado en los test psicométricos, estas ganancias iniciales se pueden ver entre 1-3 años de vida. Sin embargo, lo más trágico es que el aprendizaje a temprana edad no tiene investigaciones de resultados a largo plazo y existe una posibilidad muy alta de que un niño expuesto a un aprendizaje mayor de la pueda soportar, sufra consecuencias futuras en el ámbito del desarrollo social y emocional.

El trabajo en el jardín infantil

Un estudio comenzado por David Weikart y colegas en el año 1967 precisa una investigación de 68 niños que vivian en pobres en Ypsilanti, Michigan. Para este estudio se seleccionaron niños de

Un experimento en el que los niños de la pobreza fueron seguidos hasta la edad de 23 tres tipos de escuelas infantiles: tradicional (obra basada), High / Scope (que era como el tradicional, pero involucró a más guía de un adulto), y la instrucción directa  (donde la atención se centró en la enseñanza de lectura, escritura y matemáticas, utilizando hojas de trabajo y pruebas).

La asignación se realizó de una manera semi-aleatoria, diseñado para asegurar que los tres grupos fueron agrupados inicialmente en todas las medidas disponibles. Además de las experiencias diarias de preescolar, el experimento también incluyó una visita a casa cada dos semanas, dirigido a instruir a los padres sobre cómo ayudar a sus hijos. Estas visitas se centraron en los mismos tipos de métodos que hicieron las aulas de preescolar. Por lo tanto, las visitas a domicilio de las aulas tradicionales quedaron centrados en el valor del juego y la socialización, mientras que los de las aulas directo instrucción enfocada en las habilidades académicas, hojas de trabajo y similares.

Los resultados iniciales de este experimento fueron similares a los de otros estudios. Aquellos en el grupo de instrucción directa mostraron ganancias académicas tempranas, que pronto desaparecieron. Este estudio, sin embargo, también se incluye el seguimiento de investigación cuando los participantes tenían 15 años de edad y otra vez cuando tenían 23 años. En estas edades no hubo diferencias significativas entre los grupos en el rendimiento académico, pero grandes diferencias significativas en las características sociales y emocionales.

A los 15 años los del grupo de Instrucción Directa había comprometido, en promedio, más del doble de los “actos de mala conducta” que tenían los de los otros dos grupos. A los 23 años, como adultos jóvenes, las diferencias fueron aún más dramática. Los del grupo de Instrucción Directa tenían más instancias de fricción con otras personas, eran más propensos a tener evidencia muestra del deterioro emocional, tenían menos probabilidades de estar casado y viviendo con su cónyuge, y eran mucho más propensos a haber cometido un crimen que eran aquellos en los otros dos grupos. De hecho, por los 23 años, el 39% de los del grupo de Instrucción Directa tenía registros de arrestos por delitos graves en comparación con un promedio de 13,5% en los otros dos grupos; y el 19% del grupo de instrucción directa había sido citado por asalto con un arma peligrosa en comparación con el 0% en los otros dos grupos.

Por lo tanto, no todos los jardines infantiles son adecuados y pueden mejorar el aprendizaje del niño. Previo a enviar a tu hijo a un jardín infantil es mejor evaluar la calidad del jardín infantil y sus métodos de enseñanza para no tener resultados indeseados.

Referencia: Nancy Carlsson-Paige, Geralyn Bywater McLaughlin, y Joan Wolfsheimer Almon. “Lectura La instrucción en Kindergarten: poco que ganar y mucho que perder”. 2015.

Compártelo y mira lo que sucede!

2 opiniones en “Cómo saber que jardín infantil le favorece a mi hijo        ”

  1. Soy admisora en el nivel inicial. La mayor dificultad detectada al momento de seleccionar un jardín de infantes se centra en las expectativas que tienen los padres y como les juega su propio deseo, su historia de escolaridad sin registrar las características y las necesidades de sus hijos. Están más centrados a que su hijo se adapte a la institución que ellos eligieron (a cualquier precio) que poder evaluar si el proyecto institucional va a ser funcional para la vida de esta criatura.

Comentarios cerrados.