Cómo sanar heridas emocionales

heridas emocionales

Una herida emocional afecta más  a una persona y tarda más tiempo en sanar que una herida física. Esto sucede porque como seres humanos tenemos emociones y sentimientos que pueden hacernos vulnerables ante diversas circunstancias tales como: duelos, divorcios, maltrato, decepciones, frustraciones, abuso sexual y todo lo que conlleva al origen de una herida emocional.

Es casi inevitable que alguien sea exento a una herida emocional, de hecho es imposible tratar de escapar de situaciones que puedan forjar una herida emocional, por lo mismo es necesario estar preparados para superar estas heridas y poder afrontar las situaciones adversas y así evitar sufrir de por vida.

Herramientas para superar una herida emocional

Existen diferentes herramientas que ayudan a sanar una herida emocional, una muy utilizada hoy en día es “Aprender a desarrollar la tolerancia ante la frustración o el dolor”.

Al inicio, la herida emocional tiene una intensidad muy fuerte y por lo mismo no puede sanarse de un día para otro. Así como edificar una casa lleva tiempo, así volver a sanar una herida emocional lleva tiempo y en ocasiones un proceso largo.

La tolerancia es una habilidad que nos permite a sanar una herida emocional, partiendo de la palabra que proviene del latín tolerantĭa, que significa “cualidad de quien puede aguantar, soportar o aceptar”.

Por lo tanto, aprender a ser tolerante puede ser una forma de soportar y aceptar las situaciones que han causado la herida emocional. El primer paso para sanar una herida emocional es aceptar la situación.

Lo que más desgasta de una herida emocional es que continuamente la persona piensa en los problemas o situaciones que han provocado la herida y con eso solo atormenta su cotidianidad. Siempre existirá más de alguna situación que no estará a nuestro alcance o que no podamos superar por nuestros propios medios y es aquí en donde radica la importancia de un proceso terapéutico.

Existen más herramientas que nos ayudan a sanar la herida tales como: cuidar de uno mismo, dedicar tiempo para sí, reflexionar acerca de la situación, practicar algún deporte, analizar el problema, pero uno de los más importantes es llevar un proceso terapéutico con un psicólogo.

Recuerda que cada dificultad y herida puede afectar nuestra manera de vivir. Una herida emocional puede convertirse en un maletín que cargamos a donde vayamos y con el tiempo se hace cada vez más pesado, por lo mismo, reitero la necesidad de un tratamiento terapéutico y aún más cuando se trata de un duelo, divorcio, ruptura de un vínculo amoroso, abuso sexual, maltrato físico y/o psicológico.

Compártelo y mira lo que sucede!

2 opiniones en “Cómo sanar heridas emocionales”

  1. Hola me parece muy interesante y útil esta pagina ya que ayuda a comprender personas que por alguna circunstancia de la vida han tenido problemas que han dañado su alma y necesitan saber enfrentarlos y los psicólogos cobran muy caro y no tiene acceso cualquier persona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.