La contaminación puede provocar autismo y esquizofrenia

contaminacion

Nuevos estudios evidencian que el autismo y esquizofrenia pueden ser provocados por la contaminación ambiental que hoy en día afecta en todas las metrópolis.

Hace un tiempo se realizo un estudio que posteriormente fue publicado en la revista “Environmental Health Perspectives”  en la misma se describe que la exposición a la contaminación del aire durante la etapa temprana de la vida de ratas de laboratorio produce un cambio perjudicial en el cerebro de los mismos. Se incluyo también una ampliación del estudio en el que los se logró tomar una muestra en personas que padecen de autismo y esquizofrenia.

Resultados de la investigación:

Al igual que en estas psicopatologías (autismo y esquizofrenia) el intercambio se produjo principalmente en los machos quienes al pasar por las pruebas de memoria a corto plazo y la capacidad de aprendizaje fracasaron. Junto a ello se logro observar que el macho expuesto ante la contaminación puede adquirir actitudes impulsivas.

Durante el año 2013 se logro realizar una muestra en la que se vinculo la contaminación del aire con niños autistas. Esta muestra de un estudio riguroso fue publicada en Jama Psychiatry quienes explicaron que los niños que viven en zonas de altos niveles de contaminación del aire o zonas por donde hace mucho tráfico son tres veces más propensos a desarrollar autismo.

Deborah Cory-Slechta

Los resultados obtenidos en dicha investigación mostraron que evidentemente la contaminación del aire puede provocar el autismo y esquizofrenia aunque también puede hacer que se desarrollen otros trastornos del desarrollo neuropsicologico.

¿Cómo se llego a esta conclusión?

El equipo de Cory-Slechta realizó tres series de experimentos en lo que se expusieron a ratones a niveles de contaminación de aire en las que se encuentran con frecuencias las ciudades medianas de los Estados Unidos en hora de tráfico. Los ratones que fueron expuestos ante la contaminación tenían dos semanas de nacimiento que es un momento muy crítico para el desarrollo del cerebro, así se expusieron a los ratones al aire contaminado durante cuatro horas al día durante dos periodos de cuatro días.

En un grupo de ratones se logró examinar los cerebros de los mismos en las últimas 24 horas de la exposición efectiva a la contaminación. De esta manera se detectó que se desarrollo una inflamación en todo el cerebro y que los ventrículos laterales, espacios en cada parte del cerebro que contienen el líquido cefalorraquídeo aumentaron dos y tres veces su tamaño normal.

Deborah Cory-Slechta

Observamos que cerca de los ventrículos en donde existe una sustancia blanca que lo rodea no se desarrollo completamente. Al parecer la inflamación en el líquido cefalorraquídeo había dañado las células del cerebro impidiendo así que esta área de cerebro se desarrolle ya que los ventrículos se expandieron para llenar este espacio.

En otro grupo de ratones se observo luego de 40 días que la exposición a la contaminación daño el cerebro permanentemente ya que existían niveles elevados de glutamato, que es un neurotransmisor que se ve en las personas que tienen autismo y esquizofrenia.

Tipos de contaminación

El tipo de contaminación utilizada en esta muestra con ratones fue la misma que existe en el tráfico que incluyen los siguientes elementos

  • Partículas de carbón
  • Combustible
  • Humo negro

Deborah Cory-Slechta

“Creo que estos resultados van a plantear nuevas cuestiones acerca de si las normas reguladoras vigentes para la calidad del aire son suficientes para proteger a nuestros niños”

Compártelo con tus amigos