Crónica de una INFIDELIDAD

Crónica de una INFIDELIDAD

Sinopsis

La palabra infiel proviene del Hebreo número H898 בָּגַד y se pronuncia como bagad su raíz primaria es; cubrir (con una prenda de vestir); figurativamente actuar de manera encubierta; por implicación pillar: darse, desechar, desleal, deslealmente, deslealtad, desobedecer, engañar, faltar, infiel, levantar, menospreciador, pecador, prevaricación, prevaricador, prevaricar, rebelar, rebelde, traicionar, transgresor. 
La parte que más me interesa de la raíz primaria de INFIDELIDAD es engañar, rebelar y menospreciar. El hecho de ser infiel implica rebelarse contra el otro, es una falta de respeto y por supuesto un menosprecio del amor que tiene el otro por nosotros. 
Nadie es infiel de la noche a la mañana, antes de un gran derrumbe existen pequeñas grietas. Existen decenas de razones por las que alguien pueda ser infiel pero ninguna de ellas justifica la acción de deshonrar el amor que el otro tenga por nosotros. 
A continuación describiré la crónica de una infidelidad descrita por alguien en un caso real.

Desarrollo: 

Crónica de una infidelidad: 
Día 40 
Hoy contrate a una secretaria en la iglesia que creo tiene buenas aptitudes. Es muy linda y a su edad ha de tener muchos pretendientes. Pero como soy alguien casado no le di importancia a eso. 
Día 39 
Empezamos a tener confianza con la secretaria de la iglesia, es una chica que le sirve a Dios de manera intensa, eso habla muy bien de ella, ella se merece a un hombre de Dios integro, a un ministro. 
Día 38 
No me estoy llevando bien con mi esposa, las cosas no van bien en mi matrimonio. Peleamos solo porque se me olvido traer el cereal de regreso a casa. 
Día 37
Llego al trabajo y la secretaria de la iglesia, estaba un poco triste. No le di mayor importancia ya que pensé que eran cosas de mujeres. 
Día 36
Ya no tengo deseos de ir a casa, cada vez que llego siempre hay un problema. Me gusta estar en mi trabajo hablando con mi secretaria de lo que sucede en la iglesia. 
Día 35
Llego de nuevo a la oficina de la iglesia y encuentro de nuevo a mi secretaria llorando. Esta vez le pregunte que le pasaba, ella solo respondió que hay un chico que le gusta pero que no le pretendía. 
Día 34
Llego a casa muy cansado del trabajo así que me recuesto en la cama, no había notado que traía el zapato sucio y como solo me lance a la cama ensucie el cubrecama. Al instante llega mi esposa y nota la suciedad en el cubrecama y volvemos a discutir por eso. 
Día 33
La secretaria de la iglesia me abre su corazón y me dice quién es el chico que le gusta. 
Día 32
Pensé seriamente lo que mi secretaria me dijo del chico que le gusta, yo le dije que ese chico no le convenía a ella, que ella se merecía algo mejor. Claro lo dije sin ninguna mala intención. 
Día 31 
No sé en qué se convirtió mi esposa, no existe día que no peleemos. 
Día 30
Mi secretaria me vuelve a decir las cualidades por las que le gusta este chico. Yo le respondo que ella se merece algo mejor, le volví a decir que ese chico no le convenía. Como pastor y líder de la iglesia me vi en la necesidad de darle lo mejor a esta chica, de hecho pensé en que ella se merece a un ministro de Dios. 
Día 29
Mi esposa me dice que estoy pasando mucho tiempo en el trabajo, yo le dije que estoy enseñándole a una nueva secretaria todo lo que respecta a la administración de la iglesia.
Día 28
Encuentro de nuevo llorando a la secretaria porque el chico que ella pretendía no era para ella. Día 28 Me molesta ver a mi secretaria llorar por un hombre que no le correspondía, no porque estuviese celoso sino porque quería lo mejor para esta chica. 
Día 27 
Le hablo a mi esposa de lo que le sucede a la secretaria de la iglesia y ella me recomienda que le dé el ultimátum. 
Día 26 
La secretaria llega de nuevo a mi oficina y estalla en llanto de nuevo. En ese momento no tenía el corazón para darle el ultimátum. 
Día 25 
Le di el ultimátum a la secretaria que deje a ese chico. A mí no me interesa lo que ella haga con su vida pero si me interesa que conserve su trabajo y para que eso sea posible debe de estar casada con la persona correcta. 
Día 17 
Realmente note que a pesar de ser muy buena intelectualmente, la secretaria es muy bonita y ella se merece algo mejor que aquel chico, ella se merece a un ministro de Dios, tal vez a un líder, a un siervo de Dios. Estoy orando por ella mucho y se lo diré a mi esposa también. 
Día 11 
Hoy casualmente, la secretaria noto que lucía un traje nuevo, cuando mi esposa ni lo noto ni se dio cuenta. Es más, ella dice que estoy más delgado, detalle que mi esposa nunca se fijó. Y ella me dijo: estas más delgado y te vez más joven y mejor. Yo le contesto que ella no me puede ver como un hombre joven que yo tengo 50 años y ella 23. Ella dice que no importa la edad, que no hay diferencia de edad para el amor. En definitiva esta chica se merece algo mejor. 
Día 8 
Era el día de la secretaria, así que le di como regalo un ramo de flores y la invite a cenar, claro sin ninguna mala intención. Ella se lo merecía. 
Día 7 
Le conté a mi esposa que invite a la secretaria por ser “El día de la secretaria” a cenar a un lugar. Mi esposa se enojó porque hacía ya un tiempo que no salimos a comer algo juntos. 
secretariaDía 4 
La secretaria de la iglesia está muy bonita y ojala mi esposa tuviera un 90% de lo que tiene esta chica o tan solo un 10% sería suficiente. 
Día 3 
Me invitaron a un congreso y tenía que ir junto a mi esposa, pero como ella siempre está ocupada, le pedí a la secretaria que me acompañara. 
Día 2 
La secretaria tiene más confianza conmigo, comemos juntos, la paso a traer a casa. En fin, esta chica es única. Mañana será el último día del congreso y mi secretaria me pidió que la pasara a traer a su apartamento. 
Día 1 
Hoy que fui al departamento de mi secretaria ella estaba muy linda. Fuimos al congreso que terminaría este día, y al final de la noche la lleve a su apartamento. Ella estaba muy linda y no me resistí a darle un beso, no sé cómo ocurrió pero acabo de tirar por la borda 20 años de matrimonio y de ministerio. 
Día 0 
La siguiente mañana me desperté durmiendo en cama ajena con mi secretaria. Ese día había empezado el segundo capítulo de mi vida y el resto del final del primero. Había destruido mi familia. Luego de un tiempo mi esposa supo lo que paso con mi secretaria y se divorció de mí, la secretaria también me dejo y me quede con nada por 15 minutos de placer. 
En ocasiones solo pensamos en satisfacer nuestros placeres sin ver las posibles consecuencias de nuestros actos. Y el acto de infidelidad es uno de los más expandidos en el marco social, de hecho puedo decir que el 90% de los casos que he atendido tienen un común denominador llamado INFIDELIDAD. 
Ahora queda en ti seguir con la vida que llevas y destruir lo que con muchos años te costó ganar. El corazón de esa persona que dices amar.

Compártelo con tus amigos