Desórdenes de alimentación y Trastorno del Espectro Autista

autismo, desorden de alimentación, hipersensibilidad

Sinopsis:

Hace un tiempo hablaba con una seguidora del blog acerca de la gastronomía del niño autista. Esto me dejo muchas dudas porque existen cientos de cosas aún no conozco, por ejemplo la gastronomía de un niño autista. Dentro del área gastronómica del niño autista existe un apartado para los desórdenes de alimentación que por lo general son problemas que presentan los niños con trastorno autista.
Este hecho genera cientos de consultas a los profesionales que trabajan con niños autistas, en ocasiones los padres creen que como profesionales tenemos todo el proceso terapéutico listo para abordarlo, sin embargo cada niño es diferente y cada niño tiene una dificultad diferente dentro de la amplia gama de la gastronomía del autista, entonces no siempre será la misma respuesta para cada niño.
Keywords: Autismo, trastorno del espectro autista, desorden de alimentación, gastronomía, TEA, hipersensibilidad, problemas fisiológicos, alteración.

Desarrollo:
Estudios recientes muestran que el 90% de los niños con TEA tienen dificultad con el desorden alimenticio. Claro, existen casos leves como severos.

Características de niños TEA con desordenes de alimentación:
• Hipersensibilidad
• Problemas de masticación
• Problemas sensoriales
• Problemas de fisiológicos (diarrea, estreñimiento, alergias)

En algunos casos estas características pueden afectar a tal punto del ingreso al hospital del niño.

Desarrollo de la alimentación del niño con TEA
• Durante los primeros tres meses él bebe succiona de forma natural al acercarle el biberón.
• Entre los tres-seis meses él bebe sujeta el biberón con las manos, puede tomar semi-solidos con una cuchara, empieza a realizar movimientos verticales de masticación.
• Entre los seis y nueve meses, ya tiene la capacidad de retirar la comida de la cuchara con los labios; puede beber un vaso de agua sin atragantarse, comienza a masticar alimentos.
• Entre los nueve- doce meses él bebe puede masticar alimentos sólidos y llevárselos a la boca.
• Entre los doce-dieciocho meses ya tiene la capacidad de comer solo con la cuchara y beber un vaso de agua sin ayuda.
• Entre los dieciocho y veinticuatro meses el niño podrá realizar movimientos rotatorios, beber un vaso de agua sin derramar su contenido.
• Entre el segundo –tercer año de vida él bebe podrá pinchar la comida con el tenedor, termina de desenvolver o destapar alimentos.
• De 36 meses en adelante: Utiliza los útiles adecuadamente para comer; Ayuda en las tareas de preparación de comida y mesa.
Nota: esta clasificación ha sido enseñada por la especialista en nutrición infantil Lucía Villaba.

Causas de los desórdenes alimenticios en niños TEA
• Alteración Sensorial
• Rigidez e inflexibilidad
• Alteraciones sociales

Un apartado importante es la hipersensibilidad que el niño puede mostrar a la hora de los alimentos, por ejemplo cuando no se deja de tocar la cara y la parte que rodea la boca. También habrá niños que no serán tolerantes a sentir la cara húmeda por rastros de comida.

¿Cómo enfrentar los desórdenes alimenticios?
En realidad no existe una receta mágica para esto, porque como lo mencione al inicio, todos los niños son diferentes. Pero si existe un enfoque de tratamiento para cada niño.
La familia NO es la culpable de los problemas de alimentación del niño. Estos problemas se generan por situaciones intrínsecas del niño y no por un mal trabajo de los padres.
Para intervenir estos desórdenes alimenticios es necesario que no pretendamos que se resuelva en dos días, esto dependerá del tiempo necesario del niño, a mayor severidad de los desórdenes más tiempo nos va a llevar corregirlos.

Sugerencias:
• Puedes utilizar aspectos visuales para ayudar al niño durante la comida
• Medir la cantidad necesaria que el niño come
• Hacer que el momento de la comida se vuelva agradable
• Respetar el tiempo de alimentación del niño
• Respetar los gustos del niño
• Procurar que el niño como nada establecido fuera de sus horarios de comidas.
• Conseguir que el niño permanezca sentado a la hora de la comida.
• No forzarlo para que coma alimentos sólidos si aún no es capaz de hacerlo

Estas son solo algunas sugerencias para afrontar el desorden alimenticio de un niño con TEA, posteriormente seguiré publicando material relacionado a este desorden alimenticio en niños con TEA.

Referencia:
Bachmeyer M.H, Piazza C.C, Fredrick L.D, Reed G.K, Rivas K.D, Kadey H.J. Functional analysis and treatment of multiply controlled inappropriate mealtime behavior. Journal of Applied Behavior Analysis. 2009;42:641–658.

Compártelo con tus amigos