El ABC de la depresión

depresión

Wyatt Myers explica en everydayhealth que para poder conocer los conceptos básicos y una definición comprensible acerca de la depresión es necesario conocer los términos que están asociados a los trastornos depresivos.

La depresión es una psicopatología que afecta el estado físico y emocional de quien la padece. De manera que la depresión se vuelve un nuevo léxico que marca la vida de la persona deprimida.

Hola depresión ¿Cómo estás?

Hoy en día pareciera que la depresión es un juego y por tal razón muchas personas no toman en serio las consecuencias que puede traer consigo.

A continuación, explicare aquello que llamo el ABC de la depresión en la que he incluido trastornos asociados a la depresión:

El alcoholismo: es una adicción al alcohol tan fuerte que se considera una enfermedad mental; el alcoholismo a veces conduce a la depresión, un trastorno de ansiedad u otra enfermedad mental por lo mismo está asociado a las consecuencias de la depresión.

El trastorno bipolar: es una condición en la cual una persona tiene ciclos entre períodos más largos de estado de ánimo depresivo y generalmente más cortas periodos de manía; a veces conocido como enfermedad maníaco-depresiva, y antes llamado depresión maníaca.

La depresión clínica: un término frecuentemente usado por los médicos para referirse a un episodio de trastorno depresivo mayor.

La depresión doble: episodios de trastornos depresivos mayores que se acompañan de una enfermedad crónica, de bajo estado de ánimo (distimia) y que duran por lo menos dos años con poca fluctuación.

La distimia: una condición que se caracteriza por síntomas que duran mucho tiempo, generalmente dos años o más. La distimia puede impedir que una persona se sienta bien.

Trastornos de la alimentación: Los problemas de conducta que a menudo se asocian con la depresión. Estos incluyen atracones, anorexia nerviosa y la bulimia.

Trastorno depresivo mayor: Un episodio depresivo dura más de dos semanas y se caracteriza por sentimientos de tristeza y pérdida de interés en actividades diarias normales, junto con al menos cuatro de los siguientes síntomas adicionales: alteración en el sueño, el apetito, la concentración; fatiga; sentimientos de impotencia, desesperanza o culpa; lentitud o agitación psicomotores; y pensamientos de muerte o lesiones auto infligidas.

Manía: una condición que se caracteriza por la euforia excesiva, una menor necesidad de sueño, pensamientos grandiosos, aumento del deseo sexual, el comportamiento social inadecuado e irritabilidad.

La depresión menor: episodio de depresión en el cual la persona tiene muy pocos síntomas de la depresión para cumplir con la definición de trastorno depresivo mayor.

Neurotransmisor: una sustancia química que regula el estado de ánimo en el cerebro. La serotonina, norepinefrina y dopamina son ejemplos de los neurotransmisores.

La depresión perinatal: un nuevo término para lo que se ha llamado la depresión post-parto; el cambio se hizo para reflejar el hecho de que muchos casos de depresión posparto en realidad tienen su aparición durante el embarazo.

La depresión postparto: un tipo de depresión relacionada con el parto que se desarrolla en alrededor de 10 a 15 por ciento de las nuevas madres; también llamado “baby blues”.

Lentitud psicomotora: un síntoma de depresión que se refiere a la ralentización de las dos habilidades motoras y la actividad psicológica.

La depresión psicótica: un caso de trastorno depresivo mayor u otra depresión severa que se acompaña de alucinaciones, delirios, u otra forma de psicosis.

Tipos de tratamiento para la depresión

Psicoterapia: mejor conocido como terapia de conversación, un tratamiento a menudo se utiliza junto con antidepresivos para tratar a las personas con depresión. Esta terapia ayuda a las personas a obtener una mayor comprensión de su enfermedad y pensar en estrategias, herramientas y habilidades para el afrontamiento y el funcionamiento mejor en la vida cotidiana.

La terapia cognitivo-conductual (TCC): Una forma de psicoterapia que puede ser útil en el tratamiento de los trastornos depresivos.

ISRS (inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina): tratamientos antidepresivos que ayudan a regular los niveles de serotonina, un regulador de estado de ánimo, química en el cerebro. SSRI comunes incluyen la fluoxetina (Prozac), sertralina (Zoloft), paroxetina (Paxil), escitalopram (Lexapro) y citalopram (Celexa).

Antidepresivos tricíclicos: Una forma de antidepresivo que puede ayudar a restaurar el apetito y el sueño. Antidepresivos tricíclicos comunes incluyen amitriptilina (Elavil), desipramina (Norpramin), imipramina (Tofranil), y nortriptilina (Pamelor).

Antidepresivos: son los medicamentos principales que se utilizan para tratar los trastornos depresivos. Ellos han demostrado que su aplicación mejora el estado de ánimo, el sueño, el apetito, y la concentración de muchas personas con depresión. Tipos de antidepresivos son los antidepresivos atípicos, antidepresivos tricíclicos, inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS), y la serotonina y los inhibidores de recaptación de norepinefrina (IRSN).

Los antidepresivos atípicos: Medicamentos que no encajan en las otras categorías principales de antidepresivos; ejemplos son el bupropión (Wellbutrin) y mirtazapina (Remeron).

Referencia: everydayhealth

Compártelo con tus amigos