El autismo: aportes de Leo Kanner y Hans asperger

El autismo: aportes de Leo Kanner y Hans asperger

El autismo: aportes de Leo Kanner y Hans asperger: Durante el desarrollo de las investigaciones del autismo existen dos autores muy importantes. Kanner es el primero en brindar sus aportes a la comunidad científica para dar el nombre de “autista”, luego Hans Asperger aporta sus estudios para darle un nombre a lo que hoy seria Sindrome de Asperger.

Leo Kanner

Iba de un lado a otro sonriendo, haciendo movimientos estereotipados con los dedos, cruzándolos en el aire. Movía la cabeza de un lado a otro mientras susurraba o repetía el mismo soniquete de tres tonos. Hacía girar con enorme placer cualquier cosa que se prestara a hacerse girar

Cuando le metían en una habitación, ignoraba completamente a las personas y al instante se iba a por los objetos, sobre todo aquellos objetos que se podían hacer girar

Empujaba muy enfadado la mano que se interponía en su camino o el pie que pisaba uno de sus bloques

Las descripciones anteriores han sido obtenidas del caso de Donald, un niño de cinco años, realizada por el psiquiatra austriaco Leo Kanner en el año 1938 y recogida posteriormente en su famoso artículo publicado en 1943 por la revista Nervous Child, es ya clásica en la literatura. Probablemente, como han señalado otros investigadores, el autismo ha existido siempre. Sin embargo, es a partir de la descripción que Kanner realiza de once niños que pasan por su consulta cuando se reconoce el autismo como entidad.

Hans Asperger

Unos meses después, Hans Asperger, pediatra y psiquiatra, también identifica un grupo de cuatro niños con características similares. Al contrario de lo que ocurrió con el trabajo de Kanner, el trabajo de Asperger (publicado en alemán) permaneció prácticamente desconocido hasta que fue traducido al inglés. Aun cuando un poco más adelante nos referiremos al debate actual sobre las posibles diferencias o similitudes entre ambos trastornos, hay que decir que no contamos con evidencias suficientemente consistentes como para separar con claridad lo que denominamos autismo de alto funcionamiento (AAF), o autismo que no viene asociado con discapacidad intelectual y síndrome de Asperger (SA). 

El autismo: aportes de Leo Kanner y Hans asperger

Kanner destacaba en su trabajo seminal las siguientes características, que parecían ser comunes a todos los niños que observó:

  • Extrema soledad autista.
  • Deseo obsesivo de invarianza ambiental.
  • Excelente memoria.
  • Expresión inteligente (buen potencial cognitivo) y ausencia de rasgos físicos.
  • Hipersensibilidad a los estímulos.
  • Mutismo o lenguaje sin intención comunicativa real.
  • Limitaciones en la variedad de la actividad espontánea.

En la descripción del trabajo de Kanner están configuradas las características esenciales que definen el autismo (aunque obviamente la investigación posterior precisará sus observaciones). Los trabajos que Rutter y sus colaboradores realizaron en la década de los setenta son claves para establecer los criterios esenciales del diagnóstico del trastorno (entre ellos la edad de comienzo), así como para fundamentar de manera empírica la frecuente realidad de autismo con discapacidad intelectual asociada, y que han sido la base y los cimientos de las actuales definiciones.

Referencia: Alcantud Marín, Francisco.” Trastornos del espectro autista. Detección, diagnóstico e intervención temprana” © Primera edición electrónica publicada por Ediciones Pirámide (Grupo Anaya, S. A.). Valencia, España. 2013. Pág. 18

Compártelo y mira lo que sucede!