El fetichismo según Sigmund Freud

 fetichismo

Sigmund Freud
El fetichismo es una “tergiversación sexual” dedicada a una “situación inapropiada de un objeto sexual”

El fetichismo es una parafilia en el que el “objeto sexual normal” es sustituido por otro que puede cumplir con el fin “sexual normal”. En sus “Tres ensayos de la teoría sexual” Freud revela que existen dos tipos de fetichismo, el primero es el tipo limítrofe cercano a lo patológico y el segundo es algo netamente patológico. Así en el primer tipo de fetichismo las actividades “no patológicas” se presentan como “conexiones normales” y que de manera alguna determinan un fin sexual inalcanzable.

El primer tipo de fetichismo puede funcionar como un puente hacia la segunda, de esta manera la patología aparece cuando el deseo hacia el fetiche se fija dejando a un lado el fin moral, determinando así el objeto de fetiche como un fin sexual. El vuelco al fetichismo corresponde a los primeros años de la infancia, así como la elección del fetiche mismo, están determinados constitucionalmente.

El caso patológico del fetichismo parece aparecer sólo cuando la aspiración al fetiche se fija y sustituye a la meta sexual normal o cuando el fetiche se desprende de esa persona determinada y se convierte por sí mismo en objeto sexual exclusivo. Estas son las condiciones generales de las variaciones de la pulsión sexual convertidas en desviaciones patológicas.

Sigmund Freud y el fetichismo

Acerca del pie y el zapato, Freud apunta al pie como un “ejemplo arcaico de símbolo sexual que aparece ya en el mito”; mientras, el zapato es “correlativamente símbolo de los genitales femenino” (hueco en el que se mete el píe)” mientras que el tacón representa “el falo masculino” de ahí la considerada “bisexualidad”  del zapato freudiano.

Ahora bien, el pie sustituye al “pene” faltante de la mujer, cuya falta se echa fuertemente de menos. [Agregado en 1915: ] En muchos casos de fetichismo del pie puede demostrarse que la pulsión de ver, originariamente dirigida a los genitales y que quería alcanzar su objeto desde abajo, quedó detenida en su camino por prohibición o represión y por eso retuvo como fetiches al pie o al zapato. Y en este proceso los genitales femeninos se imaginaron, de acuerdo con la expectativa infantil, como masculinos.

Esta es la explicación psicoanalítica del fetichismo, sin embargo antes que el psicoanálisis publicara esta primicia Joset Rattener había explicado en su publicación “Psicología y patología de la vida amorosa” que un psicópata coleccionaba objetos de uso femenino (bragas, sostén, lencería, etc.) para satisfacer su  lascivia y era visto también como un fetichista.

Para el psicoanálisis el fetichismo deserta de ser un trastorno sexual y se convierte en una “enfermedad” de la relación humana, en donde la persona fracasa en la labor de dar sentido a la vida, reemplazando el amor por un objeto en la relación íntima.

Referencia: Freud, Sigmund. Tres ensayos de teoría sexual Drei Abhandlungen zur Sexualtheorie (1905d)  (Traducción y notas de Juan Bauzá)

Compártelo y mira lo que sucede!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.