El sufrimiento psíquico de los niños

sufrimiento

Uno de los desafíos de todo terapeuta es conocer el sufrimiento psíquico de los niños y brindar un tratamiento adecuado para el mismo. Sin embargo, en la clínica todos los días llegan nuevos niños y cada uno sorprende en gran medida al contar y expresar sus desventuras.

Al trabajar con niños es casi inevitable volver a reencontrase con uno mismo en algunos casos. De hecho, cada caso tiene una sorpresa diferente: en una ocasión un niño me dijo: “Ulises…gracias por jugar conmigo” esas palabras me marcaron. Por vez primera logre sentir el sufrimiento psíquico que tenía este niño ya que siempre había deseado jugar con alguien, pero no le permitían tener amigos, mucho menos salir de casa, era hijo único y los padres nunca tenían tiempo para jugar con él.

Así como en el caso de este niño, el sufrimiento infantil suele ser desestimado por los adultos y muchas veces la patología que afecta al niño se encuentra justamente en esta situación (desatención de los padres). Por ejemplo: la enuresis, encopresis o dificultades del aprendizaje suelen ser sufrimientos infantiles que tienen relación alguna con la relación entre padres-hijos y que la mayoría de padres se hacen los desatendidos cuando se les explica que ellos son los causantes de los sufrimientos del niño.

En mi experiencia como psicólogo he notado que son los padres (en la mayoría de casos) los que dictaminan un tipo de funcionamiento patológico en el niño. Pero a la vez, ellos son los que crean esta patología prohibiendo, creando modelos de identificación, creando ideales o normas que nacen del amor y del enojo. Transmitiendo así una cultura que va de generación en generación y aunque lo hagan inconscientemente causan un sufrimiento en el niño.

Me ha tocado lidiar con decenas de padres que de niños o adolescentes desearon por ejemplo ser médicos, abogados o ingenieros y por situaciones económicas o algún otro motivo no se pudo dar. A raíz de esto, los padres se empecinan en que los hijos deben alcanzar aquello que los padres no lograron en vida, así entonces como el padre quería ser ingeniero y no pudo lograrlo, el hijo obligatoriamente deber ser ingeniero.

El niño apenas empieza a vivir y los padres ya le ponen un sello de ingeniero y en la mayoría de casos el niño no quiere ser ingeniero, a veces quieren ser pintores, policías, carpinteros, u otra profesión. Pero menos ingeniero. Al padre, esto le molesta y obliga a su hijo a estudiar algo que no le gusta, por consiguiente el niño, llega a ser una adolescente y adulto indefenso y desventurado, porque nunca hizo aquello que le gustaba. Así es como muchos padres les han arruinado la vida a sus hijos.

El sufrimiento psíquico de los niños

Los niños sufren más cuando sus sueños son doblegados por sus padres. Los padres doblegan los sueños de sus hijos cuando piensan de la siguiente manera:

“cuando sea grande, debe ser aquello que no pude ser, pero también mi padre espero mi como hijo y no pude cumplir”

A partir de ese momento se crea un ideal que no es del niño y que doblega sus sueños e impide crear y desarrollar su propia historia.

Las consultas en la clínica son frecuentemente por patologías graves y me encuentro con niños que fluctúan entre momentos de desconexión, enfermedades psicosomáticas, fobias graves o problemas en el control de esfínteres que representan un retraso significativo en el desarrollo evolutivo del niño. Pero que cada una de estas patologías y sufrimientos psíquicos de los niños son propiciados por la conducta de los padres.

¿Cómo se pasa de ser un eslabón en una historia ajena a tener una historia propia?

Personalmente creo que los niños que tienen un sufrimiento psíquico se convierten en eslabones de una historia ajena. Prácticamente los niños llegan hechos pedazos y sin deseo de querer tener su propia historia. Por lo tanto, es necesario orientar al niño para que desarrolle su propia historia, que no será nada sencillo ya que cada niño es un universo de pasiones y prohibiciones. Así como tiene sueños y anhelos también tiene prohibiciones que le impiden desarrollar su propia historia. Y es deber de terapeuta orientar y acompañar al niño durante el proceso terapéutico y recrear su propia historia de vida.

Hay mucho de qué hablar cuando se trata del sufrimiento psíquico de los niños ya que existen más contenidos relevantes respecto al tema como lo son los problemas de aprendizaje, inhibición social, niños tímidos, niños agresivos y/o violentos y demás psicopatologías que afectan el sano desarrollo del niño. Aunque me gustaría explicar cada una de estas psicopatologías por ahora no puedo hacerlo por la extensión de cada categoría, pero seguramente más adelante seguiré escribiendo respecto al tema y tratare de profundizar de manera individual en cada categoría psicopatológica que representa un sufrimiento psíquico en el niño. Hasta entonces.

Referencia: Janin, Beatriz “El sufrimiento psíquico en los niños“2da. Edición.  Editorial NOVEDUC. Buenos Aires, Argentina. Pág. 12

Compártelo y mira lo que sucede!