El suicidio en la infancia

suicidio infantil

El suicidio infantil es una de las formas auto lesivas más graves que se puedan presentar. Aunque sea difícil de aceptar que los niños se suiciden, este fenómeno está creciendo de manera preocupante y las cifras de suicidios en niños y adolescentes aumentan cada vez más dentro de la sociedad.

¿Por qué los niños se suicidan?

En realidad existen muchos motivos por los que los niños se suicidan. Pero básicamente lo que motiva a realizar dichas acciones son las situaciones adversas propiciadas en el ámbito familiar, a través de hogares disgregados, malas relaciones parentales, e incluso los estados estresantes a los que ya precozmente se ven abocados los niños y fundamentalmente jóvenes y adolescentes.

El estudio del problema del suicidio infantil no es reciente dado que uno de los primeros trabajos publicados en 1855 por Durand-Fardel, en los Anales Médico-Psicológicos, se hizo una amplia exposición de las depresiones en los niños y adolescentes.

El suicidio como chantaje

Según Le Moal, el acto suicida es una vía de chantaje a través del cual el niño está reclamando la atención y el afecto que las condiciones desfavorables de tipo familiar o social no le proporcionan.

Por otro lado, existen diferentes formas de suicidio-huida, en las que el niño, incapaz de enfrentarse a la realidad angustiante, utiliza el mismo como evasión de la realidad, o el suicidio con carácter específicamente autopunitivo o heteropunitivo.

El suicidio en sí, representa un trauma grave familiar que se utiliza como vía expiatoria de culpas propias o ajenas.

Tras un suicidio o un “actos de suicidio” que no se culmina. Existen graves problemas en el entorno familiar, aunque también social, que actúan sobre una personalidad de impulsividad en cortocircuito, con una fuerte inestabilidad emocional y escasa seguridad personal, donde se podrían encontrar matices depresivos de fondo.

Es por ello que la etiología del fenómeno es compleja y de muy difícil categorización, ya que algunos autores han encontrado cierta incidencia familiar del acto suicida, también se niega cualquier tipo de vinculación causal respecto a los factores genéticos.

El papel que la familia juega en estas situaciones clínicas ha sido ampliamente investigado a tal punto de encontrar que situaciones de separación de los padres, fallecimientos, abandono del hogar, entre otras situaciones que manifiesten desinterés, críticas, castigos, incomunicación o actitudes que engendren angustia en la adolescencia, sumadas a probables anomalías psicopatológicas de la personalidad del niño, pueden facilitar el desarrollo de actuaciones en tal sentido de suicidio.

En ocasiones el acto suicida infantil viene precedido de una serie de elaboraciones fantásticas cuya expresión clínica objetiva puede ser a través de estados de ansiedad y angustia, indiferencia y falta de iniciativa, estados apáticos y melancólicos, alteraciones psicosomáticas del tipo de la anorexia, que pueden desembocar en la ejecución del acto mismo.

Todo intento de suicidio infantil es una auténtica llamada de reclamo hacia una situación de desamparo afectivo, cuya solución lógica no se ha podido hallar por los diversos mecanismos de defensa humanos, o como un acto de agresividad o rechazo ante ciertas formas, actitudes o situaciones sociales y familiares ante las cuales el niño-suicida no encuentra otra vía de solución que la propia eliminación de la situación.

Referencia: Jiménez Díaz, Luis. “Introducción a la psicología clínica infantil” las neurosis infantiles. 1era edición. Biblioteca de la Universidad Pontificia de Salamanca. España.1985. pág. 213

Compártelo y mira lo que sucede!

2 opiniones en “El suicidio en la infancia”

  1. Hola Eve, ufff en verdad es un tema muy complejo. No se sí eres terapeuta, educadora o madre, por lo que tratare de dirigir mi respuesta de manera general. Si eres maestra y/o madre lo que debes hacer es consultar con un psicólogo para hacer una evaluación diagnostica de la situación que aturde al niño ya que como mencione en el artículo la conducta suicida suscita un conflicto muy grave que puede estar propiciado dentro del marco familiar, escolar o social del niño.
    Por otro lado, si eres terapeuta deberás hacer un diagnostico general tanto al niño como a los padres, si es posible a sus maestros, hacer una evaluación diagnostica, diseñar un plan de tratamiento y brindar un tratamiento al niño adecuado a la situación que actualmente propicia la conducta suicida.
    Espero haber respondido a tu pregunta .. para empezar esto estaría bien 🙂

Comentarios cerrados.