Cómo encontrar un amor que valga la pena

Amar es sin duda uno de los desafios más grandes que se puedan tener como humanos. De hecho, amar no es nada facil, por eso encontrar un amor que valga la pena se puede volver una tarea muy tediosa e incluso muchos piensan que es imposible.

A continuación Marco Antonio Rodriguez nos enseña cómo encontrar un amor que valga la pena según su propia filosofia.

Cómo encontrar un amor que valga la pena

La gente piensa que el amor es algo que llega de repente, de casualidad, designio divino o por medio de la búsqueda y encuentro de un ser perfecto. Se piensa que cuando llega el amor, la relación con la persona será maravillosa, y estará llena de momentos de pura felicidad y alegría. Hay gente que piensa que el amar es algo fácil y natural, que sale sin ningún tipo de esfuerzo.

Todo lo contrario, el Amor, no es algo que llega casualmente, es algo que se busca con empeño, dedicación y miles de horas de trabajo emocional y mental.

El amor se ELIGE primero, y luego se desarrolla, tanto en su expresión interior, física y mental-emocional.  El amor, cuando se acompaña de sabiduría, crece y se vuelve más fuerte, y menos aleatorio. El amor es producto de una atención dirigida, de un crecimiento interior, de un trabajo de perdón hacia uno mismo y los demás.

Cuando se ama a una persona, efectivamente tiene momentos maravillosos y de ensueño, pero no es ahí donde se demuestra que se ama.  El amor resiste las pruebas, es paciente, sereno, nos permite superar los más duros aprendizajes, y es ahí mismo, donde se demuestra que uno es sabio y amoroso. El amor es una decisión, un camino, del cuál a veces nuestra mente nos saca sin darnos cuenta.

El amor consiste de tres situaciones necesariamente, se tiene que sentir y disfrutar internamente, tiene que se comunicado al mundo externo y a las relaciones, y al final, tiene que ser DEMOSTRADO con acciones verdaderas y sinceras. Es posible para todo ser encontrar el amor, pero esté no llegará tan solo por pedirlo y sin esfuerzo.

El amor se enfrenta constantemente al miedo colectivo e individual, a la ignorancia, a los patrones familiares destructivos, a la envidia y la distracción. Y es ahí, cuando tiene que salir y demostrar su fuerza, la cual es dada por nuestra atención y nuestro empeño, nuestra fuerza interior.

El amor cura, el amor sana, y requiere de escalones para crecer, a veces pequeños y fáciles, y a veces son montañas. Aceptemos esas subidas y sabremos que valen la pena.

FUENTE: Marco Antonio Rodriguez

Compártelo con tus amigos