Encotramos lo que andamos buscando?

Introducción:
Sobra decir que la motivación del ser humano es el motor que logra conseguir proezas y derrotas donde el principio y el final se confunden. Tal vez no hemos puesto a reflexión el proceso que subyace en la misma planeación hasta llegar a la frontera de la meta donde la victoria y la pérdida se distanciaban en el horizonte. El curso de las decisiones que se toman en el desarrollo humano implica defendernos, atacar e inclusive ser atacados por nuestra propia Percepción Selectiva. Me referiré a las cuestiones como problemáticas que exigen ser resueltas a menudo.
psicologia-test-ojo-luz-prueba


Desarrollo:

Para hablar un poco de la manera en que nos desenvolvemos en esta atmósfera, mueve un sistema lineal como el procesamiento de un ordenador simple; la información externa ingresa a nuestro cuerpo a través de nuestros sentidos, a esto de denomina percepción; prosigue el nivel de procesamiento de información, terminando en la ejecución de actividades internas o externas.
Nuestra manera en relacionarnos con la atmósfera en la que cursamos nuestros pasos y recolectamos la información para movilizarnos en ella, la asemejo a una orquesta de música clásica, donde cada nota es concordada con la siguiente para crear arte, de igual manera funciona nuestra capacidad perceptiva del mundo, proceso tras otro nos brinda la información suficiente para explotar o dejar en huelga nuestra “fuerza” de voluntad. En cada cuestionamiento que el desarrollo de un ser humano cursa me atrevo asemejarlo a una paleta de acuarelas de pintor, estas pueden mezclarse y dar vida en el lienzo de nuestra motivación.
En el laboratorio de las decisiones frente a los problemas cotidianos, James Hunter propone mezclar la percepción y los cuestiones que se desarrollan a menudo para ser resueltas con habilidad. Para explicarlo, textualmente en su libro “La Paradoja”  Hunter refiere: Ya conoces el viejo dicho: «Encontramos lo que andamos buscando» -dijo el pastor-. ¡Y qué verdad tan grande! Los psicólogos lo llaman «percepción selectiva». Por ejemplo, mi mujer y yo empezamos a buscar una furgoneta cuando tuvimos al niño y a mí me interesó la Ford Windstars. Antes de pensar en comprarme una nunca me había fijado en ellas por la carretera. En cambio, en cuanto me interesé por el tema, ¡empecé a verlas por todas partes! Llegué a pensar que era una conspiración o algo así. Creo que con lo de ser líder pasa lo mismo. En cuanto empiezas a buscar la parte buena de los demás, a fijarte en lo que la gente hace bien, de repente empiezas a ver cosas que antes nunca habías visto.”  Reflexionando este párrafo, cuando nos encontramos en una cuestión que requiere la más certera y épica solución, nuestra manera de relacionarnos o de captar información empieza a filtrar todo y llega aquella información que envuelve a la temática que planificamos en nuestra lógica de procesamiento que ha empezado conspirar con nuestra quietud, acarreando la inquietud, la cual moviliza la gama de pensamientos prolijos, disgregados, perseverantes, incoherentes, etc. frente a la temática del tema, lo que manifiesta en el relato del texto, “¡empecé a verlas por todas partes!” sucede a menudo en cada aspecto que por lo general es nuevo para nosotros en la cotidianidad.
La percepción de la información exterior se filtra a manera de seleccionar lo que nuestro “subconsciente” desea observar, la intriga de este proceso seria investigar si en verdad conspira contra nuestra quietud o nos ayuda a poder tomar decisiones que en realidad, detonando una gama de pensamientos como paleta de pintor para poder mezclar entre ellos y obtener un color conocido o desconocido.
Conclusión:
Usar este enfrascamiento de información llamada percepción selectiva, es una herramienta fundamental en el liderazgo, ya que al momento de usar esta manera de influenciar sobre los demás  y no el mandato para poder obtener resultandos esperados otra seria la historia y la convivencia que se forje en la cotidianidad, lo ideal deberíamos fijar nuestra percepción en algo que motive y detone el motor de decisión que es nuestra voluntad con una lluvia de pensamientos adecuados para una solución mejor.

Por: Juan F. Cadena: juankdna83@gmail.com

Compártelo y mira lo que sucede!