Estrés y vida sexual

Estrés y vida sexual
Sinopsis: 

Una de las situaciones más difíciles de nuestra cotidianidad es lidiar con el estrés. De hecho en ocasiones el exceso de trabajo o falta de ello, las prisas, el agobio y las situaciones económicas son detonantes que influyen en el origen del estrés.

El estrés afecta tu vida de tal manera que disminuye o debilita tu deseo sexual, a continuación daré una breve explicación de cómo solucionar esto. Físicamente, el hombre no puede tener una relación sexual placentera cuando en vez de pensar en el momento, piensa en que debe pagar la luz o el agua, el teléfono, el internet o que no termino de brindar los informes en la empresa. Son pequeñas situaciones que se vuelven en situaciones extremas y que posteriormente se alargan con periodos más estresantes.


Desarrollo: 
Hoy en día, las personas suelen tener una ansiedad de lograr todo a la perfección en todos los ámbitos, incluso en la vida sexual, sin embargo hay tantas cosas que tenemos en mente que impide ordenar lo que pretendemos hacer bien.
Esta presión por lograr la perfección en todos los ámbitos, incluso en el sexual, genera además de estrés ansiedad. Esa ansiedad por conseguir que todo sea perfecto, puede empañar de forma importante la relación sexual. Y porque las mujeres somos más emocionales que los hombres (cualquier factor psicológico o emocional nos afecta el doble), llegar al orgasmo ha dejado de convertirse en un momento de placer explosivo para ser una meta que alcanzar, por satisfacción personal, pero también para que la pareja sepa que la ha dejado plenamente satisfecha. Muchas veces, no llegar al orgasmo genera más sentimiento de culpa que ansiedad por conseguir placer.

Por lo regular, las parejas que centran sus relaciones sexuales en los genitales, son las que tienen más problemas de estrés. Cuando un hombre estresado llega a casa y trata de buscar sexo, su cuerpo no responde de la misma manera de cuando esta relajado y por consecuencia el placer nunca es suficiente para ambos.
Quien sufre más por esta situación es la mujer por el hecho de que casi nunca llega a alcanzar un orgasmo. Sin embargo, existen parejas que logran disfrutar de su sexualidad de una manera global, ya que la relación sexual no solamente es corporal, más bien la relación sexual es arte que encierra una complejidad. Más que corporal, la relación sexual es ambiental. Claro, la sexualidad es parte fundamental de la vida, pero no se debe dejar en segundo o tercer plano.

Lo más importante de una relación sexual es que hagas sentir a gusto a tu pareja. Debes de cuidarla y mimarla, a pesar de que tengas otras cosas en mente debes olvidarte de ello para enfocarte en el momento. Debes de darle la importancia merecida a cada beso que te brinda, porque más que un beso es una muestra de afecto. Una caricia forma un lazo, un vínculo, un momento que permanece en nuestro corazón por siempre, por eso la importancia de darle el tiempo y la dedicación al acto sexual es vital. Recuerda, siempre hay tiempo para mantener la llama de amor que un día los unió.

Compártelo con tus amigos