Estudio revela potencial cura al autismo

autismo

La cura al autismo es difícil ya que estos niños tienen conductas muy notables difíciles de tratar en las que destaca las conductas repetitivas similares a tics. Dentro de estas conductas se encuentran por ejemplo que el niño con autismo puede balancear la mano de manera constante hacia la derecha, izquierda o al frente.

Hace un tiempo un equipo de investigadores científicos de USA específicamente del centro médico de NYU Langone ha logrado descubrir que existen dos vías biológicas del cerebro del niño autista similar al cerebro de los ratones.

En esta investigación se logró comparar y hacer pruebas con el propósito de aumentar las contribuciones genéticas al autismo y por ende sugerir nuevas vías terapéuticas para su tratamiento.

Luego que un equipo de investigadores realizara una investigación acerca de una sospecha en una mutación genética vinculada al trastorno del espectro autista. Los investigadores de NYU Langone lograron vincular dos vías que relacionan las conductas motoras de los autistas con el cerebro de los ratos de investigación.

Investigación en laboratorio

Durante la investigación casi todos los ratones adultos se limpiaban unos a otros con una especie de peinado ‘mohicano’. Con esto se descubrió que los ratones también tienen conductas repetitivas y el origen genético de esto es el mismo que impide a los niños autistas desarrollar habilidades sociales, conductuales, cognitivas y motrices de manera normal. Los niños con autismo, según estos expertos, tienen comportamientos marcadamente disfuncionales, como movimientos repetitivos estereotipados.

Neurotransmisores del autismo

Durante este estudio de los ratones los investigadores eliminaron una proteína llamada Cntnap4, que son células cerebrales entendidas como interneuronas. Se logró encontrar la anulación de Cntnap4 que afectó a dos mensajeros químicos altamente especializados en el cerebro, GABA y dopamina, ambos neurotransmisores que liberan señales químicas por medio de una célula nerviosa a otra para estimular sensaciones similares en todo el cuerpo.

Neurotransmisor GABA

El ácido gamma-aminobutírico  o GABA es el principal neurotransmisor inhibidor en el cerebro. El GABA ayuda de alguna manera a controlar los impulsos del cerebro pero también aportar una regulación del tono muscular.

Neurotransmisor dopamina

La dopamina es un conocido estimulante hormonal, mejor conocido para producir agradables sensaciones calmantes.

Conclusiones:

Los ratones afectados con la reducción del Cntnap4 sufrieron una debilitación de la señalización del GABA y una sobre estimulación de dopamina. Por lo tanto, los investigadores suponen que está perdida tuvo efectos opuestos sobre los neurotransmisores porque el GABA es un neurotransmisor que se libera rápidamente y que al interferir en su acción como neurotransmisor solo se disminuye la señalización que logra generar el GABA. Ahora bien, la dopamina es aún más prologada ya que alterar su acción aumenta su liberación.

Gordon Fishell

“Nuestro estudio revela que para diseñar mejores herramientas para el tratamiento de una enfermedad como el autismo, hay que llegar a las raíces genéticas subyacentes de sus conductas disfuncionales, ya sea en ratones con ese pelaje especial o conductas motoras repetitivas en los humanos”

Compártelo y mira lo que sucede!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.