Saltar al contenido

Experiencias de un psicólogo: Porque algunas terapias fracasan

14 agosto, 2017
Experiencias de un psicólogo

Experiencias de un psicólogo

Durante mi experiencia como psicólogo he logrado darme cuenta del porque algunas terapias fracasan. Sí, así como lo explico…algunas terapias fracasan.

Sucede que el proceso terapeutico no solo depende del terapeuta sino tambien del paciente, por lo mismo ambos tienen la responsabilidad de hacer que la terapia funcione, pero he notado que en algunos casos la terapia fracasa porque el paciente divaga en sus creencias o juicios.

Las terapias fracasan porque existe una cortina de humo

¿Ulises dices que es una cortina de humo lo que hace que una terapia fracase? .. claro aunque estoy explicando esto a manera de metáfora. La cortina de humo es lo que hace James Bond cuando los malos se le están acercando. Presiona un botón y de la parte trasera de su automóvil sale un humo muy denso, el cual le permite escapar.

En terapia pasa con frecuencia lo mismo que hace James Bond, la diferencia es que en terapia es el paciente quien presiona el botón para que salga la cortina de humo y así huir de su realidad.

Muchas veces el proceso terapeutico esta asociado a algo muy profundo o doloroso por lo que el paciente prefiere utilizar una cortina de humo y asi evadir su realidad.

¿Cómo funciona una cortina de humo en terapia?

La cortina de humo sale a relucir cuando crees que todo va de maravilla. Estás progresando; estás llegando al corazón del problema y, de repente, el paciente se pone en blanco o todo comienza a volverse muy vago y confuso. Te estás acercando justo hasta la creencia y entonces esa parte protectora del paciente aprieta el botón. Y de repente notas al paciente perdido y confundido, divagando en otra situación que le aturde o que le apremia. Sea lo que sea, el objetivo de la cortina de humo es evadir la realidad.

¿Qué hacer cuando el paciente utiliza una cortina de humo?

Primero que nada, en realidad la cortina de humo funciona como una especie de mecanismo de defensa, no es malo, al contrario eso significa que estás muy cerca de lograr tu objetivo terapeutico y hacerle ver la realidad al paciente.

Como terapeuta, dejo que las cosas sucedan y por lo general me detengo en lo que estoy haciendo y permito que el paciente se centre en el humo cualquiera que sea la forma en que éste se presente para luego volverlo a la realidad.

La cortina de humo puede ser sólo una sensación que surja de la nada. Por ejemplo: “No puedo ir más allá”. O bien el paciente comienza de repente a cambiar de tema y a hablar de cosas que no tienen que ver con la situación.

Otras personas tienden a quedarse en blanco y hablar cosas vagas, incluso algunas se bloquean y no saben que decir. Lo importante es que el terapeuta se de cuenta de la situación y tenga la capacidad de revertirla para volver al paciente a la realidad para confrontar la situación principal que le aturde.

Ejemplo práctico

En una situación una chica en terapia estaba trabajando algunos cambios de conducta. Sin embargo, cada vez que estaba a punto de llegar a su objetivo que era manifestar la conducta de manera sensorial (que lo explicará vivencialmente), se volvía vaga. Todo se le olvidaba y empezaba a llorar. Pensé que sería buena idea centrarme en esta cortina de humo y le dije..”piensa en lo que ahora te esta haciendo llorar, céntrate, enfoca ese pensamiento y cuando lo tengas, deja que se aclare y empieza a ver la realidad”

En ese instante, empezo a agitarse deliberadamente, se puso muy nerviosa, se puso de pie y empezó a caminar muy rapido dentro de la clínica, de pronto se sentó frente a mi y me dijo: Un día, cuando tenía nueve años, mis padres me habian dejado sola con mi tio, me dijo que quería jugar a ser doctor conmigo y yo accedí, de pronto el empezo a quitarme la ropa pero yo lo veía como un juego y me divertía mucho, pero cuando intento quitarme la ropa interior no se lo permití así que me tomo por la fuerza rompiendo mi prenda interior y abuso de mi. Él abuso de mi, no me pude defender, no pude gritar, no pude hacer nada, en ese momento mi vista se nublo y solamente veía algo oscuro, sentí morir.  (para ese entonces ella estaba en el suelo llorando, se veía muy fatigada, lloró alrededor de 30 min. Pero luego de esta situación el proceso terapuetico empezó a avanzar más, por supuesto en aquella sesión tuve que cerrar el ciclo emocional de la paciente).

Cómo mencione al inicio, la cortina de humo es muy utilizada en los pacientes y se ve representada en la clínica como un mecanismo de defensa.  Seguramente más adelante seguiré escribiendo acerca de mi experiencia como psicólogo. Sí tienes alguna duda por favor envía un mensaje.

¿Te gusto el material? por favor comparte… nos seguimos comunicando por este medio. Saludos 🙂

Compártelo con tus amigos