Saltar al contenido

Frotteurismo: el placer de frotarse con otra persona

18 octubre, 2018

El Frotteurismo es una de las parafilias de las que se habla poco pero que en realidad afecta a un gran número de la población.

La característica esencial del «frotteurismo» implican el contacto y el roce con una persona en contra de su voluntad. Por lo general este comportamiento se produce en lugares con mucha gente, transportes públicos, aglomeraciones, centros comerciales, etcétera, en los que es más fácil escapar de la detención.

Aunque en situaciones como el “transporte público” una mujer puede ser tocada por un hombre en una aglomeración, es por desgracia, bastante frecuente que se vea normal en nuestra sociedad cuya cultura machista está lejos de ser superada, hay que distinguir entre el hombre maleducado y grosero que se aprovecha de estas circunstancias y el verdadero frotteur, como se describe a continuación. 

Frotteurismo

El frotteur aprieta sus genitales contra las nalgas de la víctima o intenta tocar los genitales o los pechos de las mujeres. Mientras realiza todo esto, se imagina que está viviendo una verdadera relación con la víctima. Sin embargo, es consciente de que, para poder evitar una posible detención, debe escapar inmediatamente después de tocarla.

Por lo general, esta parafilia se inicia en la adolescencia. La mayoría de los actos de frotteurismo tienen lugar cuando el individuo se encuentra entre los 15-25 años de edad. Después, la frecuencia declina gradualmente.

Los frotteur suelen tratarse de individuos pasivos o aislados, siendo, a menudo, esta su única vía de gratificación sexual, por lo cual estos actos parafílicos se suelen repetir con frecuencia. Aunque está extendida la creencia de que se trata de sujetos poco peligrosos, no debe olvidarse que en algunos casos se acompaña de una cierta hipersexualidad e impulsividad que pueden resultar dañinas para los demás.

En el año 1990 Freund realizó un estudio en el que señaló que el 61 % de los frotteurs tiene conductas exhibicionistas, el 30 % admite haber practicado el voyeurismo y el 22 % había cometido violación. De manera que las estadísticas revelan que un frotteur puede ser altamente peligroso si se deja llevar por la impulsividad.

Aunque es bien sabido que los frotteur lo hacen por placer, no se sabe si esta parafilia puede evolucionar y convertir al frotteur en un violador en serie dejándose llevar por el placer.

Actualmente se han realizado diversas investigaciones acerca de esta parafilia que se contemplan en el CIE-11 que es el sistema de clasificación de enfermedades mentales de la OMS. (Organización Mundial de la Salud), en el mismo se actualizan estudios acerca de esta parafilia.

Compártelo con tus amigos