Hablando de Sexo con mi hijo

sexualidad-sexo

Sinopsis: 

A continuación desarrollare una breve guía para conversar con tu hijo sobre temas sexuales Uno de los desafíos que como padres tenemos es hablar de sexo con nuestros hijos, de hecho en ocasiones resulta ser algo incómodo. Sin embargo conversar sobre este tema tabú es uno de los pilares que construyen la confianza padres-hijos. En ocasiones suele ser muy difícil hablar sobre estos temas por el hecho de que nuestro hijo (a) vive en su habitación y de allí no hay nada más.

Cuando los hijos viven encerrados en el cuarto por lo regular están sentados frente al computador. Si como padre o madre llegas a la habitación de tu hijo veras un cartel que dice: “¡No entrar!” y cuando vez este letrero sientes que estas frente a una muralla y te preguntas ¿Cómo le digo? ¿Cómo le explico? ¿Qué le debo decir?
Lo que debes de hacer es entrar con tranquilidad, tratando de buscar ropa sucia y mediante lo haces empiezas a tener una conversación con tu hijo. Seguramente tu hijo ha de sentirse incomodo porque es algo que regularmente no haces, el simple hecho de entrar a su habitación y coger la ropa sucia le da a entender a él que estas invadiendo su privacidad. De pronto te preguntará: ¿Qué haces? Y es el momento oportuno para empezar a tener una conversación con tu hijo.

Primero comienzas a hablar sobre sexualidad de una manera general, le cuentas un poco de tu experiencia como adolescente para que él se sienta identificado contigo. Obviamente el tratara de evadir el tema, pero es justo en ese momento tú debes de hacer lo siguiente:


Desarrollo: 

Háblale de tu “primera vez”
Sé muy bien que te resultara incomodo, pero lo más confiable y el mejor consejo que como padre el puedes enseñar a tu hijo es tu propia experiencia. Lo que implica madurez de parte de ti para tocar el tema, debes explicarle lo que tu hiciste, porque lo hiciste, con quien lo hiciste, cuales son las consecuencias y como poder prevenir algo indeseable.
Si tienes una buena relación con tu hijo hablar de esto no será un problema, más bien lo inquietara para saber más del tema. Claro, se debe explicar que esto no es una moda y que tampoco debemos dejarnos manipular por la presión de grupo. Nuestra primera relación sexual debe de ser en un momento de madurez y en donde exista compromiso afectivo con el otro.

Háblale sobre métodos anticonceptivos 
Si no conocemos los métodos anticonceptivos es necesario que aprendamos ya sea por internet u otro medio profesional y no sentirnos incómodos para hablar de esto. Al hablar de métodos anticonceptivos tú le enseñas a tu hijo a pensar en el futuro de sus hijos, porque si es necesario esperar a que termine la universidad, debe de esperar.
No se trata de prohibirlos sino de enseñarlos y explicarlos para mejorar su calidad de vida, ya que existen parejas jóvenes de 20-25 años que están casados y aun estudian la universidad, es allí en donde entra el tema de los métodos anticonceptivos. Para un adolescente es de fácil acceso adquirir preservativos, por lo que si como padres no hablamos de los mismos, la sociedad les dirá como usarlos, claro de una manera inadecuada.

El embarazo no deseado 
Lo que más aprecian sus hijos es su sinceridad, de manera que cuando contamos nuestras propias experiencias creamos un lazo afectivo. “Ser padre o madre no es fácil, pero sin lugar a duda es lo mejor que te puede pasar” esa es la premisa fundamental que debes de tomar cuando hables sobre un embarazo, en vez de juzgarlo por algo que hizo apóyalo. En momentos en que los hijos están mal, no necesitan un juez que les explique la falta que cometieron, más bien necesitan un padre, un amigo, un apoyo, para afrontar la situación difícil que viven. En vez de juzgar, debes de escuchar y responder de manera adecuada, no contestes por enojo o emoción que al final no saldrá nada bien.

Como le hablo de pornografía?
La pornografía es una situación en la que están expuestos todos los niños, adolescentes y adultos. Lo mejor es explicar que lejos de ayudar, lo que hace la pornografía es denigrar a la mujer al nivel más bajo que exista. El hecho de utilizar a la mujer de cualquier manera y hacer lo que uno quiera con ella incita a una desvalorización y discriminación de la mujer. Por lo que la pornografía destruye nuestra salud mental a tal punto que pervierte nuestra mente. De hecho, los modelos que la pornografía presenta son irreales, y que denigran lo que realmente es la sexualidad.

¿Cómo lo prevengo de los abusos? 

sexualidad-familia-niño

 Así como se planta un árbol. Que de primero se tira la semilla, y luego todo el cuidado posterior como agua, abono, buena tierra, etc. así como esta planta necesita de cuidados desde el inicio de su siembra, el niño también necesita desde su temprana infancia que se le cuide de todo abusador.
Los abusos por lo regular se dan cuando los niños son vulnerables y los niños son vulnerables solo en el momento en el que no sienten confianza con sus padres. No importa la edad, una chica de 25 años puede ser igual de vulnerable que una niña de 8 años. Si nuestros hijos no tienen confianza para hablar con nosotros son potencialmente vulnerables a los abusos de los demás. Debemos enseñarles a nuestros hijos que su cuerpo es suyo y que nadie puede tocarlo, observarlo, o sacarle fotos sin su permiso.

Lazos afectivos: 
Es casi seguro que nuestros hijos quieran evadir por alguna razón las pláticas sobre sexualidad. Cuando sea así, no debemos someterlos como a una clase magistral, al contrario debemos de hablarle de manera gradual a tal punto de crear un lazo afectivo entre tu hijo (a) y tú. Se supone que tú eres su padre y quieres ayudarlo, entonces llévalo paso a paso, todo tiene un orden, por lo que no debes de invadir su privacidad e intimidad, hazlo de poco a poco. Por ejemplo, puedes partir hablando de algo cotidiano y brindar una buena información o practicar con él o ella algún deporte o actividad que le guste, de esta manera tu mensaje será más efectivo que una clase magistral.

Compártelo y mira lo que sucede!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.