Ideas obsesivas: Cómo viven las personas que sufren este tipo de trastorno

Las ideas obsesivas forman un trastorno del contenido en el pensamiento de la persona en el cual las ideas, imágenes o impulsos reinciden y persisten en el campo de la conciencia, a pesar de la voluntad o deseo del sujeto de retirarlas del mismo.

Cuando una persona sufre de ideas obsesivas por lo regular reconoce que tales ideas, imágenes o impulsos son absurdos y critica además su persistencia y repetición constantes.

Ideas obsesivas

Las ideas obsesivas llegan a tal punto de volverse psicopatológicas ya que la persistencia y penetrancia, así como en su tendencia de repetición constante logra generar un “estado de angustia” pues interfiere obstructivamente en el curso natural del pensar de la persona.

Estas angustias formadas por ideas psicopatológicas obligan al sujeto a intentar retirarlas de su campo de conciencia. Sin embargo, todo esfuerzo realizado por la persona llega a ser inútil por sí sola y la persona que sufre de ideas obsesivas logrará fracasar sistemáticamente frente a esta situación.

Una persona que sufre de ideas obsesivas por sí misma siente que es necesario neutralizar este tipo de pensamientos o ideas e intenta hacer todo lo posible con tal de neutralizar este tipo de ideas. Algunas personas tienden hasta cambiar su humor, carácter y su manera de vivir, pero esto no es suficiente ya que cuando las ideas obsesivas se vuelven patológicas es necesario realizar una intervención psicológica por un profesional de la salud mental. (psicólogo)

Algunas soluciones temporales (ir al gym, correr, practicar algún deporte) que se pueden dar son realizar actos, ritos o conductas que ayudan a pensar en otras situaciones cotidianas, pero como su nombre lo mencionan son soluciones temporales.

Ejemplos de personas que sufren de ideas obsesivas

  • Se levanta a las 2am para revisar si el gas esta apagado
  • Se levanta a revisar la habitación de los demás para ver si no hay alguien más en casa.
  • Llama a la policía para informar que alguien quiere entrar a su casa a robar
  • Constantemente llama a sus familiares para hacerles ver que algo no anda bien
  • Se levanta por las noches para ver si la puerta esta bien cerrada
  • Se pone a contar los trastos de la alacena para ver si están completos
  • Empieza a decir “ridiculeces” en reuniones serias

Estos actos, cargados de alto valor simbólico e inconsciente son llamados “rituales compulsivos”. Es decir, la idea obsesiva, con la angustia que genera, intenta ser neutralizada a través del acto compulsivo, pero la persona siente volver a fracasar y esto le genera más ideas obsesivas.

Como mencione anteriormente, la única solución que se le puede dar a una persona que sufre de ideas obsesivas es llevarlo a terapia y empezar un plan de tratamiento, en algunos casos será necesario llevarlo al psiquiatra y es posible que se necesite de algún tipo de fármaco.

Compártelo y mira lo que sucede!