¿Que es la dependencia emocional?

La dependencia emocional es la necesidad extrema de carácter afectivo que una persona siente hacia su pareja a lo largo de sus diferentes relaciones. Este es el núcleo de una mala relación que involucra comportamientos de sumisión, pensamientos obsesivos en torno a la pareja, sentimientos intensos de miedo al abandono y demás actitudes que nos amarran al otro.

De manera que la dependencia emocional es la necesidad afectiva extrema de una persona hacia su pareja. Una necesidad denota el componente de dependencia en una relación, es decir que deseamos estar con alguien, aunque el otro no lo desee.

Cuando la depender se vuelve una necesidad

La dependencia emocional genera un sentimiento de intensidad que nos hace anhelar estar con el otro en todo momento. De pronto queremos saber qué hace el otro, con quien está, a qué horas sale del trabajo, a qué horas fue su última conexión en WhatsApp, a quien llama con frecuencia, con quien sale, entre otros. Muchas veces sin darnos cuenta la necesidad de saber del otro se transforma en dependencia emocional y luego pasa de amor normal a amor patológico.

Cuando la necesidad de afecto se vuelve dependencia emocional

Convengamos en que todos los seres humanos tenemos necesidad de afecto. Partiendo de esto, tanto hombres como mujeres sentimos una necesidad de afecto del otro y esto no está mal. El problema surge cuando este afecto se vuelve una dependencia emocional.

¿Cómo saber cuándo el afecto se vuelve dependencia emocional?

El afecto se vuelve dependencia cuando queremos estar en todo momento con el otro. Invadiendo así su privacidad y su libertad. Hay hombres y mujeres que aburren al otro porque no permiten que el otro sea libre. Por ejemplo: mandan decenas de mensajes, llaman al móvil a cada momento.

No está mal querer saber del otro, pero creo que en una relación de confianza basta con una llamada o mensaje al día para saber cómo se encuentra el otro. Una relación sana se fundamenta en la confianza.

Más allá de la dependencia

Volviendo al punto. La dependencia emocional se vuelve un deseo irresistible del otro de carácter puramente afectivo, sin explicaciones de otro tipo que pudieran justificar dicho deseo. Es concebir la vida siempre al lado de alguien al que se idealiza y se le mira como el amor de su vida.

Las personas que sufren de dependencia emocional suelen tener parejas desde la adolescencia y si es posible intentan estar con alguien siempre. Una de las consecuencias que trae esto consigo es que después de una ruptura, vivida como un acontecimiento verdaderamente catastrófico, intentan reanudar la relación por nefasta que haya sido o bien buscan a otra persona que cubra su necesidad extrema de estar acompañados de alguien.

Así, las relaciones de pareja que suelen llevar a cabo los dependientes emocionales son de sumisión e idealización de otra persona, quien se convierte en el centro de atención y de la existencia, en el único referente válido de pareja, en la persona alrededor de la cual gira todo, incluido el dependiente.

La dependencia emocional puede convertirse en un círculo vicioso lo que genera una baja estima de parte del dependiente a tal punto de lograr aceptar cualquier tipo de manipulación de parte del otro.

Si estás pasando por un proceso de dependencia emocional y no sabes cómo salir de esta situación puedes consultar conmigo a través de Skype, WhatsApp, Messenger o email y con gusto te enseñare las técnicas y estrategias para poder salir de ese círculo vicioso que se llama “dependencia emocional” …. ¿lo intentamos?

Compártelo y mira lo que sucede!