La Envidia en los niños

La Envidia en los niños

Desarrollo:

El puesto que ocupa el niño una serie de hermanos y el orden de nacimiento, influyen la formación del estilo de vida, junto a la opinión o construcción que hace el niño de esta situación. Para considerar este factor además, que contar con la diferencia de edad entre los hermanos. Por ejemplo en una familia de muchos hijos, si hay grandes diferencias de edad entre los conjuntos de hijos, es decir entre más de tres años; hay que considerarlos como un conjunto independiente para valorar este factor.

Es como distinguir cinco puestos en la serie de hermanos:

1. El hijo único: su venida al mundo suele ser recibida por los padres como un don especial. Suele ser un niño muy mimado y consentido por la madre; de modo que el niño puede desarrollar lo que se ha llamado complejo materno o complejo de Edipo, donde desea estar muy cerca de la madre y expulsar al padre del círculo familiar. Si la atmósfera familiar es democrática y no se mima demasiado niño; estos niños suelen desarrollar habilidades y talentos activos-agresivos, de dominio y autosuficiencia y se convierte en niños precoces y sabiondos. Si la atmósfera familiar es disfuncional suelen estar predispuestos a un estilo de vida problemático.

Es más parecido al hermano mayor: respetuoso de la ley y del orden, dogmático, etc. como tiene la competencia del hermano y convivirán parte del día con personas mayores, actúa como un adulto. Se caracteriza por ser y hiperadaptado y manejador. Está a la vez en el mejor y el peor de los casos. No tienen que competir por las atenciones y el tiempo que les dedican el padre y la madre suelen tener muchas de las características del primogénito pero al mismo tiempo conservan ciertos rasgos infantiles de adultos.

La falta de contacto con otros niños y niñas en los primeros años puede provocar en ellos una tendencia ser solitarios, y prospectivos y no saber compartir porque que no están acostumbrados a lidiar con las complejidades de otros seres humanos.

Los rasgos de personalidad van a depender, más que en el caso y de hijos e hijas con hermanos y hermanas, de las influencias del padre y la madre. La mayoría de los casos se siente bien consigo mismos, con alta autoestima y con menos necesidad de controlar a los demás. No sienten resentimientos frente a la autoridad, esperan y aceptan ayuda, pretende mucho de la vida, suelen destacar en el colegio, tener éxito y tendencias perfeccionismo. En general, de adultos son personas bien adaptadas.

El hijo único suele ser más favorecido que la hija única. Recibe constantemente aprobación aliento y respaldo. A menos que lo desee, no se desvive por nadie. Habitualmente es el genio de la familia, atractivo y un poco solitario.

La hija única piensa que es una persona especial. Anhela recibir aprobación. A la vez madura y perpetuamente infantil. Suele estar sobreprotegida por el padre y la madre y espera similar protección siendo adulta. Suele ser muy inteligente competente, desea tener amistades con relaciones estrechas pero no está muy capacitada para lograrlo fácilmente.

Características del hijo único
• Acostumbrados el centro de la atención
• Fácilmente se desalienta
• Se le dificulta la sociabilidad
• Siempre aguarda que alguien hubiere o ayude
• Muy interesado en sí mismo
• Prefiere la compañía de adultos se utiliza vocabulario adulto
• Inseguro algunos aspectos

2 El hijo primogénito o mayor:

Durante un tiempo es el hijo único. Con la llegada del hermano suelen experimentarse la vivencia de destronamiento presupone percibir que ha dejado de ser el centro de atención para los padres. En la mayoría de los casos suele superar este acontecimiento y sea auto afirman para salir adelante; pero si fracasan adopta una posición pesimista ante el presente y el futuro, y temen ser superados por otros en competencia. En este último caso añoran el pasado y detestan el presente y futuro; lo que suele llevarse adoptar actitudes conservadoras ante la vida.

Para superar este conflicto trata de emular a sus padres. En su rol de padre suplente exagera la importancia de la ley y se convierte en ultraconservador. Se caracteriza por ser dogmático, socialmente dominante, ambicioso, celoso de su posición y permanece siempre a la defensiva. Todas sus acciones están dirigidas a obtener logros específicos, nada de lo que hace está librado al azar cuando se impone una meta, no se detiene hasta lograr la por completo. Suelen ser reservados y pudorosos.

Durante los primeros años, el primogénito es único y recibe todo el amor, la atención, la inseguridad y la inexperiencia de los padres, por lo general, tienen a sobreproteger y dejarse manipular por el niño o la niña. Cuando se ha acostumbrado a su situación privilegiada, es desplazada por el segundo hijo o hija de seguido si la diferencia entre ambos es mayor de cinco años, no suele haber representado una amenaza para el mayor porque éste ya tiene un lugar en el mundo exterior a su familia y una identidad establecida. Cuando la diferencias menor de cinco años, el mayor de su vida perturbada.

Considerando de un intruso, una amenaza y se encuentra desplazado, haga lo que haga el padre y la madre. El primogénito siente celos en mayor o menor grado y es posible que nos manifieste con comentarios verbales de rechazo, con conductas exageradas para atraer la atención del adulto o con regresión en habilidades que había adquirido. Cuando él segundo es de distinto sexo, la reacción negativa del mayor no son tan extremas.

Habitualmente los hijos mayores esfuerzan mucho por complacer los padres, suelen tener muchas cualidades mentales, cuidan de sus hermanos, somos responsables, verbales y con dotes de liderazgo. Es posible que tiendan a ser introvertidos y que deseen ser los mejores en lo que realicen, pueden convertirse en perfeccionistas que se preocupan por todo y no se atreve a cometer errores o a decepcionar a los padres u otra autoridad.

No le gustan los cambios, es más tenso, más serio y reservado que los demás les cuesta aceptar las críticas, utilizan su poder para salirse con la suya y toleran menos los errores ajenos.

La hermana mayor de mujeres, por lo general, es brillante, fuerte e independiente, capaz de cuidar de sí misma y de otros. Es desenvuelta, organizada y dominante.
Hermano mayor de varones es una mujer fuerte, independiente, práctica, sensata y tiene un buen nivel de autoestima, aunque a veces puede parecer retraída.

El hermano mayor de varones es el jefe, en muchos casos un líder de hombres y les gusta estar al mando en todos los aspectos de su vida. Es muy meticuloso con su persona y sus posesiones. Puede ser perfeccionista en algunos aspectos como de ser el orden en casa ocupe de ganar en todos los juegos. Suele tener éxito en lo que hace.

El hermano mayor de mujeres más desenvuelto y divertido que el hermano mayor de varones. En algunos aspectos puede ser un hedonista, pero considerado desprendido. Le gusta ser líder y jefe en el trabajo, pero siempre será simpático y transigente.

Características del hijo mayor
• Asume la responsabilidad sobre sus hermanos
• Inclina o proteger a otros
• Tiene restablecer y conservar el orden
• Se lleva bien con figuras autoritarias
• Probablemente logren metas altas
• Siempre busca poder
• Necesita sentirse bueno, perfecto y superior para entronizarse
• Tendencia conservadurismo

3 El segundo hijo:

Suelen adoptar una actitud de competencia con el hermano mayor, lo que a luchar como un igual le suele facilitar, por lo general, un estilo activo, superador y un comportamiento futuro de cooperación. Sus actitudes suelen ser progresivas y abiertas. Cuando existe mayor diferencia de edad con el hermano mayor y una muestra familia disfuncional suelen desarrollar actitudes de debilidad de inferioridad. Si aún llega tercer hermano tendrán que pasar además por referencia del destronamiento.

No puede llamar la atención emulando sus padres. Por lo tanto, es más propenso cuestionar el equilibrio familiar y a desarrollar una personalidad revolucionaria. Es más condescendiente y abierto a la sociabilización. Se comporta como si estuviera en una carrera porque quiere recuperar el tiempo perdido. Está siempre a todo vapor. Sus acciones están dirigidas e investigar, descubrir o simplemente ratificarse. Al realizar cualquier tarea, puede cambiar de objetivo, métodos y hasta de meta, tantas veces como sea necesario hasta que se aburra un logre un resultado satisfactorio, que no siempre coincide con el objetivo inicial.

El segundo hijo o hija se encuentra con un hermano o hermana más grande, más fuerte y más capaz de hacer cosas que él, es un modelo a imitar. La relación varía entre compañerismo y rivalidad. Disfruta estando con el mayor pero envía sus privilegios y compite por lograr la atención y aprobación del padre y de la madre. Intente emular las habilidades por las cuales el mayor recibe atención, pero al no lograrlo, desarrolla las supuestas para conseguir su objetivo.

Cuando la diferencia de edades mayores de seis años, el segundo lo considera como un adulto y el envés de igualarlo o ser su opuesto, pretenderá manipularlo como hace con el padre y la madre.

Con el segundo hijo o hija, el padre y la madre tienen más experiencia, menos inseguridad, ansiedad, expectativas y tiempo para dedicar en exclusiva al nuevo de. Por eso desarrollan menos conductas indulgentes, respetan más su ritmo devolución y lo presionan mucho menos. En consecuencia la maduración es más natural pero los logros son menores en el segundo hijo o hija.

Habitualmente, el segundo hijo o hija es el pequeño de la familia, y es posible que continúen tratándose así toda la vida. Los hijos o hijas menores suelen carecer de autodisciplina, les cuesta tomar decisiones porque siempre tuvieron a alguien mayor que resolviera todo y siguen esperando que les resuelvan los problemas.

También puede ocurrir lo contrario y rechazar toda ayuda. Suelen tener menos ambiciones en la vida que los mayores, son propensos a quebrantar reglas sociales radicales actividades creativas. Enfrentar la vida de forma aventurera, les gusta probar cosas nuevas y desarrollar un estilo manipulador para conseguir lo que desea. Tienden a ser seguidores más que líderes y, en función del trato que hayan recibido la familia de origen, pueden ser sociables simpáticos desenvueltos o bien tímidos e irritables.

La hermana menor de mujeres tiende a ser espontánea, alegre, aventurera, la pequeña toda su vida. Posiblemente desordenada y caprichosa. Puede llegar a ser competitiva, sobre todo con los hombres.

Hermana menor de varones suele ser simpática, optimista, atractiva y divertida. En ocasiones es la preferida de la familia y las cosas tienden a salir le bien con poco esfuerzo. En su vida adulta elegir amistades masculinas y de trabajo se desenvolverá mejor como empleada con un jefe varón de avanzada edad.
El hermano menor grado les puede ser intrépido, agudas, testarudo, caprichoso y rebelde. Con frecuencia es impredecible cambia el estado de ánimo repentinamente. No le gusta ser planes, vive en función del presente de sus deseos inmediatos. Puede ser simpático y encantador cuando todo le va bien y mostrarse ausente cuando la situación no le agrada no le gusta perder y es tímido con las mujeres.

El hermano menor de mujeres reside cualidades femeninas durante toda la vida. Si las hermanas fueran dominantes en su infancia, tenderá a ser rebelde, si es el caso contrario dispondrá de su autoestima alta. Todos los miembros de la familia suelen mimarle, así que no precisamente deberá esforzarse para atraer la atención. Puede convertirse en un arrogante y pensar que las mujeres lo pesan y lo complacieran toda su vida. Aunque en general es afable, suele tener cambios de humor. No le gusta cumpliendo normas y se desenvuelve mejor en actividades que no requieran automotivación. No suele estar en competitividad.

Características del hijo segundo
• Puede tratar de emular mayor
• Trata de serlo puesto mayor
• Puede rebelarse para encontrar su propio lugar o desarrollar propuesta pasiva
• En ocasiones hiperactivo y ambicioso
• La competencia por el convertirse en rivalidad

4 El hijo o la hija del medio

La llegada del tercer hijo o hija afecta más al segundo que primero. Esto no sólo tiene a alguien más grande y capaz que le marca el paso, además se siente desplazado por la idea de un deber más gracioso independiente. Es a la vez el hermano mayor del que sigue y el hermano menor del primero, por lo que puede sentir confusión sobre su identidad y no desarrollar rasgos distintivos porque vacilan entre ser como mayor o como el pequeño.

Nunca vive la experiencia de contar con el padre y la madre para él solo, ni recibir tanta tensión con el primogénito. De adultos, tienden a ser menos capaces de tomar iniciativas o pensar de forma independiente. Seguido de los hermanos y hermanas, son los que tendrán menos éxitos escolares, suelen pensar que la vida es injusta y para sentir que son importantes se vuelven competitivos y adoptan actitudes destructivas si con ella se ven triunfadores. En general, desarrollarán hábitos y comportamientos molestos que llamen la atención. Son más responsables que los hermanos menores, pero tienen más problemas y se muestran más introvertidos que sus hermanos o hermanas. Llegan a ser expertos en tratar con todo tipo de personas, amigables y buenos negociadores porque han aprendido a tratar con las diferentes personalidades de sus hermanos. De adultos eligirán trabajos que requieran tacto, pero poco empuje y también en los que puedan obtener atención reconocimiento y afecto.

Son muchas las combinaciones posibles de la posición intermedia, variando en función de la edad, el sexo y la cantidad de hermanos y hermanas, pero en general, el hijo o la hija del medio desarrollarán más rasgos característicos propios de la posición de nacimiento a la que está más cercano. El que está exactamente en el medio de los hijos o hijas del mismo sexo se encuentra en la peor situación. Recibirá menos atención y necesitará competir más; entre una mezcla equitativa de características propias del mayor del menor, sintiendo más ansiedad y será más autocrítico. Si dijo la hija del medio son de diferente sexo del resto, recibirá más atención que toda la familia y, en el caso de ser mimado, tendrá dificultades para ser amigos de su mismo sexo.

Características del hijo intermedio
• Sensación de no ser particularmente especial
• Puede sentirse apiñado, inseguro de su posición
• Puede ser introvertido
• Puede ser un buen diplomático de mediador
• Codicia de igualdad
• Protesta pasiva hacia arriba y activo hacia abajo
• Se resiste con los excluye
• Generalmente no toma la iniciativa

5 El hijo menor o Benjamín.

Estos niños están la salvaguarda de su preferencia del destronamiento, y suelen estar muy mimados por toda la familia. No puede ser destronado de nada y está lejos de batir a nadie. Esta situación no hacen distraído, impuntual, descuidado y malcriado. De sentirse ensombrecido por sus hermanos mayores exitosos puede sufrir el sentimiento de inferioridad y tener baja autoestima. Cuando el fin decide competir, puede lograr triunfos en actividades totalmente diferentes a las del resto de la familia. De continuar con sentimientos de inferioridad y no hallar algo a que aferrarse como objetivo, se encuentra en un estado de vulnerabilidad, que puede llevarlo situaciones negativas como el fracaso escolar y especialmente susceptible de accidentes. En una atmósfera democrática y de no excesivo mimo tendrán una excelente oportunidad para contactar con una multitud de diversidad de experiencias; y facilitará en ellos una gracia y talento especial.

Características del hijo menor
• Elude sus deberes
• Auto indulgente
• Muy creativo y hábil
• Puede intentar sobrepasar los mayores
• Sensación de no poder no deber
• Muchos grandes planes que no funciona
• Frecuentemente malcriado

Compártelo y mira lo que sucede!