La magia de la psicoterapia infantil

psicoterapia infantil
Sinopsis: 

Han pasado casi un siglo desde que se inició la psicoterapia infantil. Hoy en día diferentes corrientes psicológicas están incorporándose al campo de la psicoterapia infantil, produciendo así la facilidad del abordaje en problemas infantiles.

 Dentro de las corrientes psicológicas se encuentra la Gestalt que a pesar de ser la más joven, no ha dejado de aplicarse en diferentes campos. Dentro de los psicólogos de corriente Gestalt que han aportado al movimiento de esta corriente se encuentra Violet Oaklander quien en su libro “Ventanas a nuestros niños” explica el proceso terapéutico desde el punto de vista Gestalt. Otras aportaciones de esta autora también son la publicación de su artículo “The relationship of Gestalt Therapy to Children” como, también un artículo de Raymond L. Ownby “Gestalt Therapy with Children”

La psicoterapia infantil es un campo muy amplio y que demanda gran profesionalismo y preparación del terapeuta de niños. Por esta razón considero que no podemos dejar fuera otras corrientes que nos aportan gran riqueza de conceptos que fundamentan la formación teórica del psicoterapeuta infantil y que además complementan a la Psicoterapia de la Gestalt, ya que una de las características de esta última es precisamente la integración de diferentes corrientes a su cuerpo teórico.


Desarrollo: 
Si bien son muchas las corrientes psicológicas que se abocan a la psicoterapia infantil, en este trabajo he centrado la atención en dos de ellas: el Psicoanálisis y la No Directiva. La primera porque no sólo fue la iniciadora en este campo, con el caso Juanito, y los demás aportes de Sigmund Freud al conocimiento del niño que conmocionaron la visión que hasta entonces se tenía de la infancia, así como las aportaciones de Melanie Klein a quien se le considera la pionera del psicoanálisis infantil, por la gran magnitud y profundidad de sus estudios realizados con niños. El psicoanálisis, por lo tanto, constituye la fundamentación teórica esencial en la terapia infantil.

En segundo lugar, se encuentra el enfoque de la terapia No Directiva de Carl Rogers, de la corriente Humanista, por su aportación tanto en el campo de la teoría, de su concepción del hombre, así como por las técnicas que aporta a la terapia de juego.

Las conclusiones que se obtienen en común de estos dos enfoques, para ser retomadas a su vez por la Psicoterapia Gestalt, son las siguientes:

• La concepción dinámica e integral del niño. Se ve al niño con relación a su familia y a su ambiente, como un ser que se encuentra en un proceso de cambio y de formación.
• Basado en lo anterior, el diagnóstico y tratamiento del niño es dinámico e integral, toma en cuenta a la familia y a su entorno, incluyéndolos de alguna manera en la terapia del niño.

Las contribuciones teóricas del Psicoanálisis y la Terapia No Directiva, son esenciales para el conocimiento del niño, de su formación y de su abordaje terapéutico. Asimismo, han hecho grandes aportaciones a la técnica de la psicoterapia infantil.

La Gestalt retoma algunos conceptos teóricos y prácticos del Psicoanálisis y la Terapia No Directiva y los aplica a su propio cuerpo conceptual del trabajo con niños. De esta manera íntegra tanto las disciplinas auxiliares -Psicoanálisis y Terapia No Directiva-junto con la Gestalt, formando un cuerpo único e indiferenciado que se constituye ahora como la psicoterapia Gestalt infantil que tiene abiertas sus puertas para enriquecerse y crecer con aportaciones y experiencias a este nuevo campo que recién ha dado sus primeros pasos.

El valor de la Gestalt en psicoterapia infantil: 

• Más que una técnica psicoterapéutica la Gestalt son principios que están dirigidos específicamente a los niños, haciendo énfasis en vivenciar el momento psicoterapéutico. Esto resulta oportuno ya que el niño no habla de lo que le pasa al contrario lo juega.
• La técnica Gestalt constituyen el juego por excelencia en donde el niño logra ser el mismo y por consecuencia se produce una innovación en el abordaje del juego como técnica terapéutica.
 • En la técnica Gestalt los niños son quienes forman su verdadera terapia infantil, más que el conocimiento o técnica del terapeuta, el niño es quien crece junto al proceso terapéutico.
 • Sólo puede haber terapia infantil si hay dos que jueguen, y es así como el terapeuta, en cada sesión, con cada niño, recupera y pone en “juego” una parte de sí mismo, aquella parte más preciosa con la que un ser humano cuenta, su propio “niño interior”.
• Asimismo, en esta interacción de juego del niño y el terapeuta, el primero logra crecer, dejando atrás no sólo su síntoma, sino lo más importante: reconociendo y recuperando todas sus potencialidades de expresión como ser humano.

¿Cómo es que se llega a este proceso terapéutico? 

Como lo mencione antes, no se trata tanto de que tan preparado este el terapeuta aunque si es fundamental. Sin embargo considero que quien le da vida al proceso terapéutico es el niño en vez del terapeuta, el niño es quien sale adelante es quien le da la magia al proceso terapéutico, es algo mágico lo que sucede durante el tiempo de terapia, es algo que queda más allá de las palabras y algo más allá de lo que pudiera escribir.

La satisfacción de ver como el niño en su propia magia logra mejorar durante el proceso terapéutico no tiene precio. Cada que brindo terapia a un niño aprendo algo nuevo de ellos y siento que cada vez vuelvo a ser el niño que un día fui sin despersonalizarme.

Solamente alguien que ha tenido la dicha de vivenciar las mejoras durante el proceso terapéutico de un niño puede entender de aquello que hoy escribo. Así que, en esta ocasión, quisiera darle gracias a todos aquellos niños que han pasado por el repertorio terapéutico de este servidor porque cada niño me ha enseñado algo distinto y cada niño me ha enseñado que me falta mucho para poder llegar a entender el corazón de un niño. Pero lo más importante es que cada día vuelvo a ser el niño que un día fui. Gracias a todos aquellos padres que me han brindado la confianza de trabajar con sus niños, para mi más que un privilegio, es un placer. 🙂

Referencia:
Amescua Guadalupe (1997) “La magia de los niños”© Editorial Academia, 1997, La Habana Cuba

Compártelo con tus amigos