La mente absorbente del niño

niño

Sinopsis: 
María Montessori explica que la educación es el medio para la reconstrucción del mundo. Para Montessori la educación es la base que construye una sociedad pacífica y armónica que por consecuencia elimina la violencia y las guerras.

Esta es una idea que pretenden renovar y reconstruir las construcciones sociales que hasta hoy en día son violentas, de tal manera que para emprender una construcción educativa a la sociedad se necesita también de la ayuda de la filosofía y la religión.

El verdadero objetivo de la educación es potencializar las habilidades del niño a tal punto que sea alguien autónomo en sus juicios. Desarrollar el potencial de cada niño, debería de ser el punto de auge en una nación.  

¿Por qué es importante educar al niño?

La mente del niño es como una esponja que absorbe todo de manera inmediata, en especial durante los dos primeros años de vida que son los más importantes para su desarrollo posterior. De manera que durante los primeros años de vida el niño tiene una mente capaz de absorber conocimientos y el poder de instruirse a sí mismo; basta una observación superficial para demostrarlo.

De la misma manera, se menciona que dichos años vitales del hombre porque son en los que aprende el único lenguaje que adquirirán con “perfección y sin titubeos”, pues nadie le impartirá enseñanza alguna al niño.

Desarrollo:

Durante el tercer año de vida el niño ya habrá establecido cimientos de la personalidad humana, necesitando así de la educación escolar. Montessori tenía una escuela al que llamaba “Casa de los niños”; esta se caracterizaba por tener un ambiente especial y preparado para el niño. En esta casa de niños, Montessori se dio cuenta que el uso que el niño le da a su mano está relacionado al desarrollo de su carácter, la capacidad de obedecer y la iniciativa. Sugiere que el desarrollo del movimiento se halla bastante ligado con la vista. Montessori menciona que permitirle al niño realizar sus propias acciones, lo conducen hacia un camino de independencia y autonomía.

Desarrollo e Imitación del niño:

niño-aprendizaje-

Para Montessori es de vital importancia que el niño comprenda antes de imitar, no basta con dar un buen ejemplo; lo importante es que el niño se encuentre preparado para imitar, se debe crear en sí mismo la posibilidad de imitar. El proceso educativo debe evolucionar, caminar y mirar siempre más lejos para que el niño se enriquezca cada vez más.

El niño tiene diferentes etapas evolutivas y es necesario que el conozca del porque sucede cada una. De esta manera el niño aprende y empieza a independizarse. La primera adquisición que el niño perfecciona es el lenguaje. De manera que debemos proporcionarle el ambiente adecuado para que pueda imitar. Posterior a esto, viene la escritura que también está relacionada al lenguaje.  

El poder de la Imaginación

Durante el proceso evolutivo de la educación, el niño podrá imaginar muchas cosas y es nuestra responsabilidad encaminarlo hacia lo correcto. Un buen educador es capaz de orientar las interpretaciones sobre el carácter a través del desarrollo en las sucesivas edades hasta la madurez del hombre.

Montessori mencionaba que el desarrollo no puede enseñarse, eso ya es algo innato. Por ejemplo en la “Normalización” que es la concentración en un trabajo es importante que el ambiente tenga motivos que haga que el niño preste atención a lo que realiza.

La normalización es un proceso evolutivo del desarrollo que está ligado al contexto. Es decir que el educador juega un papel importante al crear el ambiente adecuado para el proceso de enseñanza-aprendizaje durante el proceso de desarrollo del niño.

El proceso de normalización debe liberar las acciones del niño, permitiéndole la libre elección de sus ocupaciones en un ambiente de intereses progresivos. Si el ambiente de la escuela del niño es cerrado favorece la concentración. Dentro de éste ambiente hay cosas que todos los niños prefieren (por experiencia) y deben ser consideradas esenciales. Es importante tomar en cuenta que el mayor perfeccionamiento de los niños se produce a través de las interacciones sociales, porque es mediante esta habilidad en la se establece una conexión natural.

Es importante tener en cuenta que podemos equivocarnos y tener muchos errores en el proceso educativo del niño por lo que estos errores se van corrigiendo de manera espontánea durante la vida del niño. Por ejemplo: podemos enseñar matemáticas pero el ambiente no es el adecuado para fomentar la imaginación del niño. Esta acción puede ser un punto en contra, porque al niño no le interesara. Cuando la enseñanza se vuelve muy metódica en vez de interactiva el niño pierde el interés. A esto me refiero con errores que podemos cometer como educadores.

El educador debe despertar sabiduría e inteligencia en el niño, debe dejarlos expresarse libremente pero cuando la ocasión lo amerite, una vigorosa y firme represión es un verdadero acto de bondad hacia esas pequeñas almas. El educador debe prepararse previo a brindar su clase para tener una imaginación viva y tener fe en lo que el niño revelara a través del trabajo.

Referencia:
La mente del bambino. Mente assorbente, Garzanti, Milano 1952 (I edizione originale inglese con il titolo ‘’The absorbent mind, 1949).

Compártelo y mira lo que sucede!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.