La Terapia de Reorientacion Sexual

Richard Cohen: La terapia de reorientación sexual

Psicólogo y terapeuta norteamericano Richard Cohen. Su biografía es un ejemplo de superación. Cohen mantuvo desde los 17 años numerosas relaciones con hombres, hasta que, insatisfecho con esa vida, decidió cambiar y, contrariando a los que le argumentaban que aceptara su orientación sexual, buscó y encontró otra alternativa. Gracias a una adecuada terapia superó la homosexualidad.
La terapia dirigida exclusivamente a personas homosexuales o bisexuales (en ningún caso a personas heterosexuales) que deseen cambiar de orientación sexual puesto que considera la homosexualidad como un comportamiento que puede ser modificado.Con el tiempo llegó a enamorarse de una mujer con la que actualmente está casado y tiene tres hijos. Desde entonces, Richard Cohen se ha convertido en uno de los principales especialistas en la materia, tratando y consiguiendo que muchos homosexuales reorienten su sexualidad.

 

Según Cohen el homosexual no nace, se hace. En algunos casos, el niño, por una fuerte proximidad con su madre, interioriza la feminidad, desvinculándose de su padre y de la masculinidad que él representa. Para dicho autor, dentro de cada homosexual hay mucho dolor que aliviar y hondas heridas emocionales que curar.

Entrevista a Richard Cohen
EL diario el PAÍS de España en su casa en las afueras de Washington, en una consulta decorada con una pequeña bandera gay, muchos libros y una foto con su mujer y sus tres hijos.
Pregunta: ¿Cree que la homosexualidad se puede curar?
Respuesta: ¿Qué quiere decir con curar? No entiendo la palabra.
P: ¿Sanarla, entonces? Es la palabra que emplea en el libro.
R: En 2008, la Asociación Norteamericana de Psicología dijo que aunque ha habido muchas investigaciones sobre las posibles causas genéticas, biológicas u hormonales de la orientación sexual, no ha habido descubrimientos que les permitan a los científicos llegar a la conclusión de que la orientación sexual esté determinada por uno o varios factores particulares. La ciencia dice que la gente no nace gay.
P: Lo que usted hace, ¿es una terapia que revierte una supuesta fase gay?
R: Yo creo en el derecho del cliente a la autodeterminación y libre albedrío. Si alguien quiere vivir una vida gay, lo respeto. Y si alguien quiere explorar las posibilidades de cambiar de gay a heterosexual, también lo respeto.
P: Pero niega la posibilidad de que la homosexualidad sea biológica.
R: Si hay algo biológico en ella, mi experiencia dice que es que aquellos que experimentan sentimientos homosexuales son hombres y mujeres extremadamente sensibles.Viven una relación con sus padres, con sus compañeros y con su entorno, distinta a la de sus hermanos y a las de otra gente a su alrededor. Esa sensibilidad puede sentar las bases para los sentimientos homosexuales.
P: Por lo que usted ha escrito, cree que es el entorno familiar, escolar, de amistades, lo que determina la homosexualidad.
R: Efectivamente, es algo de suma importancia.
P: Y, ¿cómo hace usted que alguien evolucione de tendencias homosexuales a tendencias heterosexuales?
R: Durante los pasados 21 años, en los que trabajé como psicoterapeuta, desarrollé un protocolo para aquellos que quieran cambiar, no para los que estén contentos siendo gais. Yo mismo viví como gay, tuve una pareja gay durante tres años.
P: ¿Había algo dentro de usted que le decía que aquello no era correcto?
R: No. Lo que pasa es que desde pequeño, siempre tuve un sueño: estar casado con una mujer y tener una familia. No fue la presión de mis padres, de la sociedad o de la religión. Era yo mismo, que tenía el sueño de casarme con una mujer y tener niños.
P: ¿Fue fácil para usted dejar de ser gay?
R: No. Se me dijeron muchas mentiras. Que encontrara a la mujer adecuada que me volviera heterosexual. Me casé. Pero reprimía los deseos homosexuales. No los había resuelto. Hice mi terapia después de casarme. Fue un proceso complejo, duro. Muchos terapeutas me decían que yo había nacido gay, que no había nada que hacer. Que debía aceptarlo y vivir una vida gay.
P: ¿Nunca tuvo una aventura con un hombre después de casarse?
R: Tuve una relación con un hombre. Y se lo dije a mi mujer. No buscaba sexo, sólo un mentor masculino. Bajo mi deseo por los hombres había una herida. No recordaba que mi tío había abusado sexualmente de mí. Es algo que reprimí durante 25 años, hasta que hice mi terapia. Entonces encontré a un mentor masculino, heterosexual. Cuando experimenté el luto por ese abuso mis tendencias homosexuales desaparecieron.
P: Usted hace especial insistencia en la figura del abuso sexual como una razón para desarrollar sentimientos homosexuales. ¿Cree usted que es una razón común?
R: Es una de las 10 razones posibles que detallo en mi libro. Nunca es una cosa sola. Es una combinación de varios factores. Un 50% de mis clientes sufrió abuso sexual por parte de alguien de su mismo sexo.
P: ¿No cree que esto se puede interpretar como que usted caracteriza a los gais como abusadores sexuales?
R: Es lo opuesto. Si se da cuenta de las proporciones de la población, la mayoría de abusadores son heterosexuales.
P: ¿Por qué?
R: Porque en la sociedad no hay más de un 2 o 3% de homosexuales. Es una cuestión de proporcionalidad. En mi caso, fue un hombre heterosexual quien abusó de mí.

P: Hace usted una reflexión en su libro sobre por qué los homosexuales tienden a cultivar su cuerpo, cuidar su apariencia… algo muy asociado a los tópicos que hay sobre la cultura gay.

R: Es lo que se llama sobrecompensación, porque no sienten su propia masculinidad. He tratado a hombres culturistas, con físicos increíbles. No importa cuántos músculos desarrollen, aun se sienten inferiores interiormente.

P: Usted habla de un mito, reforzado por los medios, Hollywood, las novelas…

R: Es el mito de que se nace gay, que es una afirmación que científicamente no es válida. Pero tampoco se puede decir que ser gay sea una opción. Uno no se despierta un día y decide ser gay. Hay una serie de factores combinados que hacen que alguien se comporte como gay. Tratando a cientos de homosexuales he descubierto que hay una serie de contextos comunes en todos ellos. En las biografías de los famosos queda claro también: tuvieron experiencias similares. Rosie O’Donnell, Greg Luganis, Elton John, Ricky Martin, Ellen DeGeneres… todos tienen historias similares. Es algo clínico. Decir que alguien ha nacido así es contrario a la naturaleza.

 

Libros de Richard Cohen

Comprender y sanar la homosexualidad-

Richard Cohen

 

INDICE GENERAL DEL LIBRO
Dedicatoria
Prefacio
PRIMERA PARTE: COMPRENSIÓN
 1. Mi historia: volver a ser normal
1. Primera infancia y adolescencia.
2. Universidad.
3. Itinerario espiritual.
4. Matrimonio y terapia.
5. Curación e infierno.
6. Avance.
7. Más curación
8. Un herido que sana.
 2. Definiciones y causas de la atracción hacia el mismo sexo
1. Definiciones.
2. Biología y genética.
3. Los tres estudios.
4. Definir la homosexualidad
5. Principales causas de la atracción hacia las personas del mismo género.
 3. Steve.
SEGUNDA PARTE: CURACIÓN
 4. El proceso curativo: las cuatro etapas de la recuperación.
1. Primera etapa: transición (terapia de conducta).
2. Segunda etapa: arraigo (terapia cognitiva y de curación del niño interior)
3. Tercera etapa: curación de las heridas homo emocionales (terapia psicodinámica)
4. Cuarta etapa: curación de las heridas hetero emocionales (terapia psicodinámica)
5. Conclusión
 5. Christian.
 6. Técnicas y herramientas terapéuticas.
1. Un breve resumen de las cuatro etapas de recuperación.
2. La sesión inicial.
3. Preguntas que debe hacerse a un futuro terapeuta.
4. Herramientas y técnicas terapéuticas.
5. Cuatro áreas de curación.
6. Primera etapa: transición.
7. Segunda etapa: arraigo.
8. Tercera etapa: curación de las heridas homo emocionales.
9. Cuarta etapa: curación de las heridas hetero emocionales.
10. Conclusión.
 7. Mark.
 8. Ira: el acceso al poder de la persona.
  1. ¿Por qué la ira?
 9. Joseph
 10. El tacto: la necesidad de vínculos y de apego.
1. El poder curativo del tacto.
2. Hay que administrar el tacto.
3. Déficit respecto al propio sexo.
4. El mentor de la persona con trastornos de atracción hacia los de su mismo sexo.
 11. Bonnie
 12. El mentor: la restauración del amor.
1. ¿Por qué el mentor?
2. Papel y responsabilidad del mentor
3. En brazos
4. Papel y responsabilidad del adulto-niño.
5. Conclusión.
 13. Slade.
TERCERA PARTE: COMPASIÓN
 14. Orientaciones para la familia y los amigos.
1. Orientaciones para los padres.
2. Orientación para los cónyuges.
3. Orientación para los amigos.
4. ¿Por qué tantos hombres y mujeres tienen miedo de los homosexuales?
5. Respuestas a preguntas frecuentes.
6. Conclusión.
 15. Un último pensamiento.
 Notas.
 Glosario.
 Referencias.
 Materiales de apoyo.
 El autor.
 PREFACIO DEL LIBRO
“En la sociedad americana se tolera todo excepto a aquéllos que no lo toleran todo” (Anónimo)
NADIE NACE CON UNA HORIENTACIÓN HOMOSEXUAL
          No existen datos científicos que indiquen una base genética para las atracciones del propio sexo.
NADIE ELIGE SENTIR ATRACCIÓN HACIA LOS DE SU PROPIO SEXO.
          Son el resultado de traumas sin resolver que conducen a una confusión de género.
LAS PERSONAS PUEDEN DECIDIR CAMBIAR.
           Nadie ha nacido así.
LO QUE EN UN TIEMPO SE APRENDIÓ PUEDE “DESAPRENDERSE”
          Cuando se curen las heridas y las necesidades insatisfechas se cumplan, se experimentará la identificación de género y aparecerá el deseo heterosexual.
LA HOMOSEXUALIDAD ES UN DESORDEN DE ATRACCCIÓN HACIA LAS PERSONAS DEL PROPIO SEXO
 No hay nada gay (alegre) en el estilo de vida homosexual. Está lleno de tristezas y, muy a menudo, consiste en una búsqueda interminable de amor a través de relaciones de co-dependencia.
En la medida en que representan un IMPULSO PARA CURAR NECESIDADES DE AMOR NO SATISFECHAS, las atracciones hacia las personas del mismo sexo no son algo malo. Pero el estilo de vida homosexual es FRUSTRANTE: la persona no se identifica con su propia masculinidad o con su feminidad y desesperadamente intenta cubrir ese déficit uniéndose a otra persona de su mismo sexo.
En este libro voy a presentar las causas básicas de la atracción hacia los del propio sexo, así como un modelo de recuperación y testimonios de personas que lograron hacer el cambio de la homosexualidad a la heterosexualidad. TODOS PODEMOS LOGRAR LO QUE NOS PROPONGAMOS. Si estamos decididos, contamos con el amor de Dios y el apoyo de otras personas, LA CURACIÓN ES POSIBLE. Por supuesto, en el momento actual, muchos dirán que no es posible salir de la homosexualidad. Eso es sencillamente un mito, porque EL CAMBIO ES POSIBLE.
Cuando estaba en los últimos años del bachillerato, durante las vacaciones de verano trabajaba como voluntario en la “Inglis House: el hogar para los incurables en Filadelfia”. Afortunadamente, después le cambiaron el nombre. Era un hogar para pacientes con parálisis cerebral, distrofia muscular, esclerosis múltiple y otras enfermedades físicas. Me hice amigo de una mujer que se llamaba Sarah. La esclerosis múltiple le había golpeado desde muy pronto, cuando era joven. Antes de eso había sido concertista de piano.
 Ella me sugirió que aprendiera a tocar ese instrumento. En 1986, cuando tenía dieciséis años, comencé a estudiarlo con el profesor Nagy. Llevaba tres meses con él cuando escuché la sonata Luz de luna, de Beethoven. Me cautivó, y decidí que tenía que aprenderla. Cuando le comenté mi deseo, el profesor me dijo: “No. Es una tontería. Todavía pasarán muchos años antes de que puedas tocar esa pieza”. Bueno, ésa era su opinión.
Me fui derecho a una tienda de música y compré la partitura. Me llevó varias semanas recorrer todas las notas, pero de algún modo mis manos recordaban lo que mi mente no era capaz de retener. Mis dedos sabían exactamente dónde colocarse y cada vez que me ponía a tocar, mi corazón cantaba también.
Finalmente, después de un mes más o menos, decidí tocar la pieza delante del profesor Nagy. Podéis imaginar su sorpresa. Nunca olvidaré la imagen de su rostro. “¿Quién te ha enseñado a tocar esto?”. “Yo mismo”. Aquello supuso el auténtico comienzo de nuestro trabajo como maestro y discípulo. Entonces se convirtió de mi talento y me ayudó a aprender a un tiempo piezas de principiante y más avanzadas. Después de dos años de entrenamiento intensivo y de práctica diligente, ingresé en la universidad habiendo terminado la carrera de piano.
 De esta experiencia aprendí que TODOS PODEMOS LOGRAR LO QUE  NOS PROPONGAMOS SI TENEMOS UN DESEO ARDIENTE y no dejamos que lo que “ellos” piensen obstaculice nuestro camino. Los que siempre dicen que no sencillamente tienen miedo a embarcarse ellos mismos en ese viaje.
Todo comenzó con una idea. Añádele un ARDIENTE DESEO, haz un PLAN y síguelo hasta el final con un ESFUERZO CONTINUADO hacia el objetivo. NO IMPORTA CUÁNTAS VECES CAIGAS O TE EQUIVOQUES. Se trata de “controles policiales” cotidianos. En esta perspectiva NO EXISTEN LOS FRACASOS, SÓLO LA EXPERIENCIA. Thomas Edison descubrió 3.032 modos de NO inventar la bombilla eléctrica antes de alcanzar su meta. LA CLAVE, POR TANTO, ESTÁ EN CONTINUAR. Hay que levantarse después de cada caída e intentarlo de otro modo.
La razón por la que soy un buen terapeuta y acompañante es porque yo mismo he cometido casi todos los errores humanos posibles. No estoy en absoluto orgulloso de ello. Pero no permití que nada ni nadie se interpusiera en mi camino hacia la curación de la homosexualidad y en mi esfuerzo por descubrir cómo hacerlo. Para mí se trataba de una cuestión de vida o muerte. Si moría en el intento, al menos mi vida habría tenido algún sentido mientras intentaba, año tras año, curar lo que parecía ser una herida sin fondo en mi alma.
Sentía una atracción sexual hacia los hombres. La gente me decía que yo había nacido así y que el pensamiento de cambiar resultaba inviable, y que terapéuticamente era contraproducente. ¡Ni hablar! ¡Que no tocara la sonata Luz de luna de Beethoven. Cualquiera puede conseguir lo que anhela, si tiene un DESEO ARDIENTE, elabora un PLAN, obtiene APOYO DE OTROS y se LANZA A ELLO. He podido aconsejar a muchos hombres, mujeres y adolescentes sobre cómo salir de la homosexualidad porque yo mismo NO escuché a los que me decían: “Sé honrado contigo mismo: tú naciste así. Acéptalo”.
DESCUBRÍ DE DÓNDE PROVENÍAN LOS DESEOS QUE YO TENÍA HACIA LOS DE MI PROPIO SEXO, CÓMO CURAR AQUELLAS HERIDAS, Y CÓMO CUMPLIR LAS NECESIDADES QUE SEGUÍAN INSATISFECHAS DESDE MI PASADO. La lectura de este libro y el seguimiento de este plan redundará en un gran beneficio: un camino de salida para volver a ser normal. He cometido tantos errores que eso permitirá a otros evitar algunos de los obstáculos en el camino hacia la libertad. He ayudado a otros a conseguir que lo que a mí me llevó diez años a ellos les costara uno, dos o tres.
Quiero dar las gracias a todos los hombres y mujeres a los que he tenido el privilegio de asesorar durante los últimos doce años. Ellos han sido mis maestros. En el libro he incluido algunas de sus historias. He cambiado sus nombres y algunos detalles para mantener la confidencialidad. Todos son almas valientes que han nadado aguas arriba, contra la corriente. Que Dios les bendiga.
Escribí este libro tanto para profesionales como para el público en general. Me encuentro en la posición privilegiada de haber sido primero el paciente y ahora ser el terapeuta. No sólo luché contra mis inclinaciones homosexuales no deseadas, sino que también tuve que luchar buscando profesionales que comprendieran mi condición y supieran cómo ayudarme para que me curara. Me resultó muy difícil explicarme ante terapeutas que carecían de la clave del problema. Actualmente en los Estados Unidos y el resto del mundo los centros universitarios enseñan una “terapia de afirmación gay”.
El objeto de este libro es ayudar a los terapeutas, consejeros, clérigos y demás personas a comprender cómo ayudar a hombres y mujeres que sienten atracción no deseada (egodistónica) hacia las personas de su mismo sexo. También es una guía para “vencedores”. Tengo la esperanza -por ello rezo- de que, a su tiempo, el estigma de la atracción hacia las personas del mismo sexo decaiga y prevalezca la comprensión. Ojalá que este libro sirva como trampolín hacia ese sueño.
En la primera parte del libro comparto con los lectores mi propia historia y describo las causas profundas de la atracción hacia las personas del mismo sexo. No me concentro en la etiología porque creo que existen muchos y buenos libros sobre este asunto. Para una mayor información sobre las causas de la atracción hacia las personas del propio sexo, he puesto una lista de referencias al final del libro.
En la segunda parte, presento un modelo de RECUPERACIÓN en cuatro etapas. Una guía, paso a paso, hacia la curación. Ahí describo una serie de herramientas terapéuticas y de técnicas para que se usen en cada etapa de la recuperación. Hago una presentación general a varios acercamientos a la curación, pero no detallo las técnicas, para lo que recomiendo algunos libros. Mi intención es proveer de la “tecnología” para la curación de la homosexualidad. Las técnicas específicas pueden aprenderse profundizando el estudio. Aquí también comento la importancia de la ira y del tacto en el proceso de recuperación. Finalmente describo un modelo de relación con un mentor para reconstruir un apego seguro.
En la tercera parte comento cómo curar la homofobia, cómo superar el miedo y el odio a la homosexualidad mediante la comprensión y la compasión. Aquí ofrezco sugerencias para los familiares y amigos que tienen una persona querida que sufre por este desorden.
Distribuidas a lo largo del texto se encuentran las historias de cuatro varones y de una mujer a los que yo he tratado. En sus propias palabras el lector podrá comprender mejor cómo funciona este proceso de curación.
En este libro, en lugar de estar todo el tiempo diciendo “él y ella”, he recurrido principalmente al pronombre masculino. Sin embargo, el modelo de recuperación que propongo sirve tanto para hombres como para mujeres, a menos que se especifique lo contrario.
Una nota final: durante estos años he aconsejado, dirigido y ayudado a miles de hombres, mujeres y adolescentes. Este programa de curación está dirigido a las personas que padecen una falta de identificación con su propio género, y también es útil para el hombre y la mujer “medios”. La única diferencia es que hay que invertir las etapas tercera y cuarta, tal como se explican en el capítulo 4. A continuación hago una breve explicación de cómo funciona el programa.
Primera etapa: se realizan cambios de conducta, rompiendo con actividades y relaciones no sanas, construyendo una red de apoyo y desarrollando un sentido de espiritualidad al encontrar un sentido del propio valor en relación con Dios.
 Segunda etapa: reestructuración cognitiva, curación del niño interior y prosecución de todas las tareas de la terapia anterior. Aquí el individuo aprende cómo reemplazar su discurso interior negativo con afirmaciones positivas a su yo y a los demás. Lo siguiente es adquirir conciencia de los propios pensamientos, sentimientos y necesidades más profundas. Así la persona aprende a vivir más gozosamente en el “aquí y ahora”, mediante una sana autoexpresión y siendo positivo.
 Tercera etapa: curación de las heridas hetero emocionales. Las mujeres necesitan curar las heridas relativas a sus padres y los varones las heridas relativas a sus madres, o cualquier otra herida provocada por una persona significativa del sexo opuesto. Las heridas interiores  primero hay que sacarlas a la luz y después curarlas. La última parte de esta fase consiste en cumplir las necesidades de amor que no han sido satisfechas dentro de relaciones sanas y no sexuales, llenando así los vacíos en el desarrollo de la persona.
Cuarta etapa: curación de las heridas homo emocionales. Las mujeres tienen que curar las heridas relacionadas con sus madres y los varones han de curar las heridas que tienen por objeto a sus padres, o cualquier otra herida provocada por una persona significativa del propio sexo. De nuevo, las heridas profundas tienen que manifestarse primero, para curarlas después, y por último satisfacer las necesidades de amor que no se han cumplido, dentro de relaciones saludables y no sexuales.
Cuando cada mujer y cada varón aprende aumentar su sentido de autoestima adquiriendo nuevas habilidades, experimentando su propio valor dentro de la relación amorosa con Dios, curando las heridas del pasado y dando cumplimiento a las necesidades de amor que permanecían insatisfechas, ella o él madurará en la plenitud de su diseño original. Mi próximo libro se titulará Para curar la heterosexualidad. ¡Por ahora es suficiente con esto!

Descargar libro:
Comprender y sanar la homosexualidad- Richard Cohen

Hijos gay padres heterosexuales-plan de curación familiar -Richard Cohen
PRÓLOGO DEL LIBRO
La presencia de Richard Cohen en el mundo de la curación de la atracción hacia el mismo sexo     (AMS) es única. Cuando observa un vacío, es decir, una carencia de ayuda concreta para los que están luchando con la AMS no deseada o los seres queridos que luchan con la AMS de un niño, encuentra soluciones apropiadas. No sólo tengo el placer de llamarle mi amigo sino que reconozco también la amplitud de sus contribuciones en este campo. Ha tratado, preparado y facilitado la curación de miles de hombres, mujeres y adolescentes homosexuales y sus familias durante las últimas dos décadas. Mucho de esa experiencia ha sido condensado en este libro muy necesitado.
  Hijos Gay, Padres Heterosexuales: Un Plan de Curación Familiar llena un vacío. La literatura concerniente a la atracción hacia el mismo sexo (AMS) está diseñada generalmente o para la lucha individual para curar de la homosexualidad o para los terapeutas que ayudan a las personas a conseguir el cambio. No se ha escrito casi nada para los padres, que potencialmente tienen la mayor influencia sobre si el hijo experimentará AMS o no. Ni se ha escrito mucho sobre lo que los padres pueden hacer para invertir esos sentimientos y acciones. Este libro establece enseñanzas para que los padres reorienten su estructura familiar y ayuden a su hijo a reanudar su proceso a una identidad de género madura.
 Mi amigo y mentor Richard Cohen es el único cualificado para poner junto este libro. Como pionero precoz del movimiento todavía en maduración de “ex -gay,” Richard no sólo ha luchado por poner su propia vida en orden sino que ha emergido como unos de los psicoterapeutas líderes especializados en la curación de la atracción hacia el mismo sexo no deseada. Mientras lidiaba con su propia AMS, intentó desesperadamente encontrar profesionales que pudieran comprender su situación y ayudarle a sanar. Porque, como afirmaba en Coming Out Straight, “era tan difícil explicarme a los terapeutas que no tenían una clave,” el propio Richard se hizo psicoterapeuta y a partir de ahí desarrolló una comprensión innovadora de la AMS y un plan de tratamiento comprensivo para sanar la homosexualidad.
 En 1990, fundó también y continúa sirviendo como director de la Fundación Internacional de Curación (IHF), una organización sin ánimo de lucro que ayuda a hombres, mujeres y niños a curar sus heridas pasadas y presentes. Durante este tiempo, desarrolló varios programas experimentales para ayudar a sanar a la gente. Los Seminarios de Curación de Amor, Sexo e Intimidad (LSI), en los que he tenido el privilegio de trabajar con Richard como co-facilitador y así ver su estilo terapéutico único y diverso, es ese programa. También creó una forma distintiva de llegar a los que luchan, a los padres y terapeutas de todo el mundo dirigiendo Sesiones por Teleconferencia semanalmente. Finalmente, ha sido un conferenciante sin descanso, formando estudiantes y facultades en universidades, clérigos y congregantes en sinagogas e iglesias, y ciudadanos ordinarios por medio de la televisión y la radio. Su mensaje es sencillo: Nadie nace con AMS y el cambio es posible. Richard Cohen ha estado en la vanguardia de un campo sobre el que demasiada gente no tiene ningún conocimiento.
 El libro de Richard Hijos Gay, Padres Heterosexuales: Un Plan para La Curación Familiar aborda claramente los muros de exclusión que el individuo que lucha con la AMS erigió cuando era niño en su esfuerzo por proteger su yo vulnerable del dolor emocional. Comprendiendo que esas semillas de homosexualidad comienzan en las relaciones familiares, Richard presenta un plan de tratamiento para reestablecer la dinámica familiar sana. Enfatiza que nunca es demasiado tarde para que alguien cambie de gay a heterosexual. Para hacerlo, Richard explica cómo el proceso de volver a vincularse puede y tiene que llevarse a cabo.
 Su libro anterior, Coming Out Straight, expone un plan de tratamiento para alguien con AMS. Ahora ofrece un libro que presenta un nuevo plan de tratamiento, diseñado para volver a vincular al padre del mismo sexo y a la persona que lucha con la atracción hacia el mismo sexo. Este concepto distintivo es único en la literatura publicada sobre la curación de la AMS.
 El niño que ha tomado una identidad gay (o tiene fantasía excitación o conducta homosexual) percibe con mucha frecuencia que su padre o su madre era un modelo de rol impropio. Así, en un plan de tratamiento de 12 pasos elaborado cuidadosamente, Richard expone sugerencias para invertir esa percepción (y/o realidad). Concluye que los padres se comprometen en una batalla de amor, una batalla entre ellos mismos y la aceptación seductora del mundo gay. Postula que en esta batalla de amor, la paciencia es una virtud y el que ame más y durante más tiempo ganará la guerra al final. ¿Serán los padres o será la comunidad gay?
 Una idea importante que Richard enfatiza es que el sexo no tiene nada que ver con la AMS. Mejor, la AMS tiene que ver todo con necesidades insatisfechas: necesidades que emanan del momento en que la persona era un niño o pre-adolescente. Después de todo, la atracción hacia el mismo sexo representa una falta de plenitud en la identidad de género; una falta de plenitud que procede de un corazón roto y de un impulso reparativo de unirse con los demás del mismo género. Si no se puede hacer este vínculo de forma sana según el plan de la creación de Dios, se realizará entonces de forma insana por medio de la fantasía, excitación, identidad y/o conducta homosexual.
Este libro optimista presenta cómo un padre y un hijo, juntos, pueden realizar el proceso hacia la plenitud mientras obtienen la claridad de que nadie nace gay y de que el cambio es siempre posible. El libro enfatiza el poder, no la culpa. Explica cómo lo que se aprendió puede desaprenderse y que cuando las heridas emocionales subyacentes sean sanadas y las necesidades insatisfechas se satisfagan, se experimentará la identidad de género apropiado y surgirán los deseos heterosexuales.
Conocí por primera vez a Richard Cohen hace casi una media docena de años cuando buscaba ayuda para un miembro de mi familia sobre las causas y las estrategias de curación de la AMS. Richard me dio gratuitamente su tiempo y asesoramiento. Reconociendo que yo era un Judío de orientación tradicional, Richard nos animó fuertemente a mí y a otros miembros de mi fe, a los que presenté (y que cruzaron el espectro de Judíos Ortodoxos a Reformados), para comenzar un ministerio basado en la fe judía tradicional. Sugirió que llenaríamos un tipo diferente de vacío pero hasta ese momento no había infraestructura organizacional basada en el Judaísmo que proporcionase ayuda a las personas con AMS no deseada y a sus seres queridos.
Junto con mi co-directora, Elaine Silodor Berk, creamos una organización para posibilitar a las personas que buscan el cambio hacerlo de forma consistente con los principios de la fe judía. También tomamos sobre nosotros la responsabilidad de formar a la comunidad judía sobre el hecho de que nadie nace gay y que la homosexualidad es una conducta aprendida, que puede ser desaprendida. Parte de nuestra función es reunir y desarrollar recursos apropiados para ayudar a los que luchan y a sus familias a tratar directamente con la AMS. Los numerosos judíos y judías que dejaron atrás con éxito su atracción hacia el mismo sexo dan testimonio de nuestro éxito.
 Hoy JONAH (Judíos Que Ofrecen Nuevas Alternativas A La Homosexualidad) es una organización que está por todo el mundo que ha tenido un enorme impacto sobre la vida de muchos judíos y judías que luchan con la homosexualidad. También formamos grupos de apoyo separados para familias y amigos para los judíos (www.jonahweb.org).
 Muchas veces recibimos llamadas de padres que preguntan: “¿Qué puedo hacer por mi hijo o hija que cree que es gay?” Con mucha frecuencia les sugerimos que lean los libros escritos para personas que luchan o terapeutas porque hay tan poco escrito que se diseña particularmente para estos padres. Por tanto, este texto nos ayudará en JONAH a continuar la tarea de la “mitvá” vital (buena obra) que hemos tomado sobre nosotros ofreciéndoles a los padres de hijos gay una guía práctica y comprensiva para ayudar a sus hijos a superar las heridas emocionales de sus vidas.
 Richard Cohen ve continuamente los vacíos que existen dentro del campo de la curación de la AMS no deseada. Hace dos años, principalmente ante la insistencia de Richard, nos unimos varios de los mayores ministerios seculares y religiosos para establecer una coalición internacional para coordinar nuestro mensaje de curación de la homosexualidad. Tengo el privilegio de servir como presidente de la organización resultante, conocida como PATH: Alternativas Positivas a la Homosexualidad (www.pathinfo.org).
            El proceso de pactar el lenguaje para la declaración de la misión de PATH fue terrible, ya que era una de las pocas veces en que los seculares, católicos, cristianos evangélicos, judíos, mormones, protestantes y otros grupos religiosos nos sentamos realmente en la misma mesa para ponernos de acuerdo sobre una serie de principios. Puede servir de ayuda exponer parte de esa declaración:
            “PATH es una coalición de organizaciones sin ánimo de lucro que ayudan a las personas con atracción hacia el mismo sexo (AMS) a darse cuenta de sus objetivos personales para el cambio -o desarrollar su potencial heterosexual innato o abrazar una forma de vida como célibe, sin actividad sexual.
            Colectivamente, nuestras organizaciones han trabajado con miles de hombres, mujeres y jóvenes que están encontrando paz y satisfacción resolviendo sus sentimientos de AMS de forma que sanan emocionalmente, en la afirmación de género, en congruencia con sus valores y creencias, y con el apoyo de sus objetivos individuales de vida.
   Algunos han hecho la transición de la identidad y la forma de vida homosexual, mientras que otros han evitado entrar alguna vez de forma completa en ella. Algunos se han casado y tienen hijos propios. Algunos han salvado sus matrimonios y familias. Algunos han encontrado satisfacción viviendo como célibes, sin implicación homosexual.
            Cualesquiera que sean sus circunstancias individuales y objetivos de vida, han encontrado desde la experiencia personal que existen alternativas positivas que les van mejor que vivir la forma de vida homosexual.”
            En las reuniones de PATH, varias de nuestras organizaciones miembros se quejaban de la carencia de una publicación que pudiese ayudar a los padres de hijos con AMS exponiendo un plan comprensivo para ayudar a un niño a reanudar el crecimiento hacia la madurez heterosexual, una madurez que ha sido abortada generalmente alrededor de la pubertad. Como dije al comienzo de este prólogo, el texto que sigue llena ese vacío y responde a esa necesidad.
            Así, le agradecemos a Richard el que llene tantos vacíos del mundo de la curación de la atracción hacia el mismo sexo y por su continuo liderazgo e ideas distintivas, por lo que recomiendo enormemente este texto esperado durante mucho tiempo.
Arthur  Goldberg, Co-Director De JONAH, Presidente de PATH,  Secretario Ejecutivo de NARTH, Principal del Centro para los Procesos  de Afirmación de Género (CGAP)

Videos de Richar Cohen

Entrevista a Richard Cohen autor de “Comprender y sanar la homosexualidad”
http://www.youtube.com/watch?v=UUo0vlDa-q8

__________________________________________________________

Psicología. Entrevista a Richard Cohen y la manipulación – 16/02/12
http://www.youtube.com/watch?v=FZi6Ax4eFJ4

Compártelo y mira lo que sucede!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.