La tristeza se refleja en el rostro de las personas

depresion

Sinopsis:

La tristeza es un síntoma que nos informa que algo no está bien o que las cosas no están saliendo como esperábamos. Hace un tiempo las Universidades de Harvard, Carnegie Mellón, Stanford y Pittsburgh demostraron en un estudio realizado que la tristeza hace gastar más dinero a una persona a tal punto de despilfarrarlo.

La tristeza es catalogada como una emoción básica que altera el estado afectivo provocado por un decaimiento moral. La tristeza puede manifestarse por la expresión de dolor de un duelo, la separación del vínculo matrimonial o de una relación de pareja, la falta de apetito, entre otros.
Un aspecto importante a resaltar es que la tristeza es un síntoma de depresión esto es lo que hace que exista un descenso de la autoestima y existan sentimientos de pesimismo y desesperanza.


Desarrollo:

Como saber si alguien está triste?

Según el Rey Salomón la tristeza se refleja en el rostro
“(RV 1862) El corazón alegre hermosea el rostro: más por el dolor del corazón el espíritu es triste.” Proverbios 15:13

Una persona triste conlleva síntomas de depresión y estos se reflejan en el rostro de la persona, por lo tanto el postulado del Rey Salomón es acertado. La tristeza encierra un cuadro patológico que afecta severamente la estima de la persona a tal punto de sentirse decaído.

Aunque claro, existen más síntomas tales como la enfermedad física, insatisfacción en lo que se hace, malestares físicos como dolores en partes del cuerpo, ganas de llorar, falta de motivación, entre otros.

Cada síntoma que pueda manifestar la tristeza conlleva consigo un señal que puede reflejarse en el rostro de la persona.

La tristeza hace gastar más

Las Universidades anteriores demostraron el postulado del Rey Salomón en un estudio en el que trabajaron con una treintena voluntarios divididos en dos grupos. Mientras la mitad de ellos veía un video acerca de una historia sumamente triste, el resto de participantes asistía a la proyección de una película sobre los arrecifes de coral en Australia. Luego de esto, los investigadores ofrecieron a los participantes una botella de agua sin fijar el precio, y comprobaron con sorpresa que el primer grupo pagaba hasta 4 veces más por el producto que sus compañeros. Sin embargo, a pesar de la enorme diferencia, esos compradores “tristes” negaron rotundamente que el contenido emocional del video hubiera influido en su predisposición a pagar más.

Ahora bien, los investigadores explicaron que la tristeza hace que tanto las personas como sus posesiones valgan muy poco, es decir, existe una desestima de sí mismo y del dinero que se pueda tener a causa de la tristeza. Y este sentimiento es el que hace que se incremente la disposición a gastar más para sentirse mejor, aunque esto sea de manera inconsciente.

Por lo tanto, la tristeza puede afectar a tal punto crear un cuadro psicopatológico de tener una desestima de sí mismo y lo que se tiene o se hace.

Compártelo con tus amigos