Los ataques de pánico nocturnos y la ansiedad

ataques de panico

Los ataques de pánico pueden surgir en un determinado momento ya sea de día o de noche.  Muchas personas preguntan si es normal tener ataques de pánico nocturnos mientras se sufre ansiedad. La respuesta es sí. Si sufres de ansiedad, es muy posible que en algún momento experimentes algún ataque de pánico nocturno.

La mayoría de la gente que sufre ataques de pánico, creen que les ocurre es algo extraño. Sin embargo, la aparición de estos síntomas mientras dormimos es más habitual en personas que tienen ansiedad.

La ansiedad es un trastorno directamente relacionado con el sistema nervioso central. Cuando dormimos, nuestro sistema nervioso, está más relajado y calmado que durante el día. La actividad cerebral se reduce notablemente, pero esto no quiere decir que estemos libres de sufrir un pico de alteración que pueda despertar los síntomas de la ansiedad y sufrir un ataque de pánico.

Una persona que sufre de ansiedad y de ataques de pánico nocturno tiende a despertarse a mitad de la noche totalmente asustado, sudando, mareado, sufre taquicardia y palpitaciones muy rápidas. Es posible que sufra miedo ante la incertidumbre de saber aquello que le acontece.

Recomendaciones ante los ataques de pánico nocturnos

Para tratar de reducir en frecuencia e intensidad los ataques de pánico nocturnos, debemos tratar de acostarnos con el sistema nervioso lo más calmado posible. Para ello, brindare algunos consejos previos a dormir:

  • No beber líquidos 1,5 horas antes de irnos a la cama.
  • No ver películas dramáticas, bélicas o de acción antes de ir a la cama.
  • No beber nada que pueda ser excitante (café, té, bebidas con cafeína u otras).
  • Cenar al menos dos horas antes de ir a la cama.
  • No cenar comidas abundantes o cenar en exceso.

Por otro lado, también hay cosas que pueden ayudarnos como:

  • Tomar una infusión templada de tila, melisa, valeriana o pasiflora, una hora y media antes de irnos a la cama.
  • Darnos una ducha o baño caliente antes de ir a la cama. Esto relajará nuestra musculatura y mejorará nuestro descanso.
  • Realizar alguna actividad como leer, escuchar música relajante o realizar alguna tarea agradable y tranquila momentos antes de ir a la cama.

Con estos consejos, lograras disminuir poco a poco los ataques de pánico nocturnos, no obstante, no son mas que remedios moderadores. Lo interesante es eliminar la ansiedad, ya que es el origen del problema.

Este artículo ha sido escrito por: Eric K Gutiérrez
Referencia: Burns, David. “Adiós Ansiedad” Editorial Paidós. Argentina. 2012.

Compártelo y mira lo que sucede!