Malas prácticas ejercidas por “terapeutas”

homero

Uno de las controversias que existe hoy en día no solo para el psicólogo sino para el paciente es la baja confiabilidad que existe en el proceso terapéutico. Esto, no tanto porque el psicólogo sea un inexperto, más bien el verdadero problema se origina cuando el paciente visita a un “terapeuta” improvisado.

Por “terapeuta” improvisado me refiero a la mayoría de personas que utilizan métodos falaces para trabajar un proceso terapéutico con el paciente. Que posteriormente no tendrá efectividad alguna promoviendo e ignorando así la dinámica profunda y el cauteloso trabajo que conlleva el proceso terapéutico.

La mayoría de los llamados “terapeutas” creen que con un curso de psicología ya pueden ejercer el trabajo de un terapeuta. Sin embargo, no logran darse cuenta que el tipo de tratamiento que utilizan carece de fundamento científico, efectividad o alguna licencia sanitaria para su utilización.

En mí recorrido como psicólogo. He encontrado varios personajes que se llama así mismos “terapeutas” o “creadores de un método” para la ansiedad, el miedo, la depresión o para otro tipo de psicopatología.

No estoy en contra de que las personas quieran ayudar a los demás. Pero si utilizan métodos “terapéuticos” sin una formación profesional que conlleva dedicarse a la salud mental, en vez de ayudar a los demás están poniendo en riesgo no solo la vida del paciente, sino la confiabilidad del trabajo de un psicólogo.

Señales de alarma para identificar malas prácticas

Es necesario que el paciente logre identificar la situación cuando el “terapeuta” este desviando su deber profesional. A continuación una lista acerca de las señales que identifican malas prácticas “terapéuticas”:

  • Abrazos o caricias repetitivas hacia el paciente
  • Encuentros terapeuta-paciente fuera del consultorio
  • El “terapeuta” habla de su propia familia o de su vida.
  • Hablar sobre las vidas de otros pacientes en la consulta
  • Dar obsequios de valor significativo (flores, regalos, joyas u objetos de valor.)
  • Llamar al paciente por un sobrenombre.
  • Vestir de manera seductora.
  • El “terapeuta” pide favores al paciente.
  • Venderle un método “que ayudara” al paciente.
  • Promover un sistema de fe o creencia.
  • Promover un partido político.
  • Ofrecer oportunidades de negocios a su paciente.
  • Hacer rituales espirituales.

¿Cómo encontrar un psicólogo clínico calificado?

Lo primero que se debe hacer al buscar un psicólogo calificado es preguntarles a personas de confianza si conocen a un psicólogo profesional. (Médico de la familia, hospitales privados, consultorios, entre otros).

Muchos de los consultorios se encuentran en los directorios de servicios, así como también otros se encuentran por internet. Sin embargo, encontrar un terapeuta calificado en internet puede ser algo difícil ya que es en internet en donde venden todo tipo de “terapias” o “métodos” que aseguran te ayudaran en la situación actual que vives. Pero más bien puede ser un engaño.

Si estás buscando por internet, revisa que el sitio web tenga certificados de confiabilidad que garantice su trabajo ya sea con el sello del código HON, el sello SISMI, o el registro sanitario de salud. Aparte de esto, el terapeuta debe presentar su título de psicólogo y colegiado activo lo que representa legalidad y seguridad.

Desconfié de todo tipos de “terapias” que se venden por internet por Gurús, terapeutas alternativos, centros de “sanación espiritual” o de otros métodos.

Antes de consultar con un terapeuta, tome sus medidas preventivas para no caer en manos de un falaz.

Compártelo y mira lo que sucede!

12 opiniones en “Malas prácticas ejercidas por “terapeutas””

  1. Hola Ulises
    Creo que tendríamos que agregar todas esas personas que tienen un licenciatura en otra cosa que no es psicología. Y solo toman un diplomado y creen que eso los hace terapeutas y ejercen como tal. Es algo que se esta dando mucho en Tijuana B.C. y como mencionas solo deja una mala imagen de los que si somos Psicólogos, nos especializamos y seguimos preparándonos.
    Saludos.

  2. Un curso de redacción nos viene bien a todos… Se escribe “correlación” con doble “r”.
    ¡Saludos!

  3. Que tal Hugo, en verdad el artículo no va dirigido a terapeutas, más bien a aquellos que se hacen pasar por terapeutas cuando en verdad no lo son. Pero lo que mencionas acerca del trabajo de los terapeutas ineficaces es muy cierto. Muchos terapeutas de hecho no brindan resultados del proceso terapéutico y claro eso es una mala praxis. Sin embargo, el tema central de este artículo esta dirijo a aquellos que ejercen algún tipo de “terapia” cuando en verdad no tienen el aval profesional y académico para ejercerlo. Gracias por comentar Hugo 🙂

  4. Que tal Fabian, en total acuerdo con lo que mencionas. Creo que uno de mis errores fue plasmar algún tipo de reglas que en verdad no es nada absoluto, pero así lo parece. En verdad, no tengo citas bibliograficas porque esto es basado en mi experiencia. El libro de Cormier ya lo he leído (creo tendré que leerlo de nuevo), de hecho tengo varios artículos que obtuve gracias al aporte de este autor.
    Por otra parte, no había escuchado de esta “terapia de conducta” que mencionas, posiblemente investigue acerca del tema, me suena interesante. Gracias por comentar y hacerme ver errores que cometo. Un abrazo desde Guatemala 🙂

  5. Ulises: muchas de las “contraindicaciones” que mencionas son comportamientos que en muchos casos son competencias y herramientas basicas de intervención desde diferentes enfoques psicoterapeuticos. Asi, las autodevelaciones personales si son contingentes son excelentes estrategias para aumentar la alianza e incluso para evocar comportamientos clinicos. Lo mismo vale para el contacto fisico. Asimismo, desde la terapia de conducta los encuentros fuera de sesion, tambien son aceptables. Considero un tanto peligroso brindar reglas tan absolutas en algo tan relativo como la practica psicoterapeutica. Te recomiendo en todo caso citar las fuentes en las cuales te basas para proporcionar estas reglas, algunas muy cuestionables. Por mi partr, te recomiendo la lectura del libro Estrategias de Entrevista para Terapeutas de Cormier y Cormier (ya te adjunto la cita completa) saludos!

  6. Considero, que esas no son señaIes de un maI terapeuta; mas bien, son señaIes de una persona poco profesionaI o pseudoprofesionaI.

    Existen aIgunos terapeutas que no practican eso que mencionas, y sin embargo, son bastante ineficaces y se ocuItan tras eI biombo de que ” eI trabajo con Ia mente es subjetivo” y no dan resuItados objetivos.

    Esos podrían ser más farsantes y frauduIentos.

  7. Los puntos 1,2, y 3 creo que están mas relacionados con la frecuencia/pertinencia/teoría que manejas, la 1 y la 3 son elementos que, si cumplen los parámetros que te menciono, pueden ser vistos por los teóricos de dichos enfoques (entiendo la desinclinacion de algunos colegas para aceptar enfoques humanistas por su vehemente inclinación a no someter sus teorías a escrutinio, pero habemos personas que estamos buscando precisamente eso, teorías humanistas que vayan pasando las pruebas de fuego del método científico); y sobre la segunda, tanto las teorías humanistas como las cognitivo conductuales pueden aceptar intercambios fuera del espacio físico del consultorio, siempre y cuando tengan fines terapéuticos bien definidos y se sopese sus posibles riesgos con respecto a los beneficios a obtener (un ejemplo que me viene a la mente en este momento sería la Técnica de exposición en pacientes con trastorno de ansiedad o fóbicos

  8. Hola, yo le agregaría siempre ,preguntarle al psicologo clínico, que especialidad tiene y que corriente terapeutica maneja, también checar diplomas o títulos que tenga en su consultorio,aunque en muchos casos (como el mio) no están a simple vista porque es un lugar rentado.

  9. Que tal Miguel, gracias por visitar el blog. Lo que mencionas es cierto, mi manera de redactar es pésima, estoy trabajando en ellos. Aunque llevo 5 años escribiendo aún lo hago muy mal. Creo me vendría bien un curso de redacción, aunque tengo poco tiempo para esto, no me queda tiempo tengo que manejar tres trabajos y no debo descuidar el blog, no es justificación pero a veces escribo muy noche o de madrugada porque no me queda tiempo. Tomare en cuenta esto de estudiar el curso porque en sí, es indispensable. Gracias por la recomendación. Saludos 🙂

  10. Hola,

    Concuerdo con la mayor parte de lo que escribes, algunos de tus artículos son interesantes, por otro lado, me veo obilgado a mencionarte que tu manera de redactar es pésima; supongo que no hay corelación entre la redacción y el ser terapueta, sin embargo, si lo hubiera, sería irónico con tu forma de plasmar ideas en un escrito.
    Un curso de redacción no estaría mal, ya que los psicólogos debemos ser multidisciplinarios.

    Saludos cordiales.

Comentarios cerrados.