Negociando con la líbido

Sinopsis:

Libido

En una noche común, la fresca oscuridad se extiende como el camino a recorrer en una ocupación, donde el sudor y la respiración agitan cada sentir de una mujer con carencias, guiada por el bolsillo empedernido e incógnito de una identidad en once minutos olvidada.


Desarrollo:

Considerada por muchos la profesión que ha perdurado desde tiempos remotos, en la antigua Babilonia se tiene referencias que acotan sobre una práctica sexual, donde mujeres ofertaban sus servicios y su cuerpo al templo, a razón de preparar a los hombres de la comunidad como guerreros, propiciando la transición de adolescente a un adulto, se la denominó Prostitución Sagrada. En la actualidad los modelos económicos de los países en América latina,  donde el acceso a procesos educativos, la factibilidad para la consecución de recursos que sostengan una familia en desarrollo, una aceleración de la cotidianidad  y escasas oportunidades en una selva de cemento, apuntan las flechas en predisponer como elección la carrera de la prostitución.


Los datos registrados en America latina, se estima, alrededor de un número significativo de mujeres mantienen su actividad económica ofreciendo servicios sexuales, dentro de su país de origen o fuera del mismo. La situación de estas mujeres que optaron por esta profesión que desde un punto de vista humano, la obligación deja de lado toda elección que un sujeto posee como libertad y derecho el ejercer su actividad laboral que sustente su porvenir, son realidades de 90% de estas mujeres registradas como oficio formal el comercio sexual. Su obligación ejerce presión, representada en un carga horaria fuera de la habitual, comparando con un trabajo “normal”, las prostitutas tienden a laborar dieciocho horas ininterrumpidas, así discurren a su régimen de extrema esclavitud, aboliendo sus afectos, extinguiendo su intimidad y vulnerando su cuerpo.

libido
Realidades se vislumbran en el iris de los afectos de una prostituta, distorsionando un paisaje interno, muy tormentoso y completamente nublado. Son historias que cada mujer aprisiona como tesoro invaluable, donde a diario su terreno fértil es sacrificado a cambio de ser regado por químicos que roen su piel y su alma, por unos cuantos papeles valorados, llamado efectivo. El lenguaje que manejan los sueños, una adolescente puede traducirlos erróneamente, convencida por voluntades ajenas a ejercer una actividad onerosa y honrosa, su inocencia es engañada y forma parte del porcentaje de mujeres registradas que fueron timadas y obligadas para ejercer la prostitución por intermediarios.


Abriendo la puerta de factores incidentes como riesgo social para una cultura que maneja sus voluntades en un consumismo inmediato, la prostitución deja entrever como un modelo de costo beneficio para quien lo consume y lo practica. Profundizando la problemática no es tan simple, para quien lo oferta el beneficio en este caso, el dinero, se trasforma en un riesgo que se debe correr, atravesando la barrera de las enfermedades de transmisión sexual, embarazos no deseados, adicciones, discriminación social, violencia y la muerte; de la misma manera para quien consume el servicio sexual juega en la cornisa de los mencionados riesgos, en la tienda donde se compra y se vende placer, donde sus precios varían desde los más mínimos e insignificantes valores de una moneda corriente por 11 minutos de saciedad.

Estrategias sociales definidos en factores de protección para el ejercicio laboral de las mujeres acaecen políticas y apoderamiento de actores que preserven la integridad física y psicológica de las personas que se mueven en el mundo de la prostitución, extensas estrategias pueden solventar los riesgos del trabajo convirtiéndose en un consumo seguro, reflejado en una evolución cultural y social.

“La mayoría de las organizaciones de trabajadores sexuales están a favor de la derogación de las leyes contra el trabajo sexual, para que la industria sexual esté sujeta a las mismas reglamentaciones que cualquier otro negocio. Las organizaciones de trabajadores sexuales argumentan que las molestias y la violencia pueden ser tratadas con las leyes existentes y que los trabajadores sexuales con ejercicio pleno de sus derechos civiles están en mejor posición de controlar sus vidas y asegurar sus condiciones de trabajo.” (Overs & Longo, 1997). 


Conclusión:
Regulando de una forma legal la mayoría de trabajadores sexuales informales no registrados, convirtiendo en una labor formal se  visualiza una de las tantas perspectivas que intentan proteger  el desempeño de este oficio tan inseguro y muy enjuiciado en base a premisas de pensamientos y estereotipos morales.


“Manteniendo la cabeza baja en señal de reverencia, María desabotonó el vestido y dejó que resbale hasta el suelo”. Coelho, Pablo.


Referencias:

Overs , C., & Longo, P. (1997). Haciendo el trabajo sexual seguro. London: Network of sex work projetcs.


Autor: Juan F. Cadena
Correo: juankdna83@gmail.com

Compártelo con tus amigos

2 opiniones en “Negociando con la líbido”

  1. Me fue muy interesante este tema ya que tengo interés de tener conocimiento sobre la vida psicológica social, y se aprende mucho en todo ámbito social. Felicidades.
    Para mi es importante cambiar opiniones con personas estudiadas sobre la psicología, soy una persona de hogar pero se me ha entrado mucho la atención estudiar la psicología social. Desearía informarme más sobre ello y otros temas más, gracias

Comentarios cerrados.