Padre Rico Padre Pobre – Robert Kiyosaki

Padre Rico Padre Pobre - Robert Kiyosaki

INTRODUCCIÓN

Existe una necesidad

¿Prepara el colegio a los niños para el mundo real? “Estudia intensamente y logra buenas calificaciones, así encontrarás un empleo bien remunerado y con buenos beneficios”, solían decir mis padres. La meta de sus vidas era proporcionar educación universitaria a mi hermana mayor y a mí, de forma tal que tuviéramos la mayor chance de éxito en nuestras vidas. Cuando finalmente, en el año 1976, obtuve mi diploma en contabilidad en la Universidad del Estado de la Florida —graduada con honores, entre los primeros de mi clase— mis padres habían alcanzado su meta. Era el logro que coronaba sus vidas. De acuerdo al “Plan Maestro”, fui contratada por una firma contable de primera línea, deseando desarrollar una gran carrera y retirarme a una temprana edad.

Michael, mi esposo, siguió un camino similar. Ambos proveníamos de familias muy trabajadoras, de modestos recursos pero alta ética de trabajo. Michael también se graduó con honores, y lo hizo dos veces: primero como ingeniero, y luego en la escuela de leyes. Fue contratado rápidamente por un estudio legal especializado en leyes de patentes, en Washington D.C., y su futuro parecía brillante, con el sendero de su carrera bien definido, y una jubilación temprana garantizada.

Aunque hemos sido exitosos en nuestras carreras, estas no se desarrollaron tal como esperábamos. Ambos hemos cambiado de puestos de trabajo varias veces —por razones oportunas— pero no existen planes legales de pensión establecidos a nombre nuestro. Los fondos para nuestra jubilación, crecen solamente a través de nuestras contribuciones individuales.

Michael y yo tenemos un matrimonio maravilloso con tres hijos estupendos. Mientras escribo esto, dos están en la universidad, y el otro recién comenzando el ciclo superior. Hemos gastado una fortuna para asegurarnos de que nuestros hijos reciban la mejor educación disponible.

Un día, en el año 1996, uno de mis hijos volvió desilusionado del colegio. Estaba aburrido y cansado de estudiar. “¿Por qué tengo que pasar tanto tiempo estudiando temas que jamás voy a utilizar en mi vida real?” protestó.
Respondí sin pensar, “porque si no logras buenas calificaciones, no vas a ingresar a la universidad”.
“Más allá de que vaya o no a la universidad, yo voy a ser rico”, replicó.

“Si no completas tus estudios universitarios, no podrás conseguir un buen empleo”, respondí con una ligera sensación de pánico y preocupación maternal. “Y sin un buen empleo, ¿cómo planeas hacerte rico?”
Mi hijo rió desdeñoso y sacudió su cabeza lentamente con cierto aburrimiento. Anteriormente, ya habíamos sostenido muchas veces esta conversación. El bajó la cabeza y puso sus ojos en blanco. Mis palabras de sabiduría materna estaban cayendo en oídos sordos una vez más.
Si bien era inteligente y determinado, siempre había sido un joven educado y respetuoso.
“Mami” empezó. Había llegado mi turno de recibir una lección. “¡Ponte al día! Mira a tu alrededor; las personas más ricas no se hicieron ricas a causa de su educación. Mira a Michael Jordan, o Madonna. Incluso Bill Gates, que abandonó la universidad de Harvard, y fundó Microsoft; él es hoy uno de los hombres más ricos de los Estados Unidos, y está aún en sus 30 años. Hay un lanzador de baseball que gana más de 4 millones de dólares al año aunque su coeficiente mental ha sido etiquetado como `dudoso’.”
Hubo un largo silencio entre los dos. Caí en la cuenta de que le estaba dando a mi hijo el mismo consejo que me habían dado mis padres. El mundo a nuestro alrededor había cambiado, pero el consejo no.
Acceder a una buena educación y lograr calificaciones altas ya no asegura el éxito, y nadie parece haberlo notado, excepto nuestros hijos.

“Mami” continuó, “no quiero trabajar tan arduamente como tú y papá lo hacen. Ustedes ganan mucho dinero, y vivimos en una casa enorme, repleta de `juguetes’. Si sigo tu consejo, acabaré igual que tú, trabajando más y más, tan sólo para pagar más impuestos y acabar endeudado. Ya no existe la seguridad de un empleo; ya he oído todo acerca de reducciones y reajustes empresariales. También sé que los graduados universitarios hoy en día ganan menos de lo que ganabas tú cuando te graduaste. Mira a los doctores. No están ni cerca de ganar tanto dinero como ganaban antes. Sé que no puedo confiar en el Sistema de Seguridad Social o las pensiones de una compañía para mi jubilación. Necesito nuevas respuestas.”

Tenía razón. El necesitaba nuevas respuestas, y yo también. Los consejos de mis padres pueden haber funcionado con personas nacidas antes de 1965, pero pueden resultar desastrosos para aquellos nacidos en este mundo rápidamente cambiante. Ya no le puedo decir simplemente a mis hijos: “Ve a la universidad, obtén buenas calificaciones, y busca un trabajo seguro y permanente.”

Descubrí que tenía que buscar nuevas formas para guiar la educación de mis hijos.
Tanto como madre o como contadora, he estado preocupada por la falta de educación financiera que reciben nuestros hijos en los colegios. Muchos jóvenes de hoy en día tienen tarjetas de crédito antes de terminar el ciclo superior —aunque jamás hayan asistido a un curso sobre el dinero, o cómo invertirlo— y quedan solos para comprender cómo funcionan los intereses compuestos en las tarjetas de crédito. Puesto de forma simple, sin alfabetización financiera y el conocimiento de cómo funciona el dinero, ellos no están preparados para enfrentar el mundo que los aguarda, un mundo en el cual se enfatiza el gastar antes que el ahorrar.
Cuando mi hijo mayor, siendo estudiante de primer año, volvió totalmente endeudado con su tarjeta de crédito, no sólo le ayudé a destruir esa tarjeta, sino que me puse a buscar un programa que me pudiera ayudar a educar a mis hijos en temas financieros.

Un día durante el año pasado, mi esposo me llamó desde su oficina. “Tengo alguien que creo deberías conocer”, dijo. “Su nombre es Robert Kiyosaki. Es hombre de negocios e inversor, y está aquí solicitando patentar un producto educacional. Creo que se trata de lo que has estado buscando.”
Justo lo que estaba buscando

Mi esposo, Mike, quedó tan impresionado con CASHFLOW, el nuevo producto educacional que Robert Kiyosaki estaba presentando, que hizo los arreglos para que nosotros dos participáramos en la prueba de un prototipo. Como era un juego educacional, también le pedí a mi hija de 19 años, quien era estudiante de primer año en una universidad local, si querría participar, y ella aceptó.

En la prueba participaron cerca de quince personas, divididas en tres grupos.
Mike tenía razón. Era el producto educacional que yo había estado buscando. Pero tenía una peculiaridad: su aspecto era como el del colorido panel del Monopoly, con una gigante rata bien vestida en el medio. A diferencia del Monopoly, sin embargo, tenía dos sendas: una interior, y una exterior. El objetivo del juego era lograr salir de la senda interna —a la cual Robert llamaba “Carrera de Ratas”— y entrar en la senda exterior, también llamada “Vía Rápida”. Como Robert lo explicó, la “Vía Rápida” simulaba la forma en que actúa la gente rica en la vida real.

Robert entonces nos definió la “Carrera de ratas”.
“Si miran la vida de una persona promedio, bien instruida y muy trabajadora, hay un sendero similar. El chico nace, y va al colegio. Los orgullosos padres están entusiasmados porque el niño se destaca, logra calificaciones superiores al promedio, e ingresa a la universidad. Se gradúa, puede ser que curse un postgrado, y luego hace todo tal como fuera programado: busca un empleo o una carrera protegida y segura. El chico encuentra ese trabajo quizás como doctor, abogado, o miembro de las Fuerzas Armadas o del gobierno. Generalmente, comienza a ganar dinero, empiezan a llegarle tarjetas de crédito en masa, y comienzan las compras, si no empezaron ya.

“Teniendo dinero para quemar, frecuenta lugares donde se contacta con otros jóvenes como él; y ellos conocen gente, hacen citas, y a veces se casan. Entonces, la vida resulta maravillosa porque, ahora, tanto el hombre como la mujer trabajan. Dos ingresos son una dicha. Se sienten exitosos, su futuro es brillante, y deciden comprar una casa, un automóvil, un aparato de televisión, tomar vacaciones y tener hijos. Llega el feliz “paquetito”. La demanda de efectivo se hace enorme. La feliz pareja decide que sus carreras tienen vital importancia, y empiezan a trabajar más arduamente, tratando de obtener ascensos y aumentos. Los aumentos llegan, como así también otro hijo, y la necesidad de una casa más grande. Trabajan intensamente, se convierten en mejores empleados, con mayor dedicación. Vuelven a la universidad para lograr capacidades más especializadas para poder ganar más dinero. Quizás busquen un segundo empleo. Sus ingresos aumentan, pero también aumentan la categoría impositiva que les corresponde, los impuestos inmobiliarios sobre la extensa casa nueva, sus aportes a Seguridad Social, y todos los demás impuestos. Al recibir el abultado cheque de su salario mensual, se preguntan dónde fue a parar todo ese dinero. Invierten en algún fondo común, y compran los artículos de primera necesidad con sus tarjetas de crédito. Los niños llegan a la edad de 5 ó 6 años, y se incrementa la necesidad de ahorrar para pagar los estudios, como así también para su jubilación.

“Esa pareja feliz, nacida alrededor de 35 años atrás, se encuentra ahora atrapada en la “Carrera de ratas” por el resto de su vida laboral. Ellos trabajan para los dueños de sus compañías; para el gobierno, pagando sus impuestos; y para los bancos, al pagar las cuotas de su hipoteca y de sus tarjetas de crédito.
“Entonces, les aconsejan a sus propios hijos que `estudien intensamente, obtengan altas calificaciones, y busquen un trabajo o carrera seguros’. No aprendieron nada acerca del dinero, excepto de aquellos que sacan provecho de su inocencia; y entonces continúan trabajando arduamente por el resto de sus vidas. El proceso se repite durante otra generación de esforzados trabajadores. Esta es la `carrera de ratas’.”
La única manera de salir de ella, es probar su eficiencia tanto en contabilidad como en inversiones, probablemente dos de los temas más difíciles de dominar. Como Contadora Pública Certificada, y habiendo trabajado en una de las firmas contables más prestigiosas, me sorprendió que Robert hubiera logrado hacer del aprendizaje de estos dos temas, algo divertido y excitante. El proceso estaba tan bien disfrazado, que mientras trabajábamos diligentemente para salir de la “Carrera de ratas”, enseguida olvidamos que estábamos aprendiendo.

Pronto, la prueba de un producto se convirtió en una divertida tarde con mi hija, discutiendo cosas de las que antes jamás habíamos hablado. Siendo contadora, jugar un juego que requería una Declaración de Ingresos y una Hoja de Balance fue fácil. Así que tuve tiempo para ayudar a mi hija y a los otros jugadores de mi mesa con los conceptos que no entendían. Ese día, fui la primera persona y la única en todo el grupo de prueba— en lograr salir de la “Carrera de ratas”. Salí a los 50 minutos, pero el juego se prolongó por cerca de tres horas.
En mi mesa había un banquero, el dueño de un negocio, y un programador de computadoras. Lo que me perturbó mucho fue lo poco que estas personas sabían, tanto de su contabilidad como de sus inversiones, dos temas tan importantes en sus vidas. Me preguntaba cómo manejarían sus propios asuntos financieros en la vida real. Podía aceptar que mi hija de 19 años no entendiera, pero ellos eran adultos de, por lo menos, el doble de su edad.

Una vez que salí de la “Carrera de ratas”, permanecí las dos horas siguientes observando a mi hija y a estos adultos pudientes y educados, arrojar el dado y mover sus marcadores. Aunque estaba contenta de que todos estuvieran aprendiendo tanto, me sentí perturbada por lo poco que ellos sabían sobre los aspectos básicos de contabilidad y simples inversiones. Tenían dificultades para comprender la relación entre sus Declaraciones de Ingresos y sus Hojas de Balance. A medida que compraban y vendían inversiones, tenían problemas para recordar que cada transacción podía impactar en el flujo de su dinero mensual. Yo pensé, ¿cuántos millones de personas andan por ahí en el mundo real luchando financieramente, tan sólo porque nadie les ha enseñado estas cuestiones?

Gracias a Dios que se están divirtiendo y están distraídos con el deseo de ganar el juego, me dije. Luego de que Roben dio por finalizada la contienda, nos dejó quince minutos para discutir y criticar CASHFLOW entre nosotros.

El dueño del negocio, que compartía mi mesa, no estaba feliz. El juego no le gustó. “Yo no necesito saber esto”, dijo en voz alta. “Contrato contadores, banqueros y abogados para que me expliquen sobre estas cuestiones.”
A lo cual Roben replicó, “¿Ha notado que existen infinidad de contadores que no son ricos? Y banqueros, y abogados, y corredores de bolsa y agentes inmobiliarios. Saben muchísimo, y la mayoría son gente inteligente, pero muchos de ellos no son ricos. Dado que nuestros colegios no le enseñan a la gente lo que saben los ricos, tenemos que hacernos asesorar por estas personas. Pero un día usted se halla conduciendo por la autopista, atascado en el tráfico, tratando de llegar a tiempo al trabajo, y mira hacia la derecha y ve a su contador atascado en la misma maraña de tráfico. Mira hacia la izquierda, y ve a su banquero. Eso debería decirle a usted algo.”
El programador de computadoras tampoco estaba impresionado con el juego. “Puedo comprarme un software que me enseñe esto.”

El banquero, sin embargo, estaba movilizado. “Estudié esto en el colegio —es decir, la parte de contabilidad— pero nunca supe cómo aplicarlo en la vida real. Ahora lo sé. Necesito salir de la `carrera de ratas’.”
Pero lo que más me conmovió fueron los comentarios de mi hija. “Me divertí aprendiendo”, dijo. “Aprendí muchísimo acerca de la manera en que realmente funciona el dinero, y cómo invertirlo.”
Luego agregó: “Ahora sé que puedo elegir una profesión por el tipo de trabajo que quiero desempeñar, y no por la seguridad del empleo, los beneficios o lo mucho que me paguen. Si aprendo lo que enseña este juego, soy libre de hacer y estudiar lo que mi corazón desea estudiar… en lugar de estudiar algo porque las compañías están buscando ciertas habilidades para los trabajos. Si aprendo esto, no tendré que preocuparme por la seguridad de un empleo o la Seguridad Social de la manera en la que la mayoría de mis compañeros ya lo están haciendo.”
No pude quedarme y hablar con Roben después de haber jugado el juego, pero acordamos encontrarnos más tarde para discutir su proyecto más extensamente. Sabía que él quería utilizar el juego para ayudar a otros a ser financieramente más… ingeniosos, y yo estaba ávida de escuchar más sobre sus planes.
Mi esposo y yo concertamos una cena para encontrarnos con Roben y su esposa, en el transcurso de esa semana. Aunque era nuestro primer encuentro social, sentimos como si todos nos hubiéramos conocido desde hacía años.

Descubrimos que teníamos infinidad de cosas en común. Cubrimos toda la gama, desde deportes y juegos, hasta restaurantes y temas socio—económicos. Hablamos del mundo en permanente transformación. Pasamos una gran cantidad de tiempo conversando sobre cómo la mayoría de los norteamericanos tienen muy poco o nada ahorrado para su jubilación, y de la inminente quiebra de los servicios de previsión y medicina social. ¿Les será requerido a nuestros hijos pagar 75 millones de dólares para las jubilaciones de la generación post—guerra? Nos preguntamos si la gente se da cuenta de lo riesgoso que puede resultar depender de un plan de pensiones.

La principal preocupación de Robert era la creciente brecha entre los que tienen y los que no, tanto en los Estados Unidos como alrededor del mundo. Siendo un empresario auto formado y autoeducado, quien viajó por todo el mundo reuniendo inversiones, Roben podía retirarse a los 47 años. Pero desistió de hacerlo porque comparte la misma preocupación que tengo yo respecto de mis propios hijos. El sabe que el mundo ha cambiado, pero la educación no. De acuerdo con Roben, los niños pasan años en un anticuado sistema educacional, estudiando temas que nunca utilizarán, preparándose para un mundo que ya no existe.

“El consejo más peligroso que se le puede dar hoy a un niño es, `ve al colegio, logra buenas calificaciones, y busca un empleo seguro`, le gusta decir. “Ese es un consejo antiguo, y es un consejo malo. Si usted pudiera ver lo que está sucediendo en Asia, Europa o Sudamérica, estaría tan preocupada como yo.”
El cree que es un mal consejo “porque si usted quiere que sus hijos tengan un futuro financiero seguro, ellos no pueden jugar con las viejas reglas. Simplemente, resulta demasiado riesgoso”.
Le pregunté qué quería significar con “viejas reglas”.
“La gente como yo juega con un conjunto de reglas diferentes de las que usan ustedes”, dijo. “¿Qué pasa cuando una corporación anuncia una reducción (downsizing)?”
“Despiden a la gente”, dije. “Las familias son heridas. El desempleo aumenta.”
“Sí pero, ¿qué pasa con la compañía? ¿Particularmente con una compañía pública, con la cotización de sus acciones en la bolsa?”
“El precio de la acción generalmente sube cuando se anuncia la reducción”, dije. “Al mercado le gusta que una compañía reduzca sus costos laborales, ya sea por automatización o por consolidación de la fuerza laboral en general.”
“Así es”, me contestó. “Y cuando el precio de las acciones sube, la gente como yo, los accionistas, nos hacemos más ricos. Eso es lo que quiero significar con un conjunto de reglas diferente. Los empleados pierden, mientras que los dueños y accionistas ganan.”
Roben no estaba describiendo solamente la diferencia entre empleado y empleador, sino también la diferenció entre controlar su propio destino y entregar ese control a otra persona.
“Pero, para muchas personas, es difícil comprender por qué sucede eso”, observé. “Ellos simplemente piensan que no es justo.”

“Por eso es tonto decirle simplemente a un niño, `tienes que lograr una buena educación”‘, dijo. “Es tonto asumir que la educación que provee el sistema educativo preparará a su hijo para el mundo que deberá enfrentar después de graduarse. Cada niño requiere más educación. Una educación diferente. Y necesitan conocer las reglas. Los diferentes conjuntos de reglas.
“Existen reglas para el dinero de acuerdo con las cuales actúan los ricos, y también existen reglas con las que actúa el 95 por ciento restante de la población”, dijo. “Y el 95 por ciento aprende esas reglas en su casa y en el colegio. Por eso hoy en día es riesgoso decir sencillamente a un niño `estudia esforzadamente y busca un buen trabajo’. Hoy en día, un niño necesita una educación más sofisticada, y el sistema actualmente vigente no le brinda los elementos. A mí no me importa cuántas computadoras pongan en cada clase, o cuánto dinero gastan las escuelas. ¿Cómo podría el sistema educativo enseñar un tema que desconoce?
“De manera que ¿cómo enseñan los padres a sus hijos lo que la escuela no enseña? ¿Cómo enseñar contabilidad a un niño? ¿No se aburrirían? ¿Y cómo puede usted, como padre, enseñar a invertir, cuando usted mismo siente aversión al riesgo? En lugar de enseñar a mis hijos a simplemente jugar a lo seguro, decidí que era mejor enseñarles a jugar inteligentemente.”
“¿Entonces cómo le enseñaría a un niño las cuestiones relacionadas con el dinero y todas estas cosas de las que hemos hablado?” pregunté a Robert. “¿Y cómo podemos facilitar esto a los padres, especialmente cuando ellos mismos no lo entienden?”
“Yo escribí un libro sobre el tema”, me contestó.
“¡¿Dónde está?!”
“En mi computadora. Ha estado allí por años en fragmentos fortuitos. Ocasionalmente le agrego algo, pero nunca me he puesto de lleno como para unirlo todo. Comencé a escribirlo cuando mi otro libro se convirtió en bestseller, pero este nuevo nunca lo he terminado. Está en fragmentos.”
Y así estaba, en fragmentos. Luego de leer las secciones dispersas, sentí que el libro ameritaba y necesitaba ser compartido, especialmente en estos tiempos cambiantes. Nos pusimos de acuerdo para ser coautores.
Le pregunté qué creía él acerca de la cantidad de información financiera que necesitaba un niño. Dijo que dependía del niño. El supo que quería ser rico a temprana edad, y fue suficientemente afortunado de tener como figura paterna a un hombre rico y deseoso de guiarlo. “La educación es la base del éxito”, dijo Roben. “Y tanto como son importantes las capacidades escolares, también son importantes las capacidades financieras y de comunicación.”
Lo que sigue es la historia de los dos padres de Roben, uno rico y uno pobre, lo cual explica las capacidades que él ha desarrollado a lo largo de su vida. El contraste entre los dos papás aporra una importante perspectiva. El libro está respaldado, editado y compaginado por mí. Los contadores que lean este libro, supriman el conocimiento de los libros académicos, y abran sus mentes a las teorías que presenta Roben. Aunque muchas de esas teorías desafían los propios fundamentos de los principios contables generalmente aceptados, proporcionan una valiosa mirada hacia el interior de la senda que analizan los verdaderos inversores para tomar sus decisiones de inversión.

Cuando nosotros como padres aconsejamos a nuestros hijos “ir al colegio, estudiar esforzadamente y conseguir un buen empleo”, en general lo hacemos partiendo de un hábito cultural. Eso siempre había sido lo correcto. Cuando conocí a Roben, inicialmente sus ideas me asustaron. Al haber sido educado por dos padres, se le había enseñado a esforzarse por dos metas diferentes. Su padre instruido le aconsejó que trabajara para una corporación. Su padre rico le aconsejó que fuera dueño de una corporación. Ambos proyectos de vida requieren educación, pero los temas de estudio son completamente diferentes. Su padre altamente instruido lo alentaba a ser una persona inteligente. Su padre rico lo animaba a descubrir cómo contratar personas inteligentes.

Tener dos padres le causó muchos problemas. El padre verdadero era el superintendente de educación para el estado de Hawai. Para cuando Roben tenía 16 años, la amenaza de “si no obtienes buenas calificaciones no conseguirás un buen trabajo” tenía ya poco efecto. Para ese entonces, él ya sabía que el camino para su carrera era ser dueño de corporaciones, y no trabajar para ellas. En realidad, si no hubiera sido por la guía sabia y persistente de un consejero de estudios superiores, Roben podría no haber ido a la universidad. El lo admite. Estaba ávido de iniciar la conformación de su activo, pero finalmente estuvo de acuerdo en que una educación universitaria también lo beneficiaría.
Verdaderamente, para los padres de hoy en día, las ideas de este libro probablemente parezcan muy lejanas de alcanzar, o demasiado radicales. Muchos padres están pasando por momentos ya bastantes difíciles tratando de mantener a sus hijos en el colegio. Pero a la luz de nuestros tiempos cambiantes, necesitamos, como padres, estar abiertos a ideas nuevas y audaces. Alentar a los niños a que sean empleados, es aconsejar a sus hijos a que paguen durante toda sus vidas más impuestos de lo que es justo, con alguna o ninguna promesa de pensiones. Y es cieno que los impuestos son el mayor egreso de una persona. De hecho, la mayoría de las familias trabajan para el gobierno desde enero hasta mediados de mayo, solamente para pagar sus impuestos. Se necesitan nuevas ideas, y este libro las aporra.

Roben afirma que los ricos enseñan a sus hijos de forma diferente. Les enseñan en su casa, sentados a la mesa durante la cena. Quizás estas ideas no sean las que usted elija para conversar con sus hijos, pero de todas maneras, gracias por darles una mirada. Y le aconsejo seguir buscando. En mi opinión, como madre y como Contadora Pública Certificada, el concepto de simplemente obtener buenas calificaciones y conseguir un buen trabajo, es una idea anticuada. Necesitamos aconsejar a nuestros hijos con cierto grado de mayor inteligencia. Necesitamos nuevas ideas y una educación diferente. Podría ser que, decirles que se esfuercen por ser buenos empleados, mientras a la vez se esfuerzan por ser dueños de su propia corporación de inversiones, no sea una idea tan mala.

Mi esperanza como madre, es que este libro ayude a otros padres. La esperanza de Roben, es poder informar a las personas que cualquiera puede alcanzar prosperidad, si así lo elige. Si usted actualmente es jardinero o conserje, o aún si está desempleado, tiene la oportunidad de educarse y enseñarle a sus seres queridos a cuidar de sí mismos financieramente. Recuerde que la inteligencia financiera es el proceso mental a través del cuál resolvemos nuestros problemas financieros.

Hoy en día estamos enfrentando cambios tecnológicos y globales tan o incluso más grandes que los que alguna vez hayamos enfrentado. Nadie tiene la bola de cristal, pero una cosa es cierra: se avecinan transformaciones que están más allá de nuestra realidad. ¿Quién sabe lo que depara el futuro? Pero, suceda lo que sucediere, tenemos dos elecciones fundamentales: jugar a lo seguro o jugar con inteligencia, preparándonos, educándonos y despertando en nosotros y en nuestros hijos, ese genio financiero que todos llevamos dentro.

psicologia-test-pruebas-aprendizaje-conducta-autor

Compártelo y mira lo que sucede!