Porque algunas terapias fracasan

Porque algunas terapias fracasan

Existen distintos motivos por los cuales una terapia puede fracasar o ser contraproducente (agravar el/los problema/s que presenta la persona). A continuación se presentan algunas situaciones más frecuentes ya que explican los abandonamientos y fracasos terapéuticos que se tienen durante el proceso de terapia.

Porque algunas terapias fracasan

1- El/la paciente no respeta el tiempo de tratamiento. Quiere mejorar en un tiempo que su problema no permite.

2- El/la paciente busca “curarse” o mejorar sin esfuerzo ni implicación. Por ejemplo, no realiza las tareas ni aplica las estrategias que el terapeuta pronone entre sesiones.

3- El/la paciente es muy rígido en sus pensamientos o creencias provocando una gran resistencia al cambio. No hace caso de los consejos y opciones del psicólogo o no pone en duda los propios pensamientos.

4- El/la paciente no tiene confianza en el cambio y piensa que “yo soy así” o que las personas no cambiamos. Piensa que lo que tiene es genético o innato.

5- El/la paciente puede ser autodestructivo/a.: puede tener mucha tendencia a la negatividad y a la pasividad.

6- El/la paciente no confía en la psicología.

7- El/la paciente no quiere mejorar porqué encuentra ventajas en su manera de ser. Puede ser victimista.

8- El/la paciente no acepta que el psicólogo le diga ciertas cosas. No acepta poner en duda ciertas creencias o principios con el objetivo de mejorar su estado.

9- El/la paciente no sabe cómo funciona una terapia y quiere hacer un tratamiento a su medida.

10- El/la paciente se muestra muy exigente en la terapia. Cuestiona las técnicas y el tiempo creando un clima de tensión que provoca un mal trabajo y una mala relación terapéutica, dinamitando el tratamiento.

11- El/la paciente presenta una baja capacidad intelectual o cultural.

12- El/la paciente presenta una baja capacidad de introspección o de análisis: no sabe ver de dónde provienen las emociones que siente y no sabe analizarse a si mismo/a.

13- La limitación de la psicología en la mejoría o curación de determinados trastornos.

14- La cronicidad del problema y las recaídas habidas.

15- Determinados trastornos y dificultades que por su tipología presentan algunos de los factores anteriormente mencionados.

16- Algunos trastornos que presentan un mal pronóstico por si solos.

17- Algunos rasgos de personalidad o de carácter del /la paciente que dificultan la terapia: dependencia, falta de fuerza de voluntad, impaciencia, rigidez, exigencia, impulsividad, susceptibilidad, suspicacia,…

18- No se establece una buena relación terapéutica psicólogo-paciente.

Por lo tanto, es recomendable que una persona que quiere iniciar una terapia, tenga que tener en cuenta estos puntos con el objetivo de favorecer un tratamiento eficaz así como saber “qué es una terapia” y el proceso terapeutico que conlleva una terapia.

Referencia: Alanya Espiritu, Alex. “El manual del psicòlogo clìnico” Editorial Daisukeperu. Peru. 2013. Pàg. 35

Compártelo y mira lo que sucede!