Prevención del Suicidio en adolescentes

 suicidio

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) el suicido es la segunda causa de muerte entre los jóvenes de 15-29 años. Cada año se registran más de 800 mil suicidios en el mundo eso sin contar que el intento de suicidio aumenta hasta 20 veces más.

Según las estadísticas de la OMS a cada 40 segundos se suicida una persona y a cada 2 segundos una persona piensa en quitarse la vida.

Detonantes del Suicidio

Entre las principales causas del suicidio se encuentran los problemas sociales, familiares, el abuso sexual y el maltrato intrafamiliar. Pero también el acoso escolar puede funcionar como detonante; por ejemplo: cuando un niño es lastimado o agredido en la escuela y no encuentra refugio en los padres, puede generar pensamientos o ideas suicidas desde sí mismo.

Existen niños y adolescentes que son poco tolerantes y propensos frustración, quienes no soportan un NO por respuesta y al no recibir lo que piden realizan intentos suicidas para llamar la atención que en ocasiones se logra consumar.

Jorge

Tiene 14 años de edad, y con frecuencia escuchaba discutir a sus padres. Las discusiones eran frecuentes y el punto central del tema era de las oportunidades que ambos habían perdido cuando la madre quedo embarazada de Jorge.

Luego de un tiempo los padres recibieron una llamada de por parte del colegio en donde estudiaba Jorge, la llamada fue alarmante porque él intento suicidarse en el colegio. Posterior a esta situación, le preguntaron a Jorge porque intentó suicidarse. A lo que respondió: “Yo solo quería que mis padres fueran felices sin mí, como muchas veces escuche decir que era una carga para ellos”

Marco Antonio Garavito (Liga Guatemalteca de Salud Mental)

“En Guatemala hay un sistema social frustrante recurrente, por lo que aumentan los casos de suicidio, puesto que hay personas más débiles para enfrentarlo. Por ejemplo: existen jóvenes que pasan buscando trabajo por más de dos años, lo que causa frustración al no poder satisfacer sus necesidades básicas”

Prevención del suicidio

Según la OMS son pocos los países que han incluido un plan de prevención del suicidio entre sus prioridades, esto debido a la falta de sensibilización.

Por otro lado, la buena comunicación de la familia es fundamental para sus integrantes ya que de esta manera se puede prevenir el suicidio.  Por lo regular, cuando un niño o adolescente tiene pensamientos suicidas tiende a comunicárselo a alguien cercano o de confianza. (Padres, amigos, maestros, sacerdote, etc.)

Cuando no se puede manejar la situación es mejor enviar al niño o adolescente al psicólogo para recibir tratamiento.

Síntomas de posibles conductas suicidas

  • Cambio en los hábitos alimenticios
  • Retraimiento
  • Agresividad y violencia
  • Consumo de drogas
  • Inhibición social
  • Decir indirectas (ya no seré una carga para ustedes)
  • Carácter irritable
  • Actitud intolerante
  • Sentimientos de inferioridad

Recuerda, el suicidio no se hace de la noche a la mañana, lleva tiempo en desarrollarse la idea ya que previo al suicidio se tiende a tener una larga conversación consigo mismo respecto a la situación frustrante y luego de esto se toma una decisión.

Por eso mismo, es importante detectar las señales de conductas suicidas antes de tiempo y atender al niño o adolescente con un profesional de la salud mental.

Compártelo y mira lo que sucede!