Primera sesión terapéutica de un niño

sesión terapéutica de un niño

Sinopsis:

La primera sesión terapéutica de un niño puede marcar todo el proceso psicoterapéutico. Por lo regular cuando se va a trabajar con un niño, normalmente se realiza primero una entrevista con los padres. Esta tiene por objeto conocer los motivos por los cuales un niño acude a terapia y principalmente para conocer su contexto familiar.

Si es necesario se puede establecer alguna orientación previa al inicio del proceso terapéutico y de la primera sesión que tendrá el niño. Por ejemplo: Que los padres le expliquen porque ira al psicólogo.

Durante la entrevista con padres suele ser evidente conocer si existen conflictos entre papa-mama y también se conoce la manera en que los padres ven al niño. Aunque no acudan ellos a una terapia, las entrevistas son un medio de desahogar sus problemas que en muchas ocasiones ayudan suficiente.

Los datos básicos que buscamos obtener en la entrevista son: 

a) Motivo de la consulta
b) Antecedentes del niño
c) Historia del problema actual
d) cómo se desarrolla un día de su vida diaria
e) cómo es la relación de los padres entre ellos, con sus hijos y con el medio familiar inmediato
f) cómo es la relación del niño con cada uno de los miembros de la familia y de su contexto social
g) Aspectos generales sobre el desarrollo físico del niño


Desarrollo:
La entrevista es dirigida a obtener datos del niño, y en caso de que los padres hablen de ellos mismos, la actitud del terapeuta es la de escuchar y permitirles expresar cosas que de otra manera no lo harían, pero sin intentar iniciar con ellos una terapia, ya que ese no es el punto o mejor dicho aún no se ha solicitado.

Claro, un aspecto importante es que las entrevistas deben de ser por lo menos una vez al mes para presentar avances del proceso terapéutico del niño y conocer los cambios que esta generando la terapia.
En la entrevista con los padres, en mi caso prefiero que sea solamente con padres y luego tengo una entrevista inicial con el niño para conocer si le gustaría trabajar conmigo. Algunos terapeutas prefieren realizar la entrevista de padres teniendo al niño en medio de la charla, sin embargo en ocasiones los padres suelen decir palabras muy duras y dolorosas para los niños y esto puede marcar negativamente el proceso terapéutico. A nadie le agrada escuchar cosas negativas sobre sí mismo, y menos aún a un niño que tal vez ya tenga su autoestima bastante baja y que quedaría más lastimada al provenir estos conceptos de sus propios padres.

En la entrevista con los padres algo que debemos obtener es el lugar que ocupa el niño para ellos, para su deseo. Qué les significa este hijo, qué han depositado en él, en qué momento de la relación nació. De qué manera la historia y el síntoma del hijo les remite a su propia historia. Debemos estar atentos a escuchar verdaderamente cada palabra, no dejarlas escapar, para relacionarlas con la situación.  

Primera sesión con el niño:
Los niños suelen ser muy abiertos al juego y por eso es sencillo que le niño brinde mucha información sobre él. Es necesario observar los mensajes no verbales del niño: qué hace al llegar; si acepta entrar solo al salon de terapia, y de qué manera lo hace; cómo inicia el juego, qué es lo primero que juega, o bien, si es que presenta inhibición para el juego. Si platica o es introvertido. Cuál es su postura física, la rapidez de sus movimientos, el tono de su voz, la dirección de su mirada, sus gestos en el juego.

El niño nos comunica desde la primera hora cuál es su fantasía inconsciente sobre la enfermedad o conflicto por el cual es traído al tratamiento y en la mayor parte de los casos, su fantasía inconsciente de curación.
Tips de la primera sesión:
• Si el niño juega con agua es muy posible que tenga problemas enureticos
• Si el niño se sienta en un rinconcito de la habitación y se muestra silencioso es alguien timido.
• Si al entrar al salón de terapia el niño emprende juegos en los que debe luchar. Muestra síntomas de agresividad.
• Si el niño “no puede dibujar” tiene un trauma potencial que le inhibe ser el mismo.
• Los niños introvertidos tienen largos períodos de silencio  

Reglas de Terapia:
Es importante que en la primera sesión con el niño, además de que él nos da mucha información valiosa, también es el momento de establecer con él las “reglas” de la terapia.

Es importante preguntarle si sabe a qué viene y quien somos nosotros. Los padres no siempre tienen buena comunicación con los hijos, especialmente en lo que se refiere a su capacidad de hablar abiertamente sobre el problema del chico. Más bien tienden a evadirlo y a hacer como que no existe. O bien culpan al niño, y le expresan abiertamente su rechazo. El niño generalmente acude sin saber qué es un psicólogo ni la razón por la cual él viene. En este caso es necesario desde este primer momento ser honestos y hablar abiertamente del síntoma, como algo natural, que no es necesario esconder, y sobre todo que el niño perciba que es aceptado tal y como él es en este momento.

Otra cosa importante que decimos al niño en cuanto a la forma de trabajar, es que en algunas ocasiones él puede proponer los juegos, y si así lo desea nosotros jugaremos con él. Esto último es importante, pues hay niños que prefieren jugar solos. El respeto que debernos mostrar al niño es esencial y debe estar presente en todo momento. Así, si él desea estar en silencio, será importante no interrumpirle.

Si esto es así, la forma de acompañar al niño y establecer contacto con él será guardar silencio. En muchas ocasiones los niños harán cosas para probar si lo que les hemos dicho es cierto y si por lo tanto somos o no confiables. Lo que decimos y establecemos con el niño en esta primera sesión, es una regla ante todo para nosotros mismos. Y hay que cumplirla.

En síntesis, los puntos que se abordan en una primera sesión son los siguientes:

• Presentación del terapeuta con el niño.
• Aclarar para qué está aquí. Hablando libremente del síntoma.
• Dar a conocer en qué consiste el secreto ético.
• Establecer las “reglas” que deseamos seguir dentro del cuarto de terapia, y ver si el niño está de acuerdo con ellas.
• Establecer de qué manera se trabaja, dando libertad al niño para jugar libremente, abriendo la posibilidad para que nosotros propongamos juegos y actividades.
• Utilizar esta primera sesión para conocer al niño en forma general.

Referencia:
Amescua Guadalupe (1997) “La magia de los niños”© Editorial Academia, 1997, La Habana Cuba

Compártelo y mira lo que sucede!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.