El principio del nirvana de Freud

principio del nirvana: La abrumadora necesidad que rige la operación del aparato mental es la reducción de la excitación, tensión o pulsión y la necesidad de mantener un estado relativamente estable de existencia libre de estimulación. Al igual que Breuer, Freud adoptó en un inicio el término “principio de constancia” para describir los esfuerzos de reducción de la tensión del sistema nervioso, un término que Breuer había tomado prestado del psicofísico Gustav Fechner

El principio del nirvana

En Más allá del principio del placer, Freud incorporó alguna nueva terminología de Barbara Low para reemplazar al principio de constancia; ahora empleaba el principio del nirvana para indicar la tendencia homeostática del funcionamiento del sistema nervioso mediante el cual trata de deshacerse de las tensiones perturbadoras y del exceso de estimulación.

En efecto, Freud había pensado que el principio del nirvana y el principio del placer mantenían una relación íntima tan esencial que la adhesión del sistema nervioso al principio del nirvana estaba garantizada por la operación del principio de placer. Es decir, la reducción de la tensión y el mantenimiento de un estado casi libre de estimulación implicado por el principio del nirvana son placenteros. Sin embargo, en un trabajo escrito en 1924, Freud cambió de opinión y distinguía ambos principios.

Freud creía que la distinción era necesaria porque ciertos estados de placer requieren incrementos más que reducciones en la excitación. Por ejemplo, un estado que violaría el principio del nirvana, pero que está de acuerdo con el principio de placer, es la excitación sexual, en que el aumento en la cantidad de tensión corporal en los genitales produce una sensación placentera. Por tanto, el principio del nirvana y el principio de placer podían distinguirse como tendencias separadas, aunque complementarias, en la vida mental.

Entonces para Freud el Principio del nirvana era una tendencia homeostática del sistema nervioso a deshacerse de las tensiones perturbadoras y el exceso de estimulación. En los que los procesos mentales asociados también se esfuerzan por reducir la excitación y la tensión y por mantener la estabilidad. Es un impulso por obtener o conservar una absoluta quietud.

Traducido de la octava edición de BENEATH THE MASK. AN INTRODUCTION TO THEORIES OF PERSONALITY. Published by John Wiley & Sons, Inc, 111 River Street, Hoboken, NJ 07030-5774. Pág. 70

Compártelo y mira lo que sucede!