Psicología conductista: no todo puede ser medible

Psicología conductista

La psicología conductista es una de varios enfoques de la psicología contemporánea. Cada enfoque tiene una perspectiva diferente de la conducta humana y cada corriente psicológica tiene diferentes principios, constructos, postulados y supuestos que fundamentan su teoría.

La mayoría de los psicólogos estarían de acuerdo en que ninguna corriente psicológica tiene la verdad absoluta, aunque en el pasado, en los primeros días de la psicología, la psicología conductista habría dicho que su teoría era la única que era verdaderamente científica.

Psicología conductista

Al pensar en la psicología conductista me viene a la mente un grupo de personas dentro de un laboratorio que llevan batas blancas tratando de condicionar a unas ratas que están lidiando en medio de un laberinto con el fin de llegar a su cena. Esta es la idea que hasta el momento trata de vendernos la psicología conductista que también hace énfasis en que la verdadera psicología es la que tiene un fundamento científico y que puede medir y dar resultados a través de pruebas, test y/o estadísticas.

Lo que hace diferente a la psicología conductista de los demás enfoques es que esta corriente ve a las personas y los animales como entes controlados por su entorno y que somos el resultado de lo que hemos aprendido de nuestro ambiente. Para el conductista los factores ambientales (que ellos llaman estímulos) afectan al comportamiento observable (que son las respuestas).

Desde la psicología conductista se proponen dos procesos principales que son por las que una persona logra aprender: aquello que llaman el condicionamiento clásico y el condicionamiento operante. El condicionamiento clásico consiste en el aprendizaje por asociación, y el condicionamiento operante implica aprender de las consecuencias de la conducta.

El condicionamiento clásico (CC) fue estudiado por el psicólogo ruso Ivan Pavlov. Aunque mirando a los reflejos naturales y estímulos neutros logró condicionar perros a salivar con el sonido de una campana para que les diera hambre o buscaran la comida. Los principios del condicionamiento clásico se han aplicado en muchas terapias. Entre ellas se encuentra la desensibilización sistemática para las fobias (en la que paso a paso se expone a un estímulo temido a la vez) y la terapia de aversión.

Por otro lado, B. F. Skinner investigó el condicionamiento operante de la conducta voluntaria e involuntaria. Skinner consideró que algunos comportamientos podrían explicarse por el motivo de la persona. Por lo tanto, el comportamiento se produce por una razón, y los tres principales de comportamiento técnicas de conformación son el refuerzo positivo, refuerzo negativo y el castigo.

El conductismo también cree en la metodología científica (por ejemplo, experimentos controlados), y que sólo el “comportamiento observable” debe ser estudiado porque esto se puede medir de forma objetiva. El conductismo rechaza la idea de que la gente tiene libre albedrío, y cree que el ambiente determina todo el comportamiento.

La crítica que ha recibido la psicología conductista es por la forma en que subestima la complejidad de la conducta humana. En muchos de sus estudios utilizaron animales que son difíciles de generalizar o comparar con los seres humanos y que no pueden explicar, por ejemplo, la velocidad en la que se puede aprender un idioma tiene que ver mucho el factor biológico. Por lo mismo, es que al inicio enfatice que la psicología conductista trata de vendernos la idea de que todo puede ser medible y/o observable… pero la verdad es que en psicología… no todo puede ser observable y/o medible. Quizás algún día las ciencias psicológicas pueden llegar a medir aquello que hoy no se puede medir (inconsciente) y si se llegare el momento seguramente la psicología conductista celebrara a lo grande, pero por el momento hay muchas dudas de su teoría.

Compártelo con tus amigos