Que decís después de decir “Buenos días”?

comunicación

Sinopsis: 
importante saber que el saludo denota cortesía y buenos modales, denota tu amabilidad, tu ausencia, tu enemistad u hostilidad, tu manera de ser hacia los demás.
Debes saber que el apretón de manos, el beso en la mejilla, un abrazo o un “buenos días” es el comienzo de una conversación. Antes de seguir resaltare que no se dice buenos días porque no son muchos, es un solo día. Así que si saludas a alguien debes de decirle “buen día” en vez de “buenos días”, en vez de generalizar especificas un mensaje que da vida al día del otro.

Regresando al punto, el saludo tiene un valor simbólico porque puede implicar un gesto de cercanía, irritación o enfado. Por lo regular, después de decir “buen día” siguen una serie de interrogaciones a manera ¿Cómo estás? ¿Qué tal? ¿Cómo te va?

 Está bien interesarse por el estado de la otra persona, de hecho en ocasiones aparentamos o pensamos creer que es de cortesía preguntar por el otro, sin embargo el 90% de nuestras preguntas siempre redundan en lo que observamos del otro. Me sorprende siempre aquellas personas que luego de saludar expresan un sentimiento profundo en sus palabras, algo como esto:

Ulises: Hola Karla 
Karla: Hola Ulises 
Ulises: “Me alegro de volver a verte” 

 La frase “me alegro” lleva un sentimiento de alegría al sentir al otro cerca de nosotros. De manera que el mensaje que transmitimos es fundamental para la relación afectiva entre los demás.

El 90% de nuestras conversaciones suelen ser de la siguiente manera:

Ulises: Hola Karla
Karla: Hola Ulises 
Ulises: ¿Qué tal cómo estás? 
Karla: bien gracias. ¿Ytú? 

Este tipo de conversación es al que recurrimos y creemos que es de cortesía preguntar por el otro, sin embargo he aprendido que más que interesarme por el otro lo que debo de hacer es mostrar quien en realidad soy, también puedo interesarme e involucrar un sentimiento al decir “me da gusto volver a verte”. 

Cuando hablamos con alguien es de poca educación hablar de uno mismo. Sin embargo no nos enseñaron que es mejor demostrar el afecto que tenemos hacia el otro antes de hablar de lo que observamos de él o ella. De esta forma, lo inducimos a que se descubra y nosotros seguimos escondidos a la espera de que se genere una conversación plena.

No sé si alguna vez han notado que luego de haber “observado” que en el primer contacto hacemos una pregunta después de dar los “buenos días” y que en la segunda vez incitamos al otro a que se abra. Es decir, aparentemente nosotros estamos interesados en el otro. Sin embargo solo hablamos de lo que observamos en el otro cuando deberíamos demostrar y decir lo que sentimos por el otro.

Si entiendo que es difícil, porque si en dado caso hablamos con alguien que nos causa molestia algunos no tendríamos el valor de decirle “me da gusto volverte a ver”. En mi caso, creo que yo solo le diría que tengas un lindo día, pero se me dificultaría comenzar una conversación con esta persona.


Desarrollo:
La construcción social: 
Hoy por la mañana me levante pensando en que la comunicación es el medio por excelencia de las relaciones sociales, sin embargo se nos dificulta tanto iniciar una conversación sin pasar por un interrogatorio de ¿Cómo estás? ¿Qué tal el trabajo? ¿Cómo está la familia? ¿Qué tal la universidad? A veces hablamos solo por llenar el espacio de silencio que queda entre la otra persona y nosotros, pero este es un error grave, no debemos de tratar los espacios de silencio. Más bien, si nuestra conversación es genuina entonces los momentos de silencios no serían molestos, al contrario serian alentadores porque cada que hablamos con la otra persona siempre nos llena de aquello que escuchamos.

¿Por qué se me dificulta hablar con el otro? 
En ocasiones tenemos y menciono “tenemos” porque si existe alguna persona en el mundo que no tenga lo que a continuacióndiré, es porque no vive en este mundo.

Si hablar con los demás que pueden ser personas extrañas a nuestro círculo social se nos dificulta es porque existe una raíz de amargura que ata nuestros sentimientos y por consecuencia nos impide ser sociables. No trato decir que seas un “antisocial” no necesariamente, al contrario la sociedad (familia, hermanos, comunidad, escuela, país, universidad, sociedad y toda persona que se comunicó contigo) tuvo que haber intervenido en la formación de aquella raíz de amargura, que hoy en día no te deja expresar tus sentimientos.

Expresión de sentimientos: 
El problema de hablar va más allá de lo que podamos expresar porque involucra sentimientos. Esta es la razón por la que a MILES de hombres y Mujeres se les dificulta expresar sus sentimientos.

Muchas personas de manera inconsciente prefieren guardar sus sentimientos antes de que alguien los lastime más de lo que un día lo hicieron.
Pero los sentimientos no solo se expresan por alguien a quien amamos. Los sentimientos se expresan en la familia, en el ámbito laboral, en el ámbito escolar, con personas que amamos y con personas que odiamos.

Si el ODIO también es un sentimiento que se manifiesta, pero el amor que es el mayor de todos los sentimientos es el que se nos dificulta expresar. La razón de esto es aquella raíz de amargura.
Me atreveré a decir que una raíz de amargura es la que no nos permite expresar nuestros sentimientos. No es que seas tímido o tímida, es solo que existe algo que no te deja ser quien en realidad eres.

Dicen que los psicólogos podemos pronosticar el futuro. Si me tocara pronosticar el futuro, diré que es IMPOSIBLE poder sanar estas raíces de amargura de manera COLECTIVA, primero porque no todo mundo acepta que necesita terapia, no todos tienen los recursos, no todos quieren cambiar para mejorar.
Quizás se escuche pesimista, pero es la verdad, sanar el corazón de un nación que ha sido herida, sanar a un país en el que sus habitantes están desconsolados por la falta de empleo, sanar la herida de una guerra interna, sanar las secuelas que la violencia ha dejado a las familias, eso es algo IMPOSIBLE, pero por eso estamos aca para hacer que lo imposible sea POSIBLE ese es nuestro deber como ciudadanos, en mi caso no me cansare de brindar de alguna manera una especie de terapia para que sanes estas heridas y cortes esa raíz de amargura que te ata e impide expresar tus sentimientos.

La mejor terapia que puedas tener es aquella que permite que conozcas quien eres tú y puedas cambiar para mejorar tu estado actual.

Compártelo y mira lo que sucede!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.