Que es la Gestalt?


por: Adriana Schnake Silva

En general, prefiero hablar de Gestalt que de Terapia Gestáltica. Ocurre que una terapia se aplica a pacientes, enfermos: neuróticos, psicóticos, etcétera. Y la necesidad de “despertar” por así decir se dirige a los hombres en general. Tal vez es indispensable en los terapeutas (a los que este libro está especialmente dirigido) ya que a ellos recurren las personas en crisis y ése es el momento de facilitarles la apertura y el “darse cuenta” de quiénes son Y qué les pasa realmente.

Si el terapeuta está “dormido” como ellos: si es alguien que tiene la religión del “causalismo psíquico” y empieza con el paciente a buscar causas, antecedentes, explicaciones, traumas, etcétera, de “algo” que le ocurre al paciente, ahí todo está determinado: obviamente uno es el “paciente”, el que cuenta pasivamente, paga, espera que el misterio se revelé y el otro es el “Terapeuta”.

Cuando la relación se produce en el “aquí y ahora” ya sea un coordinador y un grupo, o un psicólogo o psiquiatra que ocupa su tiempo en “consultas”, sabe que su única tarea es facilitar al consultante que se dé cuenta de qué le pasa y qué espera de él. Volviendo a la Gestalt, la palabra, en español es femenina, ¿Será eso, acaso, lo que la opone al Psicoanálisis? El es masculino.

Lo femenino y lo masculino. El Yin y el Yang. El cielo y la tierra. Lo creativo y lo receptivo.
¡No! La Gestalt no se opone al Psicoanálisis (como las mujeres no se oponen a los hombres): ella lo contiene.
Todo aquello fenomenológicamente válido de los aportes del Psicoanálisis está contenido en cualquier enfoque holístico, organísmico total del ser humano.
El Psicoanálisis como enfoque mecanicista, machista, desintegrador se opone a la Gestalt como se opone a las Mujeres al definirlas como hombres castrados, como se opone a la religión, como se opone a lo organísmico al entender como Instinto de Muerte la tendencia reparadora y persistente de los organismos a autoestructurarse según su disposición natural y a no aceptan ordenamientos que le son ajenos.
Fritz Perls es considerado el “creador” de la Terapia Gestáltica. Sin embargo, él rechaza esta denominación: “Que me llamen descubridor o redescubridor de la Terapia Gestáltica vaya y pase.
Es básico entender esto para la comprensión real del significado y a qué apunta esta orientación.
Se descubre lo que previamente existe y que al ser explicitado se hace accesible más allá del mero conocimiento intuitivo.
Cuando Newton descubrió la ley de Gravedad, la hizo accesible, útil, operativa. La Teoría de la Relatividad y los descubrimientos posteriores mostraron que la ley de Gravedad no era universal, que tenía un radio de acción determinado. Esto no significó una negación de esta ley, simplemente se descubrió que tenía un límite. ¿Antes de Newton existía o no la gravedad? Es obvio que existía. Las cosas se caían en la tierra y éste era un conocimiento empírico que ningún ser vivo sobre la tierra ignoraba.
Cuando Perls dice que la Gestalt es tan antigua como el mundo, alude a un fenómeno, a una tendencia de la materia viva a configurarse a ser lo que es, que siempre tuvo, aunque el hombre en su necesidad de controlar al mundo y a otros hombres haya inventado miles de teorías, antes de establecer con claridad o siquiera de ver los más obvios principios que mantienen la armonía de la tierra.
La mayor dificultad con que nos encontramos para trasmitir, describir o siquiera hablar de los principios más elementales que están en la base del Enfoque Gestáltico, es el hecho de que éste es un enfoque eminentemente fenomenológico, es decir, un modo no causalista de mirar, describir o enfrentarse al mundo. Y los seres humanos hemos sido deliberadamente entrenados, desde hace varias generaciones, no sólo para pensar con el supuesto “causa-efecto”, sino hasta para sentir de esa manera.

psicologia-test-pruebas-aprendizaje-conducta-autor

Compártelo y mira lo que sucede!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.