¿Realmente necesitamos una cura para el autismo?

autismo

Kristina Chew
Como madre de un hijo autista, he lidiado con ya sea moral o médicamente derecho a hablar de ‘curar’ el autismo.

Han pasado más de 50 años desde que el psiquiatra infantil Leo Kanner describió lo que hoy en día conocemos como autismo. Este complejo trastorno neurológico del desarrollo que afecta la capacidad de una persona para comunicarse e interactuar socialmente y con frecuencia se acompaña con dificultades de comportamiento ahora se diagnostica en uno de cada 88 niños en los EE.UU.

¿Eres padre de un niño con autismo?

El autismo se ve ahora como un trastorno del espectro, en el que las personas con el diagnóstico tienen similares comunicativas, sociales y otros desafíos, en diferentes grados de severidad.

Charlie, un adolescente con autismo

Charlie asiste a una escuela especial para niños con problemas de comportamiento graves y discapacidades intelectuales. Él habla en frases cortas, pero no es capaz de preguntar por qué es que llueve o porque él no puede andar en bicicleta.

Charlie fue diagnosticado por primera vez en 1999, hemos tratado de encontrar formas de “recuperar” a nuestro hijo desde el autismo. Pero cuando cumplió cinco y vimos que no iba a ser capaz de ir a la guardería, empezamos a dedicarnos a encontrar la manera de hacer del mundo un lugar mejor para él. No es nada sencillo tener un hijo con autismo, pero sin duda hacemos todo lo que está a nuestro alcance para mejorar su calidad de vida.

Desde el autismo fue identificado por primera vez, se han hecho esfuerzos para curarla. La palabra autismo fue descrita por primera vez como un trastorno en el que un niño no está comprometido con el mundo social. ¿Quién no querría para aliviar esta condición?

Leo Kanner no propuso una cura específica, pero, debido a señalamiento acerca del autismo “había padres y madres muy pocas afectuosas” que pensaron que el nombre de autismo está asociado con un tratamiento que ahora parece simplemente siniestro.

Aunque a inicios de la propuesta de Kanner no se veía el autismo o mejor dicho, no se aceptaba el concepto de autismo con el tiempo diversos autores han aportado grandes beneficios para niños autistas. Uno de ellos es Bruno Bettelheim que se hizo famoso por el uso de un método para ayudar a los niños autistas en su Escuela Ortogénica en Chicago en los años 1960 y 1970.

Cura del autismo

Hoy en día los padres siguen siendo muy sensibles acerca de la turbulenta historia del autismo y su tratamiento. Algunos insisten con vehemencia que un agente externo (peligros ambientales, una vacuna) causó que su hijo se convirtiera en autista y por lo tanto buscar varios tratamientos para “curar” a su hijo.

Esta búsqueda de una cura del autismo no ha pasado desapercibido para los medios de comunicación. Un estudio reciente en la revista de la Asociación Médica de Estados Unidos generó un gran interés por su hallazgo de que las mujeres en Noruega que tomaron ácido fólico antes de quedar embarazadas redujeron su riesgo de tener un niño diagnosticado con autismo. La mayoría de los científicos coinciden en que el autismo es de origen genético y comienza a desarrollarse, mientras que un niño está en el vientre materno.

Kristina Chew
El autismo es una discapacidad de por vida que no se puede curar en un sentido médico. Pero si es posible considerar otro significado de cura, gracias a los esfuerzos de maestros, terapeutas y otros, mi hijo Charlie está aprendiendo a no aislarse en sus propias obsesiones y ansiedades y aprender habilidades para vivir de forma independiente.

Si hay una “cura” para el autismo, es la creación y el mantenimiento de los programas y políticas que reconozcan los retos del autismo, construir sobre las capacidades de los individuos autistas, y hacer posible que las personas tengan una mejor calidad de vida.

Referencia: Does autism need a cure

Compártelo y mira lo que sucede!