Como reconocer los síntomas del niño con autismo

niño con autismo

El niño con autismo es mejor conocido y catalogado dentro del DSM-IV como alguien con Trastorno del Espectro Autista este afecta a miles de niños del mundo.

Según los informes presentados por los centros de control y prevención de enfermedades de USA durante el año 2010 se lograron diagnosticar a un niño con autismo de cada 68 evaluados y las cifras hasta hoy 2014 siguen incrementándose. Las estadísticas del autismo aumentaron aproximadamente un 30% a comparación de los años anteriores.

Según el informe en su mayoría son varones quienes la padecen: la media de incidencia es cuatro veces superior a la de las niñas. En los reportes de niños autistas se logró confirmar que muchos tienen un coeficiente intelectual mayor que el promedio de otros niños de su edad.

Ser padre de un niño con autismo

En ocasiones ser padre y/o educador de un niño autista es difícil de saber si en realidad no se logra reconocer los síntomas que el autismo presenta, por lo mismo a continuación explicare brevemente algunos de los síntomas que considero más comunes en niños autistas.

Síntomas de niños con autismo

  • Un niño con autismo puede reflejar conductas y comportamientos inusuales
  • Parece desatendido pero en realidad tienden a tener un sentido del oído más desarrollo que la media de su edad.
  • Si a pesar que el niño tiene “crecimiento y desarrollo” no responde como los niños de su edad es posible que tenga indicadores de desarrollo que van con las características de niños autistas.
  • A un niño con autismo se le dificulta sonreír, no porque no pueda hacerlo sino porque es muy selectivo con quienes expresar sus sentimientos, así que si eres padre o trabajas con niños autistas y no sonríen contigo no te preocupes esto se dará con el tiempo, primero debes ganarte su confianza.
  • A un niño con autismo se le dificulta dar la mano por lo mismo que no siente confianza de los demás.
  • A un niño con autismo le cuesta mucho trabajo demostrar afecto por los demás.
  • Los niños autistas tienden a tener dificultades para socializar e interactuar con los demás.
  • Las actividades que para los demás son “fáciles” para un niño autista suele ser difícil.

Si los síntomas que describí son los que tú hijo o alumno tiene, es posible que tenga autismo por lo que es necesario realizar un diagnóstico clínico para descartar o diagnosticar este trastorno.

Señales sutiles

  • Los niños con autismo tienen discapacidad para socializar
  • Discapacidad y/o dificultad para comunicarse
  • Discapacidad psicomotrices
  • Dificultad para prestar atención a los demás
  • Repite lo que los demás dicen ó lo que escucha
  • Dificultad para auto reconocerse
  • Dificultad para mostrar empatía
  • Dificultad para mostrar afecto

En realidad no existe una regla o grupo de síntomas que permita identificar al autismo ya que cada niño responde de manera diferente ante los estímulos del medio ambiente y de sí mismo. Sin embargo, los síntomas que se dan con mayor frecuencia son los que explico en este artículo.

De manera que existen conductas que los padres pueden sospechar y de ser así deben consultar al psicólogo y/o pediatra para que descarte o confirme el diagnóstico.

Autismo y detección temprana

Es importante mencionar que el autismo no debe de ser diagnosticado antes de los tres primeros años de vida del niño. Ya que los síntomas son mejor reconocidos luego de los tres años.

Por lo tanto, si el niño no responde cuando es llamado por su nombre, o bien no es capaz de señalar aquello que le interesa y tiende a repetir lo que se le dice, es posible que padezca de autismo.

La verdad es que el autismo es un trastorno mental muy complejo y no podría describirlo por completo en un solo artículo. Por lo mismo siempre que conozco de nuevas investigaciones acerca del tema las publico  por este medio para informar a padres, madres, educadores y profesionales que trabajan con niños autistas.

En mis experiencias he visto como padres de niños autistas son afectados significativamente por el padecimiento de su hijo autista, aún más cuando no se ven resultados positivos. Y por supuesto dar un diagnóstico de un niño autista no es una buena noticia y tampoco fácil ya que se necesita de una evolución muy rigurosa para poder diagnosticarlo.

Si eres padre de niño autista déjame decirte que los resultados se dan a largo plazo y lleva tiempo empezar a ver resultados positivos. Pero por lo mismo, es importante identificar temprano este trastorno ya que permitirá iniciar el tratamiento oportunamente que, casi siempre, mejora los resultados y la calidad de vida del niño y sus familiares.

Aunque hasta hoy en día, no se ha logrado descubrir una cura definitiva para los niños con autismo, un estudio de la Universidad de California concluyó que el 47% de los infantes que recibieron tratamiento temprano lograron completar su escolarización y mejoraron su rendimiento escolar y socialización. He aquí la importancia de la detección temprana del autismo.

Compártelo y mira lo que sucede!

2 opiniones en “Como reconocer los síntomas del niño con autismo”

  1. Hola: Escribo, porque mi segundo hijo de los tres que tengo, a los dos años y medio le diagnosticaron Trastorno Generalizado del Desarrollo TGD. Digo le diagnosticaron porque mi hijo siempre fue muy precoz en todo, en dominar los esfínteres, no le gustaba ensuciarse, aprendió hablar en el tiempo adecuado pero a veces parecía que hablaba como un robot. A mi esposo y a mí nos resultó difícil creer, porque no veíamos que el niño presentase las características de TGD. A los dos años y medio conocía todas las letras y números. A los tres años leía cualquier cosa, el diario, libros y hasta había aprendido de memoria los nombres de todos los planetas y sus satélites y hasta en un pizarrón dibujaba el sistema solar, también le gustaba matemática y realizaba las cuentas mentalmente y con números de más de cuatro cifras, aprendió todas las capitales de todos los países del mundo y su ubicación, aprendió a escribir en imprenta sin cometer errores ortográficos, si alguien los cometía, él decía que estaba mal escrito. Aclaro, el padre es profesor de Astronomía. De pequeño lo llevé al jardín porque yo trabajo y me parecía que era lo mejor para él porque eso lo ayudaría en su motricidad e integración con los demás niños, pero no fue tan así, porque él no se integraba con los niños de su edad sino que buscaba relacionarse con las personas grandes. De ahí es que me dijeron que le planteara este tema al pediatra y fue cuando le diagnosticaron el síndrome. Lo cual, me pareció exagerado el diagnostico, porque él nunca fue agresivo con el mismo ni con los demás, solo se interesaba por aprender y eso hacía que el prefiriera estar solo mirando libros o revistas, a veces yo le hablaba y no me respondía. La psiquiatra tratante me envió para que lo tratara con un equipo multidisciplinario integrado por psicóloga, psicomotricista, fonoaudióloga, pediatra, psiquiatra infantil, neurólogo, etc. Cuando comenzó primer año de escuela se aburría porque él ya sabía todo, pero la maestra en lugar de motivarlo comenzó a hacerle problemas y a citarnos ya que el niño no realizaba los trabajos de clase y cuando le decían algo el repetía la misma frase (tenía ecolalia) hasta llegaron a maltratarlo. Tuve que pagarle a una maestra para que lo acompañase dentro del aula para que lo guiara a realizar las tareas diarias. A pocos días de la finalización del curso escolar hizo la prueba de evaluación de fin de año y con sorpresa había realizado todo bien, así fue que pasó a segundo año. En segundo año hablé con la nueva maestra, le expliqué el inconveniente de mi hijo y ella lo sentó en su escritorio durante todo el año y así logró hacer las tareas de clase. A fin de año el director del colegio nos citó para decirnos que el niño pasaba de año si lo sacábamos del colegio o de lo contrario lo dejaban repetidor. Nuestra respuesta al director fue: si el niño no está capacitado para pasar de año déjelo repetidor ya que nos interesa su aprendizaje, e igualmente no lo enviaremos más a este colegio. Como es de ver, los maestros y autoridades de ese colegio veían a mi hijo como un ser inferior. Todos tuvieron falta de ética, de pedagogía, de empatía para con el niño que no era híper activo sino que era tranquilo e introvertido además percibía y se daba cuenta de todo lo que sucedía en su entorno. Al año siguiente lo pasé para otro colegio, cursó normalmente el resto de los años y pasó al liceo. Ahora actualmente tiene veinte años y le queda una materia de Bachillerato que la va a dar, porque tiene proyectado continuar estudiando. Hoy día, mi hijo sabe que él es Asperger y ha aprendido a ser responsable y a desenvolverse yendo a estudiar solo.

    1. Hola Ana, increible historia la tuya..me parece que están haciendo un buen trabajo como padres de darle la atención que su hijo merece, gracias por compartirnos tu experiencia y lamento la situación que debe lidiar tu niño ya que es algo muy difícil :/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.